El DF ante un sismo, su plan

¿De qué manera está lista la ciudad de México para enfrentar un sismo de grandes proporciones? Toco madera al escribirlo (la superstición de quien escribe que no está de más), pero no hace falta ser Einstein para saber que la capital del país está en una zona sísmica y que tarde o temprano lo enfrentaremos.

Este sábado 10 de diciembre el sistema se puso a prueba. Tembló en la ciudad de México a las 19:47 horas con una magnitud de 6.5 grados Richter. Y la reacción del gobierno de la ciudad, al menos a mí me asombró. A los minutos de sucedido, ya sabíamos en general que la ciudad estaba bien y el jefe de gobierno –quien estaba en Argentina en la toma de protesta de Cristina Fernández—tuiteó pormenores de instalaciones de Metro, gas, luz que calmó a la población.

¿Cómo fue posible esto? Para ello hablé con Elías Moreno Brizuela, secretario de Protección Civil del DF, quien me contó todo su plan para reaccionar ante una emergencia así. Es un protocolo pensado en 6 puntos que es muy interesante conocer y se los comparto.

Antes es importante saber algo. El DF cuenta con tres alertas de sismo diferentes.

Una es la muy conocida alerta sísmica que detecta movimientos que proceden de la costa de Guerrero a partir de los 6 grados Richter. Para que la alarma suene –que a veces no lo hace, para ejemplo este sábado—se tienen que activar dos antenas detectoras.

Otra se llama Alerta 360 y no mide magnitud, sino aceleración, en gales. La medida en gales, me cuenta Moreno Brizuela, muchas veces determina más destrucción que la magnitud misma. Y me pone un ejemplo: ¿recuerdan que este año tembló en Murcia y Lorca, España? Aunque la magnitud fue de sólo 4.6 grados Richter, la medición fue de 30 gales de aceleración. Por eso se cayeron tantas cosas. Nuestra alerta 360 en el DF se dispara a partir de 5 gales de aceleración, venga de donde venga.

El tercer detector es menos tecnológico pero útil: un péndulo creado por el Instituto Politécnico Nacional que se dispara cuando hay un temblor.

Una vez detectado que viene –con 15 segundos de anticipación—o se siente un temblor, se echa a andar un protocolo de 6 ejes de acción predeterminado desde hace 4 años y que contó con la asesoría de especialistas de muchas nacionalidades.

Se los describo, a grandes rasgos, uno a uno.

Primer Eje de Acción,a cargo de la secretaría de Seguridad Pública (SSP). En el momento mismo del sismo, despegan 6 helicópteros. Cinco van a sobrevolar la ciudad para evaluar daños grosso modo; uno va por el jefe de gobierno donde quiera que esté.

Se cita al Gabinete de Crisis y Acción Inmediata que se daba cita en el segundo piso del edificio de Liverpool de la SSP; a partir de ahora será en el C4, el Centro de Control Comando, Comunicación y Cómputo. Cada integrante del gabinete de seguridad tiene designado a dos suplentes en caso de que uno –por cualquier razón—no pudiera llegar.

El Jefe de Gobierno es el encargado a menos de que no esté en cuyo caso toma la dirección el secretario de Protección Civil, como sucedió este pasado sábado. Todos están equipados con Radio Tetra, una tecnología que no se cae, previendo que los medios de comunicación convencionales fallen. Además 3 mil brigadistas ya entrenados salen a la calle a recorrerla para reportar daños; también todos los policías de la ciudad dan reportes.

El secretario de Protección Civil se comunica con contactos previamente establecidos de redes como CFE, Metro, Gas Natural, Teléfonos y Aeropuerto (en el aeropuerto se paran las operaciones y se supervisan las pistas siempre).

Si lo amerita el evento se instala el Centro Coordinador de Operaciones. Además del gabinete de crisis se suman todos los demás secretarios; representantes de Gas, Telmex, CFE, diputados de la comisión de protección civil del Senado y la Cámara de diputados, los secretarios de protección civil de las delegaciones, representantes del Ejército, Armada y también de Protección Civil federal.

Se planea que en máximo 2 horas todo esto esté instalado con un sismo de capacidad destructiva.

El Segundo Eje de Acción está a cargo de la Oficialía mayor y Finanzas. Tienen cuatro bodegas con agua, equipo de apoyo de primera necesidad como palas y medicamentos que ponen a las ordenes de Protección Civil. Además, se tienen firmados convenios con cadenas comerciales para que sean ellas las que, en caso necesario, lleven alimentos, agua y elementos básicos a lugares determinados de inmediato y luego se cobrarán.

El Tercer Eje de Acción está a cargo del secretario de Salud, es el de atención a la población. Previendo que pudiera haber muchos heridos, lo que se hace es que se instalan carpas y hospitales móviles aprovisionados para atender a todas aquellas personas que podrían ser atendidas ahí de cosas menores como raspones, fracturas sencillas, etc. Es importante contar con ello porque si no fuera así, todos irían al sistema hospitalario y se colapsaría.

El Cuarto Eje de Acción es el de la secretaría de Obras. Ellos también mandan brigadas a las calles. Si hubiera destrucción, además de los recursos propios de la ciudad y sus delegaciones, ya se tiene convenios con colegios de ingenieros y compañías privadas quienes ponen a su disposición miles de vehículos. Se procede a levantar escombros con el fin de contribuir a rescatar personas pero también a limpiar vialidades (de edificios que pudieron haber caído sobre calles) para hacerlas transitables a cuerpos de emergencia. Ellos mismos se encargan, tras el sismo, de supervisar todos los edificios antes de permitir que personas los re habiten.

El Quinto Eje de Acción es el de Comunicación Social. Hay sólo dos voceros autorizados para dar reportes a la población: el Jefe de Gobierno y el titular de Protección Civil. Esto es para evitar caos, claro.

El Sexto Eje de Acción está a cargo del secretario de gobierno quien se pone en contacto con delegaciones, estados e incluso otros países. En caso de fallecimientos, él es el contacto para reportar o buscar desaparecidos, heridos o muertos. Se abrirá una página de internet especial para buscar estos datos.

Moreno Brizuela me dice que además de estos Seis Ejes, la secretaría a su cargo tiene también un Atlas de Riesgos que se actualiza de manera regular. Saben a todas horas donde hay más personas en la ciudad, por ejemplo. Cuántas escuelas funcionan y en dónde…. Y eso también influencia su manera de actuar ante una emergencia.

Ese es el plan. Me pareció muy interesante. Moreno Brizuela me hizo énfasis en que esta es la manera de reaccionar, pero que igualmente importante para evitar un desastre son otros dos elementos: capacitación a la población para que sepa qué hacer y claro revisar los edificios de manera regular. Y todos debemos tener un plan personal –y de edificio o cuadra—de Protección Civil. ¿Ya lo tienen?