Misión cumplida: una esquina inclusiva (y otras buenas noticias)

Para Federico Fleischmann, compañero de muchas aventuras.

Para Claudia Anaya y Ricardo Bucio, comprometidos cómplices por los derechos de las personas con discapacidad.

Y con mucho cariño para Mayra-Bellota y Claudia G, quien no ceja hasta hacer sueños realidades. Y a la comunidad del blog

Todo comenzó en febrero de 2009. Marcelo Ebrard acababa de anunciar lo que sonaba como un plan estratégico ambicioso para garantizar la accesibilidad de las personas con discapacidad en el DF: nada menos que 100 mil rampas en corredores accesibles. A este blog invitamos a participar nada menos que a Federico Fleischmann, Presidente de Libre Acceso para que nos explicara como iba el plan.:

Federico ya había estado en el blog dos años antes, en el 2007, cuando se presentó el Manual de Accesibilidad pero en esta ocasión nos invitó/ retó: a ver si ustedes contribuyen al menos a patrocinar una rampa.

La comunidad de este blog se entusiasmó con la idea con mucha generosidad. Desde entonces se propuso a Claudia G. como encargadadel proyecto o tesorera; también a Bellota-Mayra.

El 6 de marzo de 2009 aceptamos el reto, poco después abrimos una cuenta mancomunada en Banamex con las firmas de Claudia, Mayra y yo… y comenzó la espera para en verdad patrocinar nuestra rampa.

Desde entonces, todas las semanas con puntualidad Claudia nos hacía un reporte del dinero que había en la cuenta en la cual participaron varios bloggueros, incluidas ellas mismas, y Mayra nos hacía el resumen. Fuimos, con el tiempo juntando unos pesos de intereses semana tras semana.

Esperamos mucho a que se iniciara el proyecto…. Y no pasó nada. El primer presidente de Nuestras Realidades con el que hablamos fue Alfonso Jiménez, quien acusó al Gobierno del DF de incumplir con lo prometido (que sólo era entregar el estudio sobre dónde debían ponerse las rampas) y hasta llegó a acusar a Jesús Valencia, entonces encargado del DIF de presunta corrupción, cosa que fue aclarada.

Más tarde, en enero de 2010, un nuevo presidente llegó a Nuestras Realidades: Fabrizio Ledesma. Él retomó el proyecto, lo impulsó. Propuso que las rampas –entonces todavía seguía el proyecto original—fueran prefabricadas y se pusieran en el lugar. Aumentó el precio de la propuesta original…. Y sí, algunas de estas rampas se pusieron. Pero desde entonces el proyecto estaba cuestionado porque Ledesma era también socio de una constructora que haría el proyecto, lo que sonaba mal viniendo de una A.C., asociación sin fines de lucro. Él defendió públicamente –en este blog también—su derecho a hacerlo.

En el blog propuse, ya en enero de 2010 –de acuerdo con Claudia y Bellota– que aún así patrocináramos esta rampa.

Sin embargo volvió a pasar un tiempo en el que no pasó nada. Luego supimos que las rampas prefabricadas finalmente no funcionaron y tuvieron que ser reemplazadas.

Fue hasta agosto de este año cuando de nuevo nos contactaron de Nuestras Realidades. Había una nueva directora ejecutiva –con experiencia, finalmente en organizaciones de la sociedad civil—quien nos propuso que continuáramos con el proyecto. Claudia G. y yo nos entrevistamos en la sede de Nuestras Realidades, ya en el DF, con Gemma Santana, esta nueva directora.

Del proyecto original de 100 mil rampas quedaron sólo –y veremos si se cumplen—10 mil “esquinas inclusivas”, que son como 3 rampas en una, según nos explicó y lo compartimos en el blog Por lo mismo, el precio volvió a subir: a 18 mil 750 pesos.

Quedamos en espera unas semanas de que nos mandara Gemma tres propuestas de lugar a construir nuestra no rampa, sino “esquina inclusiva”. Votamos por un lugar que finalmente no se pudo porque era un lugar previamente seleccionado por GNP, uno de los principales patrocinadores. Y elegimos otro ras una votación en el blog donde presentamos tres lugares finalistas, todos en Iztapalapa porque es la delegación del DF donde viven más personas con discapacidad y donde menos patrocinadores hay.

El lugar designado fue una escuela en la calle de Porfirio Díaz, cerca del centro de Iztapalapa. Claudia G. y yo fuimos a conocer el lugar en situ el 26 de octubre y entregamos a Nuestras Realidades el cheque correspondiente.

Tras postergarlo durante unas semanas porque la autoridad del espacio público y la delegación Iztapalapa no acababan de dar permisos, finalmente el viernes pasado, 9 de diciembre, inició la demolición de la rampa que ya había en el lugar para dar paso a la esquina inclusiva. Claudia G. fue la única que pudo ir a atestiguar el gran momento. E hizo una gran crónica de las horas que estuvo ahí, sí, horas.

Les pongo en esta fotogalería todas las fotos que mandó Claudia G. quien estuvo ahí desde que rompieron la acera hasta que casi acabaron de colar la nueva rampa junto con Ricardo Montesinos, el arquitecto encargado de Nuestras Realidades. Se tardaron mucho porque la revolvedora se descompuso y tuvieron que hacer la mezcla a mano, primero y luego por un contratiempo más grave.

