Elba / Yunes: ¿compló o descuido? | Moreira y el caso Chaires

¿Sintieron el golpe de la derecha? (Foto: Guillermo Perea/ CUARTOSCURO)

En el caso (o caos) Elba Esther vs. Yunes y el gobierno federal, sólo hay de dos sopas: o creer en la gustada teoría del compló (AMLO dixit) o bien, digamos, la teoría de “La víscera de Coyote” (sí, el antagonista de El Correcaminos, quien siempre salía maltrecho pese a sus armas y trampas marca ACME).

El primero es ejemplo de sofisticación y maquiavelismo político bien a lo priísta; el segundo, más bien evidencia falta de pericia, por ponerlo light.

El compló. El candidato oficial de Los Pinos que no repunta es Ernesto Cordero, y hay que hacerlo subir. Se diseña una estrategia en la que el gobierno y la campaña de Cordero acuerdan. La propone, quizá, Miguel Ángel Yunes —quien está cerquísima del secretario de Hacienda, firmando desplegados a su favor como panista que ya es.

El plan: derribar a Elba Esther. ¿Qué mejor pieza de sacrificio para hacer ver como héroe nacional a Cordero? Un jongitudinazo tardío. Cuestión sólo de desempolvar, por ejemplo, la investigación mandada a reserva en el 2006 interpuesta por Punto Crítico, donde se documentaban unos 19 inmuebles a nombre de la familia Gordillo y si uno suma los apellidos “Arriola”, “Montelongo” y “Fujiwara”, 61, además de la Inmobiliaria Galilei. Elba se entera antes. Tan es así que es tema de reunión con Francisco Blake el 23 de junio, seis días antes.

Ella decide maquiavélicamente: la mejor defensa es el ataque, y lanza la bomba/conferencia de prensa contra Yunes y en segundo, Francisco Yáñez.

Como dicen en El Padrino: no es personal. Ella teje. Hace favores y espera que no llegue el momento de pedir uno de regreso, pero… Calderón y Yunes la traicionaron cuando el PRI la necesita y protege.

Yunes prepara la contestación. Se sacrifica porque sabe que cuenta con el apoyo de Calderón y de la historia que le dará el triunfo a Cordero.

La víscera del Coyote. A pesar de que rompió con ellos hace ya tiempo, algo desata la ira de Gordillo al recordar la traición de Yunes & Yáñez. Advierte a Blake, que ni se da cuenta de nada para variar. No mide, y sale a dar conferencia de prensa.

Sus declaraciones desatan a su vez la ira presidencial. Le pega el balconeo de la entrega de instituciones públicas incluso al interior del PAN. Yunes, quien no comprendió que Elba Esther en el fondo en lugar de pedirle 20 millones le decía “Vente, mi Yunes”, en acuerdo con Los Pinos decide contestar y contraatacar, sólo que después de las elecciones.

Todos se van de boca. Él, al declarar que recibió 10 millones de pesos en efectivo. Calderón al tratar de hacer Operación Pin-pon al lavarse las manitas de sólo “ratificar” la entrega que ya había hecho Fox (presidente de su partido, según recuerdo) a Elba Esther. Se da un balazo en el pie tras que la maestra le había dicho que era “el Presidente de la Educación”, #logropan a presumir.

Los que están a favor de esta teoría argumentan similitudes con fracasos como la Fiesta del Bicentenario, el caso Hank, la guerra vs. el narco con la sola excepción del conflicto con el SME, que bueno, operó Tito Elías Ayub.

Tentativa de conclusión. Yunes intenta ser émulo de Hernán Cortés: quema naves en Veracruz. Ahora necesita fuero, apunta al Senado. Las declaraciones de Calderón sobre la reentrega del ISSSTE y Lotenal son un spot en su contra.

Yáñez esconde la cabeza, tiene muchos cadáveres (o jets y yates) en el clóset, pero también —¡aguas! (negras)— conoce bien a Elba. Recuerde Vima, Fovissste, la oficialía mayor en la Cámara de Diputados. Le decían “El hombre del maletín negro”…

Las declaraciones de la maestra son un boomerang en su contra: se puso una automadriza que ni Manlio Fabio. Y con la sospecha —nunca cerrada— reloaded de su millonario patrimonio.

¿Y el PRI? Mirando, tratando de evadir la guerra de lodo, feliz.

—¿Es tu prestanombres Vicente Chaires?, le pregunté a Humberto Moreira, una entrevista larga para un perfil que preparo.

—No, no es mi prestanombres, número uno. Y número dos, si revisas las mismas notas, verás que no tiene problemas, pero el abogado me dijo: ‘No se meta, no es tema suyo’. Si no hubiera habido demanda o si la quitan, te contesto. Como hubo demanda, ya no lo es.

El líder del PRI no niega su cercanía con el joven, hijo de un líder magisterial, Antonio Chaires, a quien quiso mucho y con quien formó un movimiento disidente del SNTE que curiosamente lo llevó a conocer a Elba Esther hace 22 años. Sí ha trabajado los últimos 15 años con él a excepción de unos años durante el gobierno de Coahuila que se salió, le fue mal y regresó. Nunca trabajó formalmente en el PRI ni cobró, pero sí “ayudaba”.

Y, ah, dice que está en Saltillo y que vendrá pronto a México.

Él lo tuiteó:

—Si alguna Familia del área afectada no ha sido censada, favor de enviarme un correo a HeribertoFelix@sedesol.gob.mx.

Mmm, si están en un área afectada, ¿tendrán acceso a internet?