•Peña Nieto: del dedazo a la armonización• DF: ganó la Izquierda (des)unida

Se lo pregunto derecho a Enrique Peña Nieto. ¿Es verdad que le dijo a María Elena Orantes, senadora por Chiapas, que no sería la candidata del PRI a la gubernatura de su estado sólo por ser mujer?

Es parte de una entrevista larga que se publicara el domingo, donde hablamos de muchas cosas que se dicen de él –y otras que poco se saben—las cuales califica de “leyendas”, como su relación con Televisa, o que lo maneja Salinas o que no sabe hablar sin script. O … bueno, ya no le cuento, léala el domingo.

Pero sobre Orantes dice:

–Te lo afirmo categóricamente: claro que no. Esa es otra de las leyendas. Alguien está mintiendo y está mintiendo ella. Ni siquiera me corresponde a mí definir quién será candidato…

Entonces, claro, yo lo acuso de mentir: “No es cierto, influyes”. Y él acepta:

–Eso es correcto. No lo niego. Pero mi influencia será para que el partido tenga una definición de candidato competitivo y al partido corresponde hacer el proceso. Quien ha sido candidato, como en Jalisco, no fue porque Peña dijo; construyen su condición

–¿Te cortaste el dedo?

–Ejerzo la posición y el liderazgo político que hay dentro del priismo y que el priismo político tiene asimilado en su cultura política. Pero hoy esa cultura no es tema de dedazos ya. Se acabaron los compadrazgos y amiguismos. Ese es el cambio sutil: del PRI hegemónico y casi único que a lo mejor se daba los lujos de no escoger candidatos sino de designar al partido que compite hoy en democracia y sabe que tiene que escoger a los mejores, las figuras con mayor condición para la competencia.

–Pero también tienes que repartir, ¿no? Está el grupo de Manlio…

–Hay que armonizar… Armonizar muy bien la participación de todas las corrientes que hay adentro del partido. En una competencia interna que le dio al partido por primera vez en muchos años la definición de un candidato de unidad con el arropo de todos, hay que armonizar.  En su diversidad y en su pluralidad se sustenta la gran fuerza política que tiene el PRI.

Así que ya sabe, querido lector, lectora: Peña no decide, pero influye. Orantes miente y la sutil diferencia entre el viejo PRI y el nuevo es que ahora elige a sus mejores candidatos. Y ah, ya no reparte, “ar-mo-ni-za”.

El Nuevo PRI tiene un dejo zen. Ommm.

 

El martes pasado, después del primer  “debate” –monólogo insisto yo– entre los tres precandidatos panistas a la presidencia dela República, Ernesto Cordero, Santiago Creel y Josefina Vázquez Mota, cada uno de ellos dio diversas entrevistas a medios electrónicos. Todos dijeron que ganaron, claro.

Pero hubo una entrevista que provocó un debate tras el debate: la que le dio Vázquez Mota a  Ana Paula Ordorica y Pablo Hiriart.

La verdad sí contestó con otro tema muy diferente. Le preguntaron del debate y contestó con un rollo de hospitales y sí, se escuchaba mal, lo que dio pie a comentarios de todo, incluso que estaba alcoholizada.

La explicación ella misma la dio, de inmediato: estaba cansada. Tomó esa entrevista sentada tras estar todo el día de pie, en medio de una comida con diputados. Una noche anterior no había dormido nada porque había estado en el hospital con su hija, Montserrat, quien llegó de emergencia justo la noche anterior al debate.

Pensaron que era apendicitis, pero lo descartaron y se quedó en observación. Vázquez Mota se fue al debate sin saber qué tenía su hija, que estaba en observación. Ya salió, por cierto, ayer, está en su casa. Una suerte de regalo de cumpleaños para otra de sus hijas, Maria José –Majo–, quien ayer lo festejó.

La campaña enfrenta su primer control de daños. ¿Se pondrá tan mal como para que sea un spot en su contra? Quizá.

Por lo pronto ella intenta darle la vuelta hoy que es su cumpleaños. Mañana hará fiesta.

 

Y Manuel Camacho destapó a Beatriz Paredes para la jefatura de gobierno del DF. NO crea que regresó al PRI, lo que pasa es que dejó claro que ella es la candidata a vencer al presentar los resultados de las encuestas que señalaron a Miguel Mancera como el candidato mejor posicionado por la izquierda.

