Por primera vez, las PcD serán vigías electorales

Estamos a menos de un mes que se realicen las próximas elecciones presidenciales. Hace justo una semana, en la sección PcD que se publica cada quince días en El Universal, Cristina Pérez Stadelmann  publicó este fantástico trabajo. Se  titula “Por primera vez las PcD serán vigías electorales”.

Se refiere a la iniciativa “Yo Elijo”, a fin de que personas con discapacidad participen en las próximas elecciones.  Les reproduzco a continuación este reportaje para que conozcan más de esto:

Rocío González Navarro no conoce de fronteras, ni le interesa averiguarlas. Ser una persona ciega no le ha impedido alcanzar sus objetivos, entre otros, el ser observadora electoral durante las elecciones del próximo primero de julio.

La también analista, quien labora desde hace cinco años en un banco de renombre, y conductora del programa La Pirinola Gira en la Radio, afirma que si bien no puede ver, observará a través de sus demás sentidos, “que son muchos y agudos”, la jornada electoral en la casilla que le corresponda. “Esta es una labor que debo hacer como ciudadana mexicana, para después ejercer mis derechos y poder exigir y vigilar los compromisos de aquellos por los que voté”, dice.

Asegura que las personas con discapacidad que acudan a la casilla deben estar seguras de que ahí donde ella esté no habrá fraudes, “pues estaré para observar y vigilar a través de mis oídos y sensibilidad que el voto de cada una de las personas con o sin discapacidad sea libre, autónomo,

que los comicios sean transparentes, con igualdad y que los ciudadanos cuenten con las herramientas necesarias para poder ejercer su voto y así renovar Presidente de la República y otros puestos”.

Rocío, de 30 años, quien nació ciega por un glaucoma congénito, ejerció su voto en el año 2000 y en 2006, pero ante distintos escenarios. En el 2000 pudo ejercer su derecho al voto secreto, gracias a que contó con platilla braille con las opciones políticas, y con un plumón para marcar su elección; en contraste, en 2006 vivió una experiencia que describe como nula, pues en la casilla no había boletas braille y tuvo que pedir la asistencia de un familiar, lo que frustró el derecho que tienen todos los mexicanos a ejercer su ciudadanía y votar de manera libre, secreta e independiente.

“Soy productiva, pago impuestos, soy una ciudadana responsable, merezco un trato digno, y las mismas oportunidades que cualquier persona que acuda a votar. Por lo tanto, merecemos un voto libre, accesible y sin discriminación hacia nadie”, comenta a EL UNIVERSAL.

“Los normovisuales (aquellos que ven) consideran que no somos capaces, y suelen decirnos: ‘Yo te ayudo a votar”, pero no sólo debemos ejercer un voto autónomo, sino denunciar todas las veces que haya una negación a este derecho o limitación en las casillas hacia las personas ciegas, sordas, con discapacidad intelectual y motriz”.

Denunciar negativa a voto Agustín de Pavía Frías, abogado especialista en Derechos Humanos y Derechos de las Personas con Discapacidad, asegura que si un funcionario de casilla niega el derecho a votar a cualquier persona con discapacidad es indispensable denunciar, dado que el próximo 1 de julio será la primera elección presidencial después de que México ratificó la Convención, y los derechos político-electorales son parte de ésta.

“Es importante denunciar todas las veces en que haya una negación de este derecho. Sugiero y exhorto a que la denuncia sea inmediata y pública ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, la Comisión Nacional de Derechos Humanos y el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación”, dice.

En los próximos días, Rocío acudirá a la capacitación que proporciona el IFE a cualquier ciudadano que participe en alguna casilla; esta información le llegará a través de la Asociación Civil La Pirinola que, desde un principio y a través de la iniciativa YO Elijo convocó y coordinó este esfuerzo en el que participarán como observadores electorales 16 personas con discapacidad: cuatro personas por cada tipo de discapacidad.

“Es la primera vez en que un grupo de  personas con discapacidad participarán como observadores electorales y verificarán si las personas con su misma condición asisten a sufragar y, si es así, cómo son atendidas”, agregan.

