Propuestas y amigos de Moreira

(Foto: Especial)

Ahora que el Presidente Calderón anunció que la Operación Limpieza debe iniciarse en los estados y en el Poder Judicial, habría que dirigir la mirada al norte…

Y no porque invoquemos protección divina (que nunca está de más), sino porque en esa dirección geográfica está Saltillo, Coahuila.

Ahí hay un caso, para ponerlo light (como dice su gobernador con respecto de matar secuestradores con inyección letal), de doble moral, si no al parecer que de protección a una persona identificada, sentenciada y luego liberada, en un procedimiento dudoso, como secuestrador.

Vámonos con calma que esto tiene varias aristas.

Primero hay que saber quién es Ariel Maldonado Leza y por qué es tan trascendente saber —con pruebas— que es amigo cercano del gobernador Humberto Moreira —en cuyo estado, el Congreso local promueve un exhorto al Congreso de la Unión a realizar una reforma constitucional para aplicar la pena de muerte a secuestradores que asesinen a sus secuestrados—. Ya sabe… el mismo que dijo que no sabía si fusilarlos, degollarlos, colgarlos…

Carlos Pilgram Santos fue secuestrado el 10 de diciembre de 1997. Al estilo del plagio de Fernando Martí, lo detuvo un retén de policías… sólo que éstos sí eran de a de veras. Lo subieron a una camioneta blanca, placas 131-HYJ, adscrita a la PGR. Lo llevaron a un hotel en el estado de México donde sus captores hasta charolearon sus credenciales de la PGR.

El líder de la banda fue identificado: Ariel Maldonado Leza, y era, en ese momento y hasta 1998, director general de Coordinación Interinstitucional de la PGR.

Para no hacer el cuento largo, Maldonado Leza se fugó a España, donde tres años después (ya sabe, con toda la faramalla de que lo busca la Interpol y todo) fue detenido, extraditado a México, juzgado y preso por secuestro.

Y ahí estaba, en prisión… hasta que este 31 de julio de 2008 un juez decidió liberarlo por considerar que “había duda” de que hubiera cometido el crimen.

El nombre del juez es José Guadalupe Luna Altamirano, magistrado del Tercer Tribunal Unitario en Materia Penal del Primer Circuito. No es la primera vez que alguno de sus fallos es controvertido: también exoneró al ex presidente Luis Echeverría Álvarez del cargo de genocidio; liberó al Chapito, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán.

A la fecha, el padre de Carlos Pilgram, Carlos Pilgram Cerda, asegura que Maldonado Leza, aunque liberado por el juez y por lo tanto libre de cualquier proceso, fue el secuestrador de su hijo. Fue identificado plenamente por su hijo Carlos (quien murió en un accidente automovilístico) y al menos otros cinco testigos más. Tan es así que el pasado 23 de septiembre interpuso una “queja administrativa” ante el presidente del Consejo de la Judicatura Federal, Guillermo Ortiz Mayagoitia, pidiéndole que revise la actuación del juez.

Bueno, pues resulta que Maldonado Leza, quien vive en Saltillo y hasta “suena” para ser nombrado pronto como funcionario, es muy amigo del gobernador Moreira. Lo son, me dicen, desde la infancia, como gran parte su equipo cercano…

En el gobierno también trabajan todos sus hermanos, por cierto, al menos los mayores también amigos de Maldonado: Rubén (presidente del PRI estatal), Carlos (líder de la Sección 38 del SNTE), Elisa (en la Secretaría de Educación del estado), Montserrat (en el DIF estatal), Álvaro (dirección de desarrollo municipal de Saltillo) e Iván (Secretaría de Desarrollo).

Ahí están en una foto de 1993 en la que aparecen los dos, sonrientes, juguetones y posando con sombreros, al parecer en la casa familiar del gobernador.

También está el acta de nacimiento —con su respectiva certificación— de Rubén Humberto Moreira Guerrero, el hijo mayor del segundo matrimonio del gobernador, procreado por Irma Guerrero Prado. Es la número 2894, inscrita en el libro 15 de la oficialía 2 de Saltillo. En ella Maldonado Leza y su esposa, Martha Rodríguez Chapa, aparecen como los testigos.

Los dos matrimonios, se lee, vivían en ese momento en la misa calle: Ramos Arizpe, en el Centro. Los Moreira en el número 629 y los Maldonado en el 1095 (todas las fotos y documentos están disponibles hoy en el blog).

¿Con qué cara le creemos el discurso al gobernador Moreira?

¿Se dará cuenta de que la iniciativa que hoy propone pudo haber perjudicado a su amigo? Bueno, menos mal que, según las investigaciones, Maldonado Leza liberó a Carlos Pilgram después del pago de rescate de 500 mil pesos.

Mi más sentido pésame a la familia y amigos de Carlos Abascal. Para recordarlo reproduzco una entrevista entrañable que le hice hace casi seis años. Está en el blog. Estoy segura de que a estas alturas está muy contento reencontrándose con su hijo José Carlos Emmanuel…

Hoy es el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. Un buen día para reflexionar qué tan en serio —y no en discursos— queremos incluirlos de a de veras en la sociedad.

También para reclamar que en realidad, pese a ser 10% de la sociedad, no son vistos… Para invitarlos a que lo sean. Como muestra de que lo mío no sólo es personal, ahí está el lugar vacío, dejado por Gilberto Rincón Gallardo, en el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) y la oportunidad perdida de un lugar en la ONU desde el cual hacer muchas cosas por estos ciudadanos mexicanos.