Por qué Katia 360

Vivimos tiempos apasionantes y hasta vertiginosos que están marcados por la interacción. Quizá nunca como ahora el periodismo –en todos los medios, televisión, radio, prensa y ahora páginas de internet y blogs– se nutre cotidianamente de muchas más voces. La tecnología nos permite hoy eso de manera fácil a través sobre todo de las redes sociales. ¡Y eso que hoy sólo el  30 por ciento de los mexicanos tiene acceso a internet!  Y pues en estos días quiero presentarles  mi nuevo proyecto en televisión, el cual inició el pasado sábado.

Me siento privilegiada porque he sido testigo de este cambio en mis casi 19 años de carrera como reportera. Comencé a escribir cuando uno hablaba por teléfono fijo –muy pocos tenían celular—para dictar tu nota a la redacción del periódico o bien la escribías a mano –tener laptops era para pocos– y la mandabas por fax.  Cuando guardabas información en discos cuadraditos de tres cuartos y aún no era común ni el uso de las memorias usb. Cuando casi nadie tenía correos electrónicos y Google no existía en nuestras vidas cotidianas como esa memoria ampliada a la que tenemos acceso sin necesidad de cargarla. Una, como reportera visitaba hemerotecas, leía libros (y no en un dispositivo electrónico), se manchaba las manos con la tinta de los periódicos (bueno, confieso que eso aún lo hago hoy).

Por otro lado desde que comencé a reportear me apasionaron las entrevistas. Esos pequeños pedazos de vida –irrepetibles como la imagen del río de Heráclito donde nadie se puede bañar dos veces—que además tienes el privilegio de compartir con otros. Me encanta que son eso, precisamente: pequeños tiempos que como la vida, no puedes predecir su curso, por más que estudies o planees un encuentro. Si realmente estás ahí, en el momento, y no pensando la siguiente pregunta que sí tienes preparada, te puedes perder del mejor momento o pregunta (que sólo son llaves para que el otro hable) por no realmente ver, escuchar, oler, sentir a la persona que tienes enfrente hasta en sus más mínimos gestos o silencios, que pueden ser igualmente reveladores.

Así que pensé en cómo mejor unir estas tres pasiones. Mi vocación de reportera, las apasionantes posibilidades de la interacción que permite la tecnología hoy y mí apuesta por las entrevistas. También en un mundo como el de hoy en el que todo pasa tan rápido y donde los contenidos, me parece, tienden a ser más cortos (y ojalá más sustanciosos).

El resultado es este: Katia 360.  http://www.tvazteca.com/homes/katia360  Y trescientos sesenta –o tres sesenta, como le decimos—porque son los grados que hacen un círculo que a todos nos incluye. Y que incluye también todas las maneras de comunicarnos que se nos ocurrió:  Televisión, Facebook http://www.facebook.com/Katia360 , Twitter @Katia360_, Voices (el programa que hace posible La Komunidad, un espacio en el que estamos esperando TUS preguntas ya sea escritas o en video). Trescientos sesenta porque eso es justo lo que dura, en televisión, el programa: sólo trescientos sesenta segundos.

También diseñamos una serie de secciones dentro de esta plataforma donde estamos esperando TU participación.

Está “Dedícasela”, un espacio para que le dediques una canción a nuestro entrevistad@ después de ver su entrevista.

“Off the record”, una suerte de detrás de las cámaras de la realización de la entrevista que será divertido y revelador y donde irás conociendo también a todas las personas que participamos en e Katia 360.

“Las 6”,  http://www.tvazteca.com/katia360/lasseis que son una selección de 6 preguntas que haremos a tod@s los entrevistados que tengamos. Estoy segura que será muy interesante ver cómo nuestros invitados responden de manera tan diferente a una misma pregunta.

“La Komunidad”, http://www.tvazteca.com/katia360/komunidad  un espacio en el que estamos esperando tus preguntas –en video o escritas—para hacérselas en un “Segundo Round” a todos nuestros entrevistados.

El primer programa que se transmitió el pasado sábado fue con Manlio Fabio Beltrones, coordinador de la fracción del PRI en el Senado de la República.

Así que los invito a que me acompañen en esta nueva aventura. Qué les parece si me  envían sus sugerencias sobre qué personajes les gustaría ver en este nuevo programa, y claro,  que participen en cada una de las secciones.