Molotov, Olallo, Colosio

En  México vivimos estaciones diferentes hoy. Mientras para muchos –sobre todo para los jóvenes—es una bellísima primavera, preludio de un verano muy caluroso… para muchos políticos es franco invierno.

La elección se mueve; no está  definida. El 11-M en la Ibero y luego el movimiento #Yosoy132 gestó algo que muchos no creímos posible: que los jóvenes, quienes nunca han dejado de ser críticos,  saltaran  de las redes sociales a la expresión mediática, a las calles. Que ya tuvieron un primer encuentro inter-universitario y no se dividieron, por el contrario.

Y vienen otros eventos más que podría contribuir más a mover los números y la comodidad –quizá hasta soberbia— de Enrique Peña Nieto y su equipo. Un documental y una película: Gimme the power y Colosio, el asesinato.

Vamos por partes.

 

Gimme the power.

Hoy, con 45 copias en el DF, se estrena este  documental de Olallo Rubio con el grupo Molotov. Sí, Molotov, autor de canciones muy críticas como la que da nombre al documental y otras como “Puto” o “Que no te haga bobo Jacobo”.

Olallo hace la historia del grupo y  también una revisión no oficial de nuestra historia política,  incluyendo al PRI y a los dos  gobiernos panistas.

Conocidísimo locutor de la desaparecida Radioactivo 98.5,  ha dicho en recientes entrevistas que el discurso crítico anti sistema de #Yosoy132 se les adelantó. Ahora, el mismo movimiento en Twitter  convoca a ver el documental y manifestarse en pleno cine con un grito: #Yosoy132.

También  dice que el objetivo del material es “que un adolescente tome una guitarra y comience a ser crítico. Con esto no quiere decir que sus canciones tengan que recitar el Manifiesto del Partido Comunista, de Carlos Marx y Federico Engels, sino que se dirijan contra la autoridad, que canten; ‘que no te haga bobo Loret, que no te haga bobo Joaquín’. No con esas palabras ni con nombres y apellidos necesariamente, pero que sí contenga una crítica contra la autoridad en todas sus formas…”.

Por si les quedara alguna duda de lo que se verá, aquí el trailer: http://bit.ly/GRtJ7K

 

Colosio, el asesinato

El próximo viernes 8 (como en viernes fue el 11-M) se estrena  en todo el país la  película “Colosio, el asesinato” (www.colosiolapelicula.com.mx) que se exhibirá en unas 400 o 500 salas, el número se está definiendo.

Provocará revuelo, ya lo está haciendo, por muchas cosas.  Sobre todo porque el thriller político –mezcla de ficción con imágenes reales y datos, diálogos tomados directamente del informe oficial en 4 tomos de la PGR — plantea una dura crítica al priismo o  al sistema que nos gobernó durante 70 años y que el PAN no pudo/quiso demoler.

Y sí, revive la teoría del complot que rodeó(a) el asesinato de Colosio y que no cree en la teoría oficial del asesino solitario. Y sí, hay varios Aburtos… en la película. Para el asesinato habrían estado involucrados distintos personajes, no sólo el sistema  –o “Fuenteovejuna”, como dice “Don Fernando”, personaje basado en Gutiérrez Barrios— sino también el narco. Es una bomba para todos los que recordamos el hecho y nos remueve mil cosas; y es una invitación a los jóvenes de hoy, tan politizados, para volteen a ver este episodio determinante de la vida nacional.

Es un golpazo porque en la película aparecen personajes que están vivos y que algo tendrán que decir de la película: Carlos Salinas –quien muchos piensan está tras Peña Nieto–, Manuel Camacho – hoy con AMLO–, Pedro Aspe, Liébano Sáenz, Raúl Salinas, un Manlio Fabio Beltrones que aparece apenas en una escena y de manera muy destacada, un personaje llamado “El Doctor” basado sin duda en José Córdoba Montoya. También porque se buscó-apuesta a estrenarla en la coyuntura electoral, y es la primera película mexicana en 15 años en tener proyección en verano.

