¿Vivirías/Trabajarías con una persona con síndrome de Down?

En el año de 2007, en una comida, le comenté a Francisco Abundis, director de Parametríahttp://www.parametria.com.mx/somos_parametria.php, empresa de investigación estratégica de la opinión y análisis de resultados, que había muy pocos datos en México sobre personas con discapacidad, más aún sobre discapacidades específicas. Francisco es mi amigo y hablábamos un poco de Alan, mi hijo quien tiene síndrome de Down, y también de un tío suyo muy querido, que tuvo discapacidad motriz y que a él, en su vida, lo enseñó a ser sensible al tema.

 

En ese momento me contaba, incluso, cómo el había buscado una casa accesible para hacer su oficina para así poder contratar analistas que tuvieran una discapacidad motriz. Y que le había costado mucho trabajo.

 

Total que para no hacer el cuento largo, se ofreció a hacer algunas preguntas relacionadas con personas con síndrome de Down en una de las encuestas que hace de manera regular. Y así nació en 2007 la primera encuesta que preguntaba a la sociedad cosas relacionadas con personas con síndrome de Down.

Esta semana recibí un correo de parte suya. Decidió, a 5 años de aquella, hacer otra de seguimiento, de las primeras 3 preguntas.  Fue una medición hecha en 1000 casas del 14 al 17 de marzo, con un porcentaje de error de +- 3.1%

 

<img src=”http://www.eluniversal.com.mx/graficos/imagenes/DIAPOSITIVA1.jpg“>

 

La cifra digamos que queda igual por el margen de error.

 

 

<img src=”http://www.eluniversal.com.mx/graficos/imagenes/diapositiva2.jpg“>

 

¡Qué bien que más personas conozcan a una persona con síndrome de Down! Eso quiere decir que también están saliendo más a las calles, integrándose a la sociedad, ¿no creen?

<img src=”http://www.eluniversal.com.mx/graficos/imagenes/diapositiva3.jpg“>

 

Aunque dentro del margen de error, más personas están de acuerdo en integrarlos –yo diría que incluirlos—en la sociedad. Y la cifra, en el 2007 como ahora es abrumadoramente mayoritaria… Entonces, ¿qué pasa con las políticas públicas que permitirían que esto sea posible a ese grado?

Aumentó el número que está en desacuerdo, aunque bueno, es muy chico. Y personas que no saben o no tienen opinión, también bajó.

 

<img src=”http://www.eluniversal.com.mx/graficos/imagenes/DIAPOSITIVA4.jpg“>

 

Esta no se había hecho antes. Y aunque la pregunta menciona un rasgo negativo y falso en las personas con síndrome de Down –que tienen una enfermedad–, cuando en realidad es una condición de vida, es algo que no se “cura”, son sólo diferentes, las buenas noticias es que es abrumadoramente mayoritaria la respuesta a favor de que estarían dispuestos a convivir con ellos en su casa o trabajo. De nuevo, buenas noticias.

<img src=”http://www.eluniversal.com.mx/graficos/imagenes/DIAPOSITIVA5.jpg“>

 

Malas noticias para las organizaciones de la sociedad civil. O bueno, quizá no: lo saben. Lo que hay que hacer es encontrar presupuesto para difusión.

En fin, eso quería contarles hoy. ¿Ustedes que habrían respondido si hubieran llegado a sus casas a hacerles estas preguntas?