Por qué la Cédula de Identidad Ciudadana no incluye el indicador discapacidad

28 enero 2011

Una raya más al tigre digo, al gobierno federal. Sí, una más en relación con la ausencia de políticas inclusivas para personas con discapacidad.

Para variar, la polémica Cédula de Identidad Ciudadana (CEDI) �que ya ha generado baste ruido por la advertencia de posibles usos ilegales o delictivos a partir de esa base de datos, no considera en esta primera etapa de su emisión para menores de 18 años, la viariable: discapacidad.

Ya que se decidió crear este nuevo documento ¿por qué no se incluye ese indicador? ¿habrían considerado siquiera esa posibilidad los responsables de diseñarla?

¿Por qué no? ¿Acaso no se supone que la famosa CEDI se debe convertir en garantía de identidad legal y jurídica para cada ciudadano del país? ¿Acaso las personas con discapacidad no son y cuentan como ,cada ciudadano del país? Les recuerdo que de acuerdo con cifras de la OMS, representan el 10 por ciento de la población mundial, y en México� bueno, estamos esperando las cifras del INEGI a partir del Censo de Población 2010, ya nos tocará también hablar sobre ese tema.

¿No se supone que una de sus ventajas es “evitar la discriminación”?

Les cuento que justo esta semana la siempre activa diputada Claudia Anaya, del PRD, decidió enviar una carta dirigida al Secretario de Gobernación (Segob), Francisco Blake Mora, de la cual tengo una copia �con el sello de �Recibido� en la Segob el pasado 26 de enero a 1:17 de la tarde.

Como Presidenta de la Comisión Especial Sobre la No Discriminación y Secretaria de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables (deberíamos decir Grupos en Situación de Vulnerabilidad, pues no nacen siendo vulnerables, su entorno es que los coloca en situación vulnerable), Anaya le externa en la misiva su preocupación por el hecho de que la CEDI no incluya el indicador discapacidad.

Me permito citarla:

�Con ella, bien podríamos haber conocido el perfil demográfico de las y los niños inscritos en el Sistema Educativo Nacional, que permitiese planificar la política pública del Estado.

De acuerdisimo con Claudia Anaya: hemos dejado pasar una oportunidad para contar con una base de datos confiable y actualizada en materia de educación�

Luego destaca el que este documento no identifique a niños y adolescentes a plenitud, con lo que también �nos privemos de un instrumento de apoyo en el diseño de programas de protección civil y prevención del delito�.

En efecto, la CEDI podría convertirse en una herramienta de apoyo incluso para diseño de políticas de atención a PcD´s ¿no creen? Pienso por ejemplo en aquella discapacidad que no es evidente y nada fácil detectar a primera vista, como s� puede serlo con frecuencia la discapacidad motriz. Pienso por ejemplo en los trastornos del espectro autista (TEA).

Y retomo finalmente un argumento para incluir dicho indicador, en la carta enviada a Blake Mora: �La Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad le podría servir a usted para sustentar la inclusión del indicador en la cédula�.

Y la diputada cita el Art. 18, numeral 1, inciso b), que señala:

�No sean privadas, por motivos de discapacidad, de su capacidad para obtener, poseer y utilizar documentación relativa a su nacionalidad u otra documentación de identificación, o para utilizar procedimientos pertinentes, como el procedimiento de inmigración, que puedan ser necesarios para facilitar el ejercicio del derecho a la libertad del desplazamiento�.

Esperemos pues, una respuesta de Blake Mora y no su silencio, ante este hecho que en principio Anaya solo califica de omisión y no de acción discriminatoria, pero en la que reconoce de no ser corregida, efectos discriminatorios, dada la pertinencia de obtención de datos que contribuirían, de tenerse, al necesario diseño de políticas integrales de atención a PcD´s en México.

Estaremos atentos a su respuesta señor Blake Mora. La diputada Anaya confía en su sensibilidad�para este tema.

¿Ustedes qué piensan? Espero sus comentarios.

Estamos en cibercontacto!!!