Otro tema es su financiamiento. Costó poco más de 61 millones de pesos, tuvo aportaciones nacionales en 52% y extranjeras (España, Francia y Colombia) en 48%. Sin embargo 8 % de la parte nacional, unos 5 millones de pesos, vinieron de los Estudios Churubusco, del gobierno federal. Muchos verán en esto un intento de influir en la elección vía el Estado más si las encuestas siguen marcando la tendencia hasta ahora:  Peña y Josefina bajan; AMLO y Quadri, suben. Lo cierto es que ambos –el documental y la película– suscitarán discusiones, seguro. Acaloradas como en esta primavera-verano. Y eso está muy bien.

 

#Yosoy132 es Anti-Peña sí… pero no. 

Estuve el miércoles también en la primera Asamblea Inter-universitaria el Movimiento #Yosoy132 en Ciudad Universitaria. Unos 4 mil jóvenes de 50 y tantas Universidades y preparatorias presentes. Arriba del templete, con un sonido pagado por ellos mismos, unos 150 voceros designados se felicitan, echan porras. Cantan Goyas juntos. Declaran derribados muros… por lo pronto el que dividía a los jóvenes de universidades públicas y privadas.

Están seguros que juntos cambiarán al país. Hasta ahora les queda claro que es unidos como lo lograrán, no separados. Son contemporáneos de los chilenos, españoles pero también de los tunecinos y egipcios en este mundo globalizado; para ellos cualquier comunicación está a un click de distancia. Son los herederos y así lo asumen del 68, del 71, del movimiento zapatista. Se declaran con memoria histórica aunque no lo hayan vivido. Y también fruto de su tiempo: gritan “no-estas-solo, no estás solo” lo mismo al hermano de Alexis Benhumea muerto en Atenco que a los Papás de la Guardería ABC; critican a este sexenio por sus 60 mil muertos. Reciben apoyo del STUNAM y del SME. Usan palabras como “revolución”.

Tienen mantas con Lenin, Engels, Marx y Stalin… pero también con imágenes de Facebook, Twitter y tienen humor. Hacen videomanifiestos a muchas voces—grabados en la calle, en el metro, en un autobús– que suben a Youtube y viralizan; los medios ya los voltearon a ver, sí,… pero pueden comunicarse aún sin ellos, por eso les temen los medios tradicionales. No sólo porque se comunican, sino también porque ya demostraron que se movilizan: salen a la calle. Y lo harán más; en toda la República.

No por nada ayer, frente a Felipe Calderón, el movimiento fue parte del discurso de Tristán Canales, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y la Televisión: “Nuestra industria le dice a todo México que la democracia cuenta con la radio y la televisión mexicanas (…) los jóvenes tienen derecho a participar y a ser escuchados, y los medios tenemos la obligación de que esas voces sean escuchadas”.

Los jóvenes, un día antes en CU se declararon contra la candidatura de Enrique Peña Nieto por lo que significa. Él es la “consecuencia” en esta coyuntura, pero no la “causa”, explican, que es la falta de democratización de los medios y la “imposición” vía estos, de un candidato. Dicen que no hay contradicción alguna en ser también un movimiento apartidista; dentro de sus filas hay jóvenes que votarán por AMLO, pero también por el PAN y hasta por el PRI.

Lo cierto es que ya movieron y moverán esta elección. Son un dolor de cabeza para Enrique Peña Nieto.

 

Notas en (casi) tuits

Beatriz Gutiérrez, esposa de AMLO, anda muy activa. Primero Face y la crítica a Sicilia; ahora dice que su marido no es un “Robin Hood” que busca quitarle dinero a los ricos para dárselo a los pobres.

 

AMLOve también se deslinda del todo de reuniones donde piden financiamiento para su campaña; que él no sabía nada, como con Bejarano. Mmm.  Pero no pierda de vista el nombre Luis Costa Bonino y su historia. Y no descarte que la próxima semana veamos más cosas sobre él…o su equipo.

 

Si sigue todo así para EPN, quizá valdría la pena estrategia alternativa. Que diga: “Ya que están en mi contra, pónganme un tache en la boleta el día de la elección”.