Con 15 años de experiencia, la Asociación Civil La Pirinola trabaja para integrar a las personas con discapacidad a las artes y a los medios. El programa La Pirinola Gira en la Radio —que se transmite desde hace siete años por el 660 de AM, Radio Ciudadana, del IMER— ha sido el conducto que han utilizado las personas con discapacidad que pertenecen a esta asociación para pronunciarse ante las políticas de atención hacia este sector. Entre sus objetivos está defender y hacer valer sus derechos ciudadanos, como el de participar en comicios.

Lourdes Silva, presidenta de este organismo, explica que emprendió el proyecto YO Elijo para “empoderar y visibilizar a las personas con discapacidad, con el objetivo de que en ningún momento se les considere como ciudadanos de segunda”.

“Hemos capacitado a los padres de los muchachos con discapacidad de La Pirinola para que los apoyen en los procesos electorales, y hagan valer los derechos ciudadanos de sus hijos, pues vemos a la persona con discapacidad como alguien que tiene una responsabilidad ante sí misma y con la sociedad. “No somos asistenciales ni creemos en el asistencialismo, y descartamos las visiones centradas en la lástima y la victimización”, comenta.

Entre las luchas de La Pirinola está el capacitar a los empleados del IFE que se encargan de tramitar la credencial de elector, así como a los funcionarios de casillas.

“En principio, y a decir de Silva, la gente con discapacidad no está votando, y no se siente considerada, porque muchas veces —y sobre todo a aquellos con discapacidad intelectual— no les es permitido obtener su credencial de elector”.

De igual modo, considera que durante los procesos electorales los funcionarios de casilla deben asumir un enfoque incluyente, “pues ocurre que al llegar a las casillas, si es muy notoria su discapacidad, les dicen que no podrán votar. Los funcionarios  de casilla consideran erróneamente que no tienen capacidad de elección o no tienen la información requerida para pronunciarse por las propuestas de algún candidato”.

Para desvirtuar esta falsa concepción, Daniel Alonso Quiroz, con discapacidad intelectual leve, y Daniel Schifter, con Síndrome de Asperger (una forma de autismo) no sólo ejercerán su derecho al voto, sino que serán observadores de casilla.

En esta experiencia del programa YO Elijo participarán personas con discapacidad intelectual, auditiva, visual y física, apoyados por familiares y especialistas.

“Es importante que instituciones como el IFE tengan conciencia de que la accesibilidad del voto de las personas con discapacidad tiene que hacerse desde la discapacidad y sus especialistas, y no seguir un programa que parece de buena voluntad ”, comenta Lourdes Silva.

“El año pasado nos invitaron a un simulacro de votaciones para personas con discapacidad y de la tercera edad. Ahí quedó demostrado que no saben qué hacer con una persona sorda, y tampoco saben qué hacer con una persona con discapacidad intelectual. Dan atención solamente a las personas ciegas y a aquellas con discapacidad motriz”, dice.

Los vacíos institucionales Silva considera que todavía hay muchos vacíos de actuación frente a las personas  con discapacidad, por ello solicitaron al IFE ser observadores electorales, para que quienes pertenecen a la institución que ella fundó trabajen a partir de su responsabilidad como ciudadanos.

Emma González, asesora y encargada de la promoción de los derechos civiles y políticos de las personas con discapacidad intelectual, asegura que si bien son capacitados por el IFE, no reciben materiales específicos para este fin que contemplen su discapacidad, sea cual fuere.

Para la experta, la iniciativa de YO Elijo es un parteaguas en la promoción de los derechos de las personas con discapacidad, porque los ubica desde su condición de ciudadanos con carácter de electores, y no como sujetos de asistencia social.

Considera que garantizar el ejercicio civil y político-electoral de las personas con discapacidad constituirá un indicador de democracia en favor del voto de todos los sectores de la población mexicana.

 

Dónde acudir: yoelijo2012@gmail.com o en el usuario de Twitter @lapirinola

¿Qué les parece? ¿Qué opinan? En lo personal creo que es un gran paso en materia de inclusión y de exigir sus derechos, entre ellos el de votar.

 

Espero sus comentarios, estamos en cibercontacto…