Alianzas: ¿Entre Stalin/Roosevelt y Ebrard/Calderón?

(Foto: ESPECIAL)

¡¡Es contra natura!! ¿Cómo se pueden aliar con el enemigo, quien no los reconoció? ¿Qué tipo de moral pueden esgrimir estas alianzas de todos-unidos-contra-el-PRI? Aun si ganan, ¿de qué manera van a gobernar?

Grosso modo, esas son las críticas que recibe la Gran Alianza que algunos grupos impulsan con el único objetivo de evitar que el PRI regrese a Los Pinos en 2012.

Hoy quiero hacer una provocadora metáfora histórica. De antemano acepto eso: que es provocadora. ¿Incluso exagerada? Mmm, quién sabe, aunque ahorita podría pensarse que sí. Lo digo porque esto apenas comienza y como va la visceralidad y violencia de las campañas, todo puede pasar; también por el discurso soterrado de la-democracia-nos-estorba, nosotros sí sabemos cómo hacerlo de los priístas. Y para eso queremos absolutas mayorías.

Antes, coincidamos en algo. La política —en todo el mundo— hace extraños amantes; o al menos compañeros de cama. En México y en el mundo. Pocas cosas unen más que un enemigo en común. Y siempre es una guerra, con la única diferencia, según decía Winston Churchill, que en la guerra se muere una vez y en política, varias veces…

Pensemos en la Segunda Guerra Mundial. Era 1943, y una fotografía dio la vuelta al mundo y provocó las mismas airadas reacciones que hoy, toda proporción guardada, escuchamos en México: Franklin Roosevelt, Winston Churchill y Josef Stalin, juntos en Teherán, llegaron a un acuerdo para combatir a Adolf Hitler y lo que significaba. Y sí, lo llamaron algo contra-natura en su momento. ¿Cómo se juntaban la izquierda con la derecha y más, después de todo lo que uno había dicho del otro?

Esta alianza contra un enemigo en común, los nazis, se hizo con cálculos pensados y claro, tras tragar varios sapos. Lo vieron como la única oportunidad de sobrevivir: tan seguros estaban de que si los nazis triunfaban, ellos quedarían destrozados, los tres. En lo inmediato, también Gran Bretaña sabía que sin el frente ruso, ellos podrían ser invadidos con mayor facilidad…

Había que tomar en cuenta una alianza antes hecha pero rota: los socialistas soviéticos ya habían hecho una con los alemanes, pero… los nazis invadieron Rusia. Querían todo para ellos, tan seguros se sentían de su inminente triunfo en el mundo. ¿Como la alianza rota con el PAN?

La gran alianza ruso-anglo-estadounidense fue hecha, además, en un momento en que la maquinaria nazi parecía insuperable. Hitler le prometió a los alemanes un Reich de mil años. ¿Será que los priístas quieren sumar a los setenta acumulados, novecientos treinta más?

La caída nazi permitió la emergencia de dos potencias que dominaron el mundo por muchos años… claro, eso en democracia no existe. A menos de que quieran, algo altamente improbable, borrar al PRI de la faz de México.

Revisión actual a Gonzalo N. Santos: “En política, la moral es un árbol que da Moreiras (y muchos)”.

Hoy recuerdo a Ruth Nahomi Madrid Pacheco, quien no debió morir en la Guardería ABC.

AMLO y MORENA.

¿A qué lo remite de inmediato la palabra “morena”? Quizás a la Vírgen de Guadalupe, la “Morena” del Tepeyac.

Pues a esa referencia apuesta la MORENA de AMLO, es decir, el Movimiento por la Regeneración Nacional.

En Youtube ya suena su himno—letra y música de Byron Barranco. Un par de estrofas:

“Raza de bronce, de piel morena / Pueblo de México en general / Vamos unidos a la faena / por la regeneración total / el pueblo puede salvar al pueblo. Tengamos fé… … Morena imagen. Guadalupana morena. Madre de la Nación, protege la lucha mexicana, cuida las urnas en la elección”.

Ay, qué el laico movimiento. A eso, súmele los conceptos de “espiritualidad” dichos por el mismo AMLO, expresados en agosto pasado en el Zócalo.

ELLA LO DIJO:

—Postulan a un priísta y se alían con la derecha, en el estado con mayor militancia verdaderamente de izquierda. Lo único que demuestran es una ambición pura: la desaparecida Beatriz Paredes antes de la elección de Guerrero.