Alejandra Barrales durante casi todo el día hizo su patale… digo, ejerció su derecho al pataleo: hizo conferencia de prensa largamente pospuesta para decir que se reservaba su opinión y no asistiría a conocer los resultados.

Mancera con M de Marcelo, llegaría, como éste,   soltero a la jefatura de gobierno capitalino.

Mil rumores hay sobre qué dirá Barrales, los hubo toda la tarde. Desde que estaba en un salón conjunto del mismo hotel, cuando era en otro; o que se lanzaría sola por el PT. Y ah, no se despiste como yo – no ha certificado su cuenta– su cuenta en tuiter es @Ale_BarrralesM

 

Imagine por un momento que nuestros políticos son un producto. Y sí, se venden como producto milagro. ¡En serio! Se venden mejor que la alcachofa para bajar un chorro de kilos,  o la baba de caracol –que dicen es buena para la cicatrización ¿política?–, o medicamentos para ejercer potentísima virilidad.

Sí, que se compra (elige) y no cumple con las expectativas. ¿A dónde lo regresamos? ¿A quién pedimos el reembolso?

¿Qué no le vendieron la oferta de lograr la paz “en 15 minutos? ¿No le  dijeron que sería el “presidente del empleo”?  ¿No se ofertaron diciendo que además de ciudad de vanguardia, sería una ciudad accesible para personas con discapacidad? ¿Cuántas le prometieron ser el gobernador/presidente municipal que logrará la paz?

En fin que esta duda me surgió luego de escuchar el decreto presidencial, expedido por el presidente dela República, un político, claro, a fin de terminar con la publicidad engañosa de casi 230 productos.

Con este panorama, ¿a poco no dan ganas de tener un Cofepris políticamente correcto y pedir la devolución de nuestro voto?

 

La noticia la dio a conocer ayer Rigoberta Menchú: ella, junto con Jody Williams (ambas Premio Nobel dela Paz): ellas, junto con  activistas de Canadá, Estados Unidos, México,  Honduras y Guatemala,  integrarán un grupo de investigación sobre los asesinatos de mujeres que se han registrado en los tres últimos países mencionados. 

Por lo corto del periodo de trabajo de este grupo, que será del 21 al 31 de este mes, esperemos que den los resultados deseados.

 

A veces creo que la clase política tiene una piel  muy gruesa, para aguantar todo lo que venga encima…pero también para demostrar su insensibilidad.

Lo digo esto, luego de leer las declaraciones  de Sergio Piña Marshall, secretario de Salud de Chihuahua. La dijo ante la crisis alimentaria que  viven los rarámuris en la zona tarahumara de esa localidad.

–Es un problema endémico, asociado no solo a la falta de alimentos, sino a la manera incorrecta de comer, como sucede en casi todo el país…en México tenemos graves problemas de desnutrición y al mismo tiempo los mayores índices de obesidad.

 

El conflicto Maude Versini-Arturo Montiel adquiere otro giro: ahora la madre acusa a su ex esposo de secuestro y que está además siendo cruel porque Alexi, el menor, tiene autismo, está sujeto a un programa de estimulación fuerte y necesita a su mamá.

Cuando Beto Tavira, quien la entrevistó le pregunta si tiene un as bajo la manga en caso de que no le regrese a sus hijos, sólo contesta: “Ahorita no quiero hablar de eso”. Ups.

 

Él lo tuiteó:

–Confió en que @m_ebrard me reivindique moral y políticamente, por que ni he sido desleal ni he traicionado nuestro proyecto político, cometí un error, no un delito @GomezZalce: Alejandro Rojas Díaz Durán, ex secretario de Turismo, renunciado por haber insinuado que Miguel Ángel Mancera ganaría la encuesta para saber qué precandidato sería el electo rumbo a la jefatura de Gobierno capitalino.

 

Ellos lo dijeron:

–Estamos para decirle al poder que hay un límite, el límite ciudadano: Epigmenio Ibarra,  productor y cabeza de Argos, al hablar sobre su nueva telenovela Infame, la cual relatará la lucha   por llegar a la presidencia  del país.