Banorte rectifica e incluye

¿Recuerdan el caso de Jesús Flores Robledo, el empresario con debilidad visual al que le negaron un crédito en Banorte precisamente por su discapacidad? Bueno, pues mucho ha pasado desde ese texto, publicado el 7 de julio de 2011. Todo está perfilándose para terminar como una historia de ganar-ganar para todos: el empresario, el Banco y muy pronto otras personas con discapacidad.

Ayer hablé con ambas partes: un importante ejecutivo de Banorte y el mismo Jesús Flores. No sólo el crédito está aprobado y el nuevo departamento en el que vivirá con sus hijas y su esposa se firmará a más tardar en unos 15 días, sino que Banorte –a través de una conciliación con Conapred—ha decidido iniciar una serie de cambios al interior de su organización para incluir a personas con discapacidad como trabajadores pero también atender bien a clientes con discapacidad.

“Es necesario reconocer la disposición que tuvo Banorte, sí tuvieron un problema serio de definición de políticas. Ellos dicen que no hubo tal, pero como les dije sí fue una realidad que había documentos donde firmaba más de un funcionario y que estaba confirmada la determinación de no entregar el seguro como parte del crédito. Sí mandaron a altos funcionarios a la conciliación con Conapred y veo en eso la intención de hacer las cosas de una manera correcta”, me dijo ayer por teléfono Flores, quien anda en el interior de la República dando cursos de capacitación.

Banorte, además de aprobar el seguro y aceptar que no tenían por qué pedirle a Jesús un documento más adicional a cualquier persona para “actualizar” su diagnóstico –que es permanente—también contribuyó a encontrarle una notaría en la que le cobraran más barato por su trámite.

“Es un ahorro como de 30 mil pesos, pero es algo”, me confirmó Jesús, quien no descarta también pedirles –como de ellos mismos surgió la propuesta pero no se ha concretado—que también paguen los 10 mil pesos que él dio a la primera notaría para iniciar el trámite de escrituración del departamento hasta que súbitamente cancelaron el préstamo.

“Hay una renta que he tenido que pagar, pero es simbólica y es un gasto personal, mío y me parece que lo tengo que sacar yo”.

Además de esto, Banorte, bajo la asesoría de Conapred, ha iniciado una serie de cambios al interior de su organización que busca, al menos 4 ejes:

1) Revisar los manuales y códigos del banco para evitar el lenguaje o las cláusulas discriminatorias.

2) Ampliar políticas de contratación. Es decir, se capacitará a personal de recursos humanos para que, no por tener una discapacidad de antemano, se le deje de considerar a alguien para un puesto. Incluso van más allá: planean establecer un plan de “desarrollo de carrera” precisamente para personas con discapacidad.

“El desarrollo es que empiezas contratando, capacitas, luego haces trabajo de facilitador para que tengan las herramientas y el entorno adecuado para realizar su trabajo y luego darles seguimiento para que puedan ir escalando niveles dentro de la organización. Y eventualmente ser líderes en ciertas áreas. Los queremos en toda la organización, no sólo en los call centers, bajo la filosofía de igualdad de oportunidades para igualdad de capacidades. La instrucción de Alejandro Valenzuela, director general de Banorte-IXE es integrar en la medida de lo posible a personas con discapacidad”, me decía ayer el funcionario del banco.

¿Cuántas personas con discapacidad ya trabajan ahí? No tienen datos, pero prometen que los tendrán. Así como también metas de contratación para PcD’s. Ayer, me decía en una junta, estaban contemplando para esta meta tener otro dato: cuántas personas con discapacidad hay en Universidades estudiando ahorita. ¡Pero son datos que no hay! ( o bueno, si alguien los tiene, pásenlos)

3) Trabajar el concepto de “banco incluyente”, que además de lo anterior también contempla adecuación de inmuebles para personas con distintas discapacidades y diseño universal para dar atención a todas las personas: adultos mayores, mujeres embarazadas y claro personas con discapacidad.

De hecho fue el 26 de julio que el mismo Valenzuela hizo el kick-off de una política de comunicación al menos hacia el interior del banco que llegó a sus 20 mil trabajadores. El funcionario con el que hablé dice que ya estaba siendo trabajando antes de la crisis con Jesús…. Y se llama precisamente “Banorte Incluyente”. Se trató de un primer intento de sensibilización hacia sus empleados sobre el trato igualitario a todos y todas, incluyendo personas con discapacidad a través de –está de moda—el “derrumbar mitos”. Me puso un ejemplo: “Si contrato personas con discapacidad van a ausentarse mucho y vamos a tener pérdidas. Mito. Los empleados con discapacidad tienen mejores reportes de asistencia, mayor rendimiento, grado superior de eficiencia y lealtad a la empresa”.

4) Dentro de los programas de capacitación de personal en general, van a incluir cursos de inducción y sensibilización hacia la discapacidad. Los compañeros lo necesitan para saber tratar a sus compañeros y a sus futuros clientes. Esto lo harán con el apoyo de la propia Conapred. En una de esas que contraten a Jesús Flores mismo, ¿no? Se dedica a dar cursos de capacitación…

¿Cómo ven? Suena bien, lo acepto. Habrá que darle, claro, seguimiento. Banorte podría ponerle el ejemplo a muchas empresas.

Esto no se hubiera podido hacer, sin embargo, sin personas como Jesús Flores Robledo que quieran quejarse y defender sus derechos; instituciones como Conapred que hagan intermediación y propongan soluciones y claro que empresas que como Banorte vean en esto una oportunidad de ser más justos… y también, la verdad, de tener otro nicho de mercado.

Las cuentas de las tesoreras

¡¡Habemus aumento!! La generosísima tesorera Claudia ha depositado ella misma 2 mil pesos más y yo pondré lo demás para llegar a la meta de poner nuestra esquina inclusiva en Iztapalapa. Está en su reporte y también el resumen de Bellota .

Como sea va el comercial:

Se reciben donaciones (y se podrán hacer facturas deducibles de impuestos en esta cuenta de Banamex).

Claudia Eugenia Guerrero Ríos

Cuenta no. 7917840

Suc 245 Cuitláhuac

CLABE 002180024579178406

Y una invitación…

A participar en la creación de un nuevo logotipo para la CONADIS, ahora que será instituto. La convocatoria está aquí.