¿Una nueva Era en la Iglesia Católica? Inicia el Pontificado de Francisco

Ayer en el Vaticano inició oficialmente el pontificado del Papa Francisco, el primer latinoamericano en ser máximo jerarca de la iglesia católica en su historia. Acudieron 131 delegaciones de Jefes de Estado y Gobierno o sus representantes, entre ellos el Presidente Enrique Peña Nieto, quien se convierte en el primer presidente priísta –ojo– en acudir a una misa. Pero sí, ellos, priiistas, quienes tanto habían abogado por el respeto al Estado Laico… ¿entonces?

El sacerdote que ahora es Papa se llama Jorge Mario Bergoglio, su nombre de pila. Ayer se convirtió formalmente ayer en el líder 265 en la historia de la iglesia católica.

¿Quiénes fueron?

Entre los jefes de Estado y Gobierno que asistieron, hubo de todo un poco, desde la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, con quien estuvo al parecer peleadísimo por muchas cosas como su homóloga brasileña Dilma Rouseff, la canciller Angela Merkel, el Príncipe Alberto de Mónaco, el Príncipe Felipe de España, o hasta, el presidente de Zimbabwe, Robert Mugabe, a quien la Unión Europea lo acusa de ser uno de los peores dictadores de África (lleva más de 30 años en el poder).

Mugabe aterrizó en Roma, con el argumento de estar en tránsito hacia el Vaticano, por lo que en determinado caso, no podría ser detenido. Y aquí hay que destacar dos cosas: Zimbabwe y la santa sede mantienen relaciones. Y Mugabe se formó en escuelas de Jesuitas, orden a la que pertenece el nuevo Papa.

De los pocos presidentes latinoamericanos que no acudieron, está el uruguayo José Mujica, quien, a decir de su esposa, Lucía Topolansky, no profesa religión alguna. Él y su esposa se declaran ateos. Eso sí, dejan en claro que Uruguay es un estado laico, y en su representación acudió el vicepresidente Danilo Astori.

La delegación mexicana la encabezó el Presidente Peña Nieto, acompañado de su esposa Angélica Rivera. Ambos entregaron al sumo pontífice un solideo (esa prenda que se usa para tapar la coronilla). Por tradición recibieron uno, diferente, de regreso.

También acompañaron al Presidente, los secretarios José Antonio Meade y Luis Videgaray. Además de Mercedes del Carmen Guillén, subsecretaria de Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación, quien le toca toda la negociación Estado-Estado ( y supuesta hermana del Sub Comandante Marcos) y claro, David López, coordinador de comunicación social.

Pero la asistencia de Peña Nieto marca una pauta en las relaciones entre el Vaticano y nuestro país. Las relaciones entre ambos Estados se rompieron despues de 1860, cuando Benito Juárez expropió los bienes de la iglesia católica (siendo muy católico él, por cierto).

Fue hasta el gobierno de Carlos Salinas de Gortari cuando ambos Estado restablecieron relaciones. Así, Peña Nieto se convierte en el primer presidente de la República priísta –ya con la investidura– en asistir a una misa, a secas, y dos, a una misa papal de inicio de Pontificado a la Santa Sede.

Antes Vicente Fox, el 8 de abril de 2005, ante la muerte de Juan Pablo II, incluso decreto día de luto nacional y acudió, acompañado de su esposa Martha Sahagún a los funerales del Papa Juan Pablo II.

Ante las preguntas en el sentido de que su presencia ponía en entredicho el Estado laico, Fox respondió:

–No, el Estado laico mexicano es una institución también, es una institución que es muy favorable para el país. Es importante y valioso, es conveniente esa separación de Iglesia-Estado.

Fox no asistió a la misa de inicio del pontificado de Benedicto XVI.

Eso sí, no es la primera vez que Peña Nieto y su hoy esposa están en la Santa sede.

En diciembre de 2009, Peña Nieto asistió a una audiencia con el entonces Papa Benedicto XVI, a quien entregó un nacimiento elaborado por artesanos del Estado de México, como parte del programa “Una navidad en el Vaticano”.En esa ocasión también acudió con su ahora esposa Angélica Rivera, entonces su novia y a partir de ese viaje, públicamente su prometida.

