Segunda parte Diccionario de la Política Mexicana

¿Esperando la confirmación del Renaut? (Foto: Juan Boites)

Olvidándonos un poquito —no del todo, aclaro— de las ejecuciones en el centro de Acapulco, donde nuevamente murió un menor de edad, del rechazo de senadores (43 votos en contra y 42 a favor) para exhortar al gobierno cubano para respetar los derechos humanos, y de la depuración del famoso Renaut, les presento la segunda y última parte del Diccionario de la Política Mexicana 3.0.

“Hablar bien de México”: mecanismo sicológico de defensa frente a una realidad desfavorable que acota los mecanismos de percepción. Consultar: www.unetealosoptimistas.gob.mx.

Honestidad: forma infalible de identificar a un político tonto o primerizo.

Incompetente: concepto jurídico en forma de lavabo de manos. Fórmula para volverse un político competente. Estado natural de la burocracia.

Inapelable: expresión elegante para decir que alguien ya no es pelable, que su causa ya peló chido o “chupó faros”.

Justicia: es el más injusto de los vocablos usados por nuestros políticos.

Legítimo: el autoproclamado lado blanco de lo espurio en el símbolo ying/yang político.

Lodo: insumo refinado, transparente e insustituible de la propaganda política.

“Me sumo a…”: autoconfesión de un político que está sumido o hundido.

Moral: árbol que da moras, tal cual (Gonzalo N. Santos dixit).

Narco-política: fantasma que recorre la escena política que nadie ha visto pero se siente. Adjetivo calificativo para descalificar a un adversario.

“No suena lógico”: manera intuitiva de identificar un intenso sonido a metal precioso en los arreglos políticos que carecen de sentido.

Paulettización: 1) distractor mediático por excelencia de muchos temas, incluyendo otras muertes escandalosas de niños. 2) Adj. calificativo para denotar enredo judicial con tintes políticos, provocado por la falta de malicia de los implicados en la investigación. 3) Enfermedad discapacitante de los políticos para encontrar soluciones y respuestas aparentemente a la vista, tacto y al olfato de todos.

Política: la más veleidosa, voluble y tentadora amante de los políticos mexicanos.

Presupuesto público: botín supremo por el que se inventaron las campañas electorales. La cereza de una elección.

Pobreza: rica veta interminable de inspiración de los discursos políticos.

Perversidad: estado natural de la mayoría de los políticos. Sinónimo de profesionalismo o “experiencia probada” para ciertas instituciones de carácter político.

Reformas: tradición de querer cambiarlo todo, para que todo siga igual. Recurso propagandístico para dar la impresión de que avanzamos a toda prisa por el camino correcto.

Revolución: término en desuso desde la teoría de la evolución de Darwin, hace 100 años.

Renuncia: sacrificio transitorio, en espera de una recompensa mayor (cuando es para ocupar otro cargo). Castigo divino causado por un error terrenal (cuando la renuncia es irrevocable). Recurso de rehabilitación terapéutica intensiva (cuando es por motivos de salud).

Responsabilidad: palabra con intenso olor a azufre. Pronunciada más de tres veces produce náuseas, mareos y desmayos.

Simulación: acto detestable, poco honroso y ojéis que hacen todos los políticos, menos el que lo declara o señala.

“Son percepciones”: mecanismo para declararse ausente de la realidad circundante. Ej. Son percepciones que no hemos creado suficientes empleos; la inseguridad es una percepción.

Testigo protegido: la vía más rápida de pasar del anonimato al reconocimiento y a la fama, mediante un soplido. Método exprés para ser alguien importante en la vida, sin dejar de ser el mismo delincuente. En el México mafioso, sinónimo de indefensión, vida corta o “días contados”.

Traición: combustible de origen fósil que mueve a la política mexicana.

Ultimátum: inicio de una negociación que no tendrá fin ni finalidad.

Voto útil: estado individual de euforia muy coyuntural, que generalmente deviene en profundos y prolongados estados colectivos de desánimo y desencanto.

Zambadear: poner a bailar a todos los servicios de inteligencia y seguridad del gobierno al ritmo sinaloense-brasileño de la zambada desatado por la publicación de una entrevista muy criticada pero sí muy envidiada.

Hoy recuerdo a Fátima Sofía Moreno Escalente, quien murió en la guardería ABC.