¿Apuestas al cambio de percepción? (sin apoyo de la realidad)

Maricarmen Cortés, reconocida periodista financiera, arrancó su programa enojada… o lo que le sigue.

Se acababa de saber la terrible noticia de las mujeres turistas españolas violadas en Acapulco y nadie parecía tomarle la llamada para hablar de ello. Al aire, reclamó que el comunicado del canciller, José Antonio Meade: sólo se haya centrado en mandar solidaridad y tranquilidad a las seis mujeres violentadas de España, sin tomar en cuenta a la mexicana. Además, reclamó que la secretaria de Turismo, Claudia Ruiz Massieu (o su equipo) no haya querido tomar la llamada para su espacio con la justificación de que venía “llegando de Madrid”.

La escuché y me cayó el veinte. Su programa, Fórmula Financiera, suele tener a (casi) todo entrevistado que desee.

Pero sí, a dos meses de iniciado el gobierno de Enrique Peña Nieto queda clara esa gran diferencia con el de Felipe Calderón: que él y su gabinete no “alimentarán el lobo” (por así decirlo) para que la prensa hable de la violencia en México… aunque claro que no desapareció por milagro cuando el PRI volvió a asumir la Presidencia.

Era clara la diferencia, al menos en medios, con el gobierno anterior. Si esto hubiera pasado con el gobierno de Felipe Calderón –es una suposición, pero informada—habrían salido esos funcionarios y más, quizá hasta el mismo Calderón habría hecho una declaración. Después de todo Calderón ¿no iba hasta a kinders y hablaba de ello? Fue, creo, su obsesión…

http://www.proceso.com.mx/?p=268977

Y sobre lo anterior algo es cierto en estos medios en los que trabajamos: damos preponderancia a las declaraciones por sobre la información. Si hablan de ello, (casi seguro) lo retomaremos.

Este pasado fin de semana más datos hay para afirmar eso: que si bien la estrategia contra la delincuencia no ha cambiado nada, la política de comunicación sí lo ha hecho. Es, entonces una apuesta de realidad vs percepción.

Pese a que no ha habido reducción alguna en el número de muertos con respecto al sexenio pasado: como dice este público documento (sí, lo hacen público) apenas el viernes (por cierto el día que menos medios retoman cosas de la semana) hasta el 9 de febrero había habido  2 mil 243 asesinatos en dos meses. http://www.eluniversal.com.mx/nacion/203887.html

Pero la pasada nota también vino acompañada con otra, sutil. Todo comienza, por ejemplo, con el nombre. Puede parecer una cosa menor, pero creo que no lo es. Hablar es crear de alguna manera. A partir de ahora las entonces llamadas “Operaciones de Alto Impacto en el Contexto de la Estrategia Integral del Estado Mexicano contra el Narcotráfico y la Delincuencia Organizada”, como se conocía en el anterior sexenio, se llamarán “ Operaciones para el Fortalecimiento de la Seguridad de los Mexicanos”. http://edomex.milenio.com/cdb/doc/noticias2011/20b2e94bf08e297d95a199adc2891d54

Qué tal, mmm… Si algo se “fortalece”, pienso, es que ya existe, ¿no? Y aunque eso está en duda en muchos lados –si no pregúntenle a Graco Ramírez, gobernador de Morelos—el lenguaje dice o al menos insinúa otras cosas.

Sí, se cambia de nombre, pero pequeño detalle, el número de policías y militares no disminuirán. Quedará el mismo número de elementos desplazados http://www.milenio.com/cdb/doc/noticias2011/20b2e94bf08e297d95a199adc2891d54

¿Otros ejemplos más?

El sábado se conmemoró el Centenario de la Marcha de la Lealtad. El general secretario, Salvador Cienfuegos, no hizo referencia alguna a tema de seguridad. Al contrario, su discurso, el de orador único, fue político: que las reformas (en alusión al Pacto por México) con la “marcha de la lealtad moderna”. http://www.zocalo.com.mx/seccion/articulo/reformas-son-la-nueva-marcha-de-la-lealtad-ejercito-1360512426

Las reformas políticas, ojo. Y bueno dijo algo (más)  interesante al hablar de las asignaturas que el Ejecutivo le ha designado (sólo habló en realidad de situaciones  de emergencia) y subrayó:

— Estas asignaturas son parte neurálgica de nuestro quehacer, debidamente prescrito en las misiones que el contexto legal nos asigna, cuyo elemento de orden lo constituye la sujeción a las leyes y el respeto cabal a los derechos humanos.

Y es que –ojo—la constitución hasta ahora indica que el trabajo de los militares debe ser fuera de sus cuarteles. Lo que podría implicar que lo que hicieron el sexenio pasado (aunque suene a película de “todos sabemos qué hiciste el sexenio pasado”) estuvo fuera de la Constitución. Por eso la importancia de legislarlo, que no pasó

Y sigue: lo sucedido ayer durante la conmemoración del Día de la Fuerza Aérea Mexicana. En el discurso presidencial se resaltó la labor que hacen los elementos del ejército y la marina, que colaboran en acciones de ayuda a la población, como por ejemplo desastres naturales y hasta la explosión en la Torre de Pemex, hace casi dos semanas.

No se hace referencia  a las tareas que realizan en contra de la delincuencia organizada. http://www.presidencia.gob.mx/articulos-prensa/dia-de-la-fuerza-area-mexicana/  Ninguna. Cero.

¿Recuerdan el spot del gobierno calderonista en donde incluso se saludaba o despedía a los soldados y se les agradecía su participación en tareas de seguridad?

Me queda claro que la idea es bajarle tres rayitas (o más) al discurso público sobre la inseguridad en México, aunque los operativos, muertos, lucha (o guerra) siga siendo la misma.

Pero… desde Estados Unidos mandan señales (no necesariamente a favor de lo anterior) con respecto al gobierno de Enrique Peña Nieto.

El Servicio de Investigación del Congreso estadounidense (de quien depende la aprobación y/o continuación de la Iniciativa Mérida y su dinero) redactaron el informe “la nueva administración de México: prioridades y asuntos clave en la relación México-EU”. ¿Saben qué consideran? Que la nueva administración basará  el éxito de su plan anticrimen con los delitos que se denuncien o muestren, es decir que pareciera  por los discursos que irían a la baja,  más no con los golpes a los cargamentos de droga que sean confiscados ni los fuertes golpes a los cárteles de la droga. http://www.eluniversal.com.mx/notas/901956.html

En párrafos críticos dice:

–El presidente Peña Nieto ha prometido continuar con la cooperación en materia de seguridad entre México y EU; sin embargo, lo  ha hecho con un mayor énfasis en la reducción de violencia que en el combate directo al tráfico de drogas (…)  este cambio podría genera tensiones en los esfuerzos de EU para combatir a las organizaciones criminales transnacionales mexicanas”.

¿A dos meses, creen que dará éxito este ejercicio federal? ¿Es una estrategia de comunicación? ¿Qué pasa con la realidad? ¿Está tan filtrada por los medios? Y Estados Unidos, ¿manda mensajes y con qué fin?