Pero volviendo al inicio del pontificado de Francisco y su nueva forma de encabezar la iglesia católica, hay que destacar varios aspectos de la homilía de ayer y los días previos, tras su elección en el cónclave de cardenales.Aquí la homilia con la que inició su Ponfificado. También en video

La ceremonia inició con un recorrido del nuevo Papa por la Plaza de San Pedro, a bordo del Papamóvil, pero descapotado, aunque sí, custodiado por el equipo de seguridad del Vaticano. Como ya lo ha hecho en otras ocasiones en estos pocos días, rompió el protocolo: pidió detener el vehículo y se bajó a saludar a un joven con discapacidad que estaba en una de las vallas esperando el paso del convoy.

Desde el fin de semana, el Papa Francisco ha insistido en que quiere una iglesia para los pobres, cercana a los más necesitados. Que por eso adoptó el nombre de Francisco, en honor a San Francisco de Asís. Es más, también por eso se lee su decisión de que el “anillo del pescador” que tiene cada Papa –y se destruye a su muerte—fue hecho de plata y sólo bañado en oro.

Ayer, en la zona de invitados especiales hubo tres argentinos, que fueron invitados, valga la redundancia, por el sumo pontífice: Sergio Sánchez, un recolector de desperdicios y cartón quien forma parte del Movimiento de los Trabajadores Excluidos; Ana Rosa Sivori, una religiosa y quien es prima segunda del Papa e integrante de la Congregación de las Hijas de María Auxiliadora, y José María del Corral, director de un plantel de la Escuela de Vecinos.

Tanto Sánchez como Del Corral han tenido el apoyo de Bergoglio tanto para defender sus derechos como la promoción de ese tipo de planteles educativos.

Habrá que esperar cómo se desarrolla esta nueva etapa en la vida de la iglesia católica. Al menos desde el lado crítico de la iglesia, los teólogos de la liberación –que no son nada bien vistos por la jerarquía católica—le dan el beneficio de la duda. Ni más ni menos que Leonardo Boff.

Dice que pese a que es un conservador, Bergoglio es más progresista de lo que se cree, y posiblemente de un giro en el catolicismo. Incluso él dice que el Papa Francisco es pro adopción de niños por matrimonios del mismo sexo. No ha sido su postura pública, de hecho cuando se discutió el matrimonio gay en Argentina llamó, casi, a una guerra de Dios. ¿O podría ser un progresista de closet?

Otro aspecto que parece diluirse –pero sólo parece, es un tema pendiente a nivel mundial que ahora adquiere relevancia con su Pontificado– con el paso del tiempo ha sido su presunta relación con la dictadura militar. Hay quienes aseguran que Jorge Mario Bergoglio sí colaboró con ese régimen o al menos colaboró con su silencio… y hay quienes como Adolfo Pérez Esquivel, dicen que al contrario, el cardenal de Buenos Aires estuvo del lado de los más necesitados.

¿Qué podemos esperar del nuevo Papa? ¿Creen que venga un giro en la aceptación de nuevos retos dentro de la sociedad? ¿Matrimonios entre personas del mismo sexo? ¿Aborto con más causales? ¿El papel de la mujer? ¿El control natal aunque sea ante la presencia del VIH? ¿Cómo enfrentará a los curas relacionados con la pederastia, los Vatileaks y todos esos temas que habrían influido en la renuncia de Benedicto XVI? ¿Es una señal que haya dicho que al cardenal retirado, Bernard Law, no lo quiere ver por la Basílica de Santa María la Mayor, es decir, en público? ¿qué poder o guía tendrá el papa Emérito, Benedicto XVI, no muerto por primera vez en 6 siglos al menos? A diferencia de Benedicto XVI, al parecer al Papa Francisco es más mediático, ¿le ayudará o perjudicará?

Con esta preguntas y más allá, ¿qué les gustaría ver en en este nuevo Pontificado? Más allá de que pueda ser real, sueñen…. ¿qué les gustaría ver como católicos o como católicos decepcionados (me incluyo) o como pertenecientes a otra religión?