Con decirles que Claudia tuvo que actuar hasta como paramédica, digamos, porque uno de los 4 trabajadores que construyeron la esquina accesible, a quien le dicen “El Tererete” tuvo un accidente: al cargar la revolvedora al camión, esta se cayó encima de él. Pensaron en principio que el trabajador se había roto una pierna, pero fue un rozón. Claudia fue a la farmacia y compró una venda y belladona (no había árnica) y el trabajador se fue cojeando.

Claudia compró tacos y refrescos para todos que comieron ya fríos tras los contratiempos. De carnitas con salsas muy picosas… ese día la rampa quedó casi lista pero la terminarían el lunes 12. Sin embargo, los trabajadores se tomaron el guadalupano día y ya no fueron. Esta misma semana se terminó de detallar todo.

Así que sólo nos tardamos 2 años y casi 10 meses, pero lo logramos. A todos ustedes que lo hicieron posible y nos acompañaron en esta aventura de cambiar, aunque sea esquina a esquina, el mundo en el que vivimos para hacerlo más accesible para tod@s, muchas gracias. Pero sobre todo muchísimas gracias a Mayra-Bellota y a Claudia G.

Banorte y Conapred

Y cerramos el año también con buenas noticias con respecto a un caso que tocamos aquí en el blog: el de la discriminación que sufrió Jesus Flores Robledo, un empresario con debilidad visual, cuando Banorte decidió no darle el crédito por razones de discapacidad. ¿Lo recuerdan?

Bueno, pues Banorte reaccionó excepcionalmente bien, como después publicamos. No sólo arregló el asunto con Flores Robledo, sino que se comprometió a hacer acciones para incluir a personas con discapacidad http://blogs.eluniversal.com.mx/weblogs_detalle14589.html

Pues han decidido dar un paso más allá. Ayer en las oficinas de Banorte, su director general, Alejandro Valenzuela, firmo un convenio con Conapred y la idea es que se vuelvan una ICI, es decir, Institución Comprometida con la Igualdad a fin de evitar cualquier conducta discriminatoria, de raíz, hacia cualquier persona.

Es el primer banco que da este paso. Aquí pueden escuchar tanto las palabras de Valenzuela como de Ricardo Bucio a la hora de la firma de que atestiguó Claudia Anaya, la diputada comprometida con este tema que fue quien alertó del caso inicial que llevó a hacer todo este cambio en el grupo financiero y que ayer reconocieron como “su madrina”.

Valenzuela en la firma del convenio se comprometió a hacer revisiones semestrales de avance en esta iniciativa que capacitará, poco a poco a sus 24 mil empleados y sus mil 100 sucursales (mil 400 ya contando a IXE).

Valenzuela dijo que también buscará promover que este sea un primer paso que adopten otros bancos para hacer accesibles e incluyentes a todo el sistema financiero, lo cual es fantástico.

Muchas felicidades a Banorte por poner el buen ejemplo que espero que cunda. Y bien por darle la vuelta a la crisis y enfocarlo a una medida que sea por el bien de tod@s

Y Federico Fleischmann

El viernes pasado, también, Federico Fleischmann fue galardonado con el Premio Nacional de Derechos Humanos 2011. Y fue un gran día porque se volvió a hablar en Los Pinos y frente al Presidente de los derechos de las personas con discapacidad.

Es público que yo quiero mucho y valoro a Federico. Ahora además me honra ser asociada honoraria de Libre Acceso, A.C. por lo que me da, si es posible, más gusto. Pero les quiero comentar que tras el discurso de Fleischmann, en donde hizo ver que era una incongruencia aprobar una nueva Ley para la Inclusión y del desarrollo de personas con discapacidad y luego no dar los recursos suficientes para que se implemente…. El Presidente reconoció que hay que mejorar la partida presupuestal que este año que tan sólo es de 16 millones 300 mil pesos… y eso tras que Yolanda de la Torre, diputada y Presidenta de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables, cabildeó para que fuera más.

El Presidente respondió al reproche –elegantemente dicho—de Federico así:

“He dicho y reitero, estimado Federico, que las personas como tú nos están curando a los mexicanos de una gran discapacidad, y que es la discapacidad, la ceguera que nos impide ver, que nos impide entender que superar los obstáculos que rodean a las personas con discapacidad no es un asunto exclusivamente de las personas con discapacidad. Es un asunto que nos compete a todos por estrictas razones de justicia, en tanto que todos somos iguales en esencia y en derecho.

Y, por supuesto, que tienes toda la razón en reprocharnos, muy elegantemente, además, a todos, esta inaceptable partida que fue otorgada a la Comisión para atender la discapacidad y, por supuesto, que en lo que esté de mi parte haremos todo lo que legalmente nos permita hacer, que tampoco es mucho, pero haremos todo lo que esté de nuestra parte para rectificar esta irresponsabilidad en la decisión del Presupuesto de Egresos”..

Veremos qué pasa. Por lo pronto un fuerte abrazo a Federico por el premio tan merecido