Movilizaciones contra “la imposición” y una nueva ley electoral

Ya estamos en la segunda mitad de julio y sigue la controversia por las pasadas elecciones presidenciales. Por un lado, continúan las movilizaciones de organizaciones ciudadanas y sindicales en contra del triunfo de Enrique Peña  Nieto; las que hay y las que vendrán. Por otro, desde el PAN mandan desde ya un guiño al PRI para buscar consensos rumbo a una nueva, sí otra, ley electoral, en la que –espero—se puedan subsanar muchos errores que tiene la actual: como que realmente no se castiga la “compra” de votos y que si bien el rebase a los topes de campaña sí se castiga (sólo con multa y al partido, no al candidato) todo se decide ¡después de la calificación de la elección!

Vámonos por partes.

Este fin de semana en San Salvador Atenco se llevó a cabo la “Convención  Nacional contra la Imposición”, convocada por diversas organizaciones, entre ellas el Movimiento #Yosoy132 (con representantes de diversas universidades públicas y privadas), el Frente de los Pueblos en Defensa de la Tierra y el SME, por citar algunas. Hay que reconocer la asistencia de comuneros de Cherán, Michoacán, quien en las últimas semanas no la han pasado nada bien. Fueron dos días de trabajos en los cuales ya acordaron algunas acciones:

Una nueva marcha convocada para el próximo domingo 22 de julio.

El 1º de septiembre, día en que inicia el periodo de sesiones del Congreso de la Unión, los integrantes de esta Convención  realizarán una marcha del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación a la Cámara de Diputados. Buscarán impedir  la toma de posesión de los nuevos legisladores y también la presentación del Sexto y último Informe de Gobierno del Presidente Felipe Calderón.

Para el 15 y 16 de septiembre, aniversario de nuestra Independencia, realizarán su estrategia “Viva México sin el PRI”, con movilizaciones en plazas  públicas de todo el país.

Para el 2 de Octubre (aniversario de la represión contra estudiantes en Tlatelolco) están convocando un paro nacional en todas las universidades del país.

Y ya tienen calendarizada una movilización a la Cámara de Diputados para el 1 de diciembre, día en que Enrique Peña Nieto –si el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación así lo dictamina—tome posesión como el próximo presidente del país.

Pero eso no es todo. Convocaron a un boicot contra la cadena de tiendas Soriana,  debido a su presunta participación en  lo que ellos califican como el fraude electoral, vía las tarjetas prepagadas que presuntamente entregó el PRI a sus simpatizantes.

Eso por el lado digamos ciudadano—estudiantil. Porque del lado político, siguen los intentos por lograr una alianza PAN—PRI con miras al próximo año.

No se trata de sacar adelante las tan cacareadas reformas  atoradas en el Senado o la Cámara de Diputados; eso está por verse, aunque también podría darse.

Hasta hace unos días, Gustavo Madero, líder nacional  panista dijo que le quedaba claro que el PRI  ganaba elecciones a base de “billetazos” y engaños”. Hasta declaró  “que no se engañe Peña”,  en clara alusión a Enrique Peña Nieto.

Pues en medio de toda la crisis por caer en los resultados electorales –ellos dicen ser la segunda fuerza política—ayer  dieron a conocer un comunicado en el cual reconocen los resultados de la contienda presidencial…peeeeero señalan  algunas anomalías como: rebase de tope de campañas, rebase de aportaciones privadas, compra directa de votos, entre otras.

Pese a todo esto,  no se sumarán a la petición del PRD ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación de solicitar la anulación de las elecciones presidenciales.

Los panistas solicitarán al PRI y  próximo gobierno, ir comenzando en la elaboración de una nueva ley electoral, en la cual no se tengan vacios  legales y en la cual se sancione la coacción y compra de votos,  así como las diversas anomalías que ellos denuncian.

Porque la duda está sigue ahí: ¿qué es exactamente comprar un voto? ¿dar camisetas y gorras? ¿o despensas? ¿condicionar programas sociales? ¿ejercer “violencia psicológica”, como dice el PRI –leyeron bien—que hizo el PRD en Tabasco? ¿Dar tarjetas prepagadas? Esa es una primera pregunta.

Otra pregunta es:  ¿cómo comprobar la compra de votos –ya la acción de votar a favor de alguien por supuestamente recibir algo—si el voto es secreto?

La única sanción relativa al dinero—votos está en el artículo 403 del Código Penal Federal.

VI.  Solicite votos por paga, dádiva, promesa de dinero u otra recompensa durante las campañas electorales o la jornada electoral;

Y la sanción es de diez a cien días de multa y prisión de seis meses a tres años.

Otro problema es, ¿cómo dar por válida una elección antes de que se haga la fiscalización de los gastos de campaña? Así está la ley ahorita. El TEPJF tiene que validar la elección en septiembre y es hasta octubre los partidos reportarán gastos y si nos va bien, a principios del año que entra cuando diga, oficialmente, qué pasó el IFE.

Si el PRI le toma la palabra al PAN, será también bueno ir pensando en contemplar en una nueva ley electoral la posibilidad de realizar la segunda vuelta en las elecciones presidenciales, como sucede en otros países.

¿Qué opinan ustedes?

Espero sus comentarios, estamos en cibercontacto…