Los muchos pendientes legislativos

Es difícil no distraerse con lo que se ha vuelto la serie de misterio sobre la muerte de Juan Gabriel: sus muchos dolientes, y ahora sobre todo el hecho de que no sabemos dónde están sus restos (al parecer cremados y la familia quiere pasar un rato con él para despedirse antes de la catarsis que vendrá donde no tendrán control. El próximo fin de semana podría tener un homenaje en México). Estamos a punto de que digan que no murió y se fue a vivir a algún lugar con Pedro Infante, y Elvis Presley.
Y lo que falta: aún no vemos las largas filas que seguro se harán en Bellas Artes, en Ciudad Juárez, en su tumba en Michoacán (si es así). Y eso que aún no entramos a la posible disputa por la herencia; y lo que algunos aprovecharán para contar ahora que ha muerto una figura tan querida y controvertida de su talla.
Pero mañana inicia un nuevo periodo ordinario en las Cámaras de legisladores: las de diputados y senadores. Recibirán el informe (que es otro tema, ya habrá que analizarlo) pero comenzarán con sus prioridades.
¿Cuáles son? Destaco varias.
Uno. El matrimonio igualitario, una iniciativa que presentó recientemente Enrique Peña Nieto, no está dentro de las prioridades de su partido. Sí lo impulsará el PRD; con el PAN no se cuenta, es claro. Habrá marchas de uno y otro lado –a favor y en contra de lo que diversa personas llaman ¨familia¨– pero, ¿se discutirá siquiera?
Al respecto no puedo dejar de recomendarles un texto de Eduardo Huchín que analiza un libro publicado en 1859 donde la Iglesia Católica despotricaba contra los matrimonios… entre hombre y mujer. Civiles, claro está. Es de notar el reciclaje (inmune a los siglos) de sus argumentos: https://tediosfera.wordpress.com/2016/08/29/cuando-la-iglesia-despotricaba-en-contra-del-matrimonio-entre-hombres-y-mujeres/
Dos. Habrá enfoque en lo económico. No sólo está la discusión del próximo presupuesto (que se presentará el 8 de septiembre) sino habrá jalonéo por los recortes al gasto público que ya anunció Luis Videgaray. No más impuestos, prometen.
Tres. Importante será la discusión que se hará para nombrar al nuevo o nueva Fiscal Anticorrupción. Pablo Escudero –quien será el próximo Presidente del Senado—dice que en los próximos seis meses sabremos. No es un tema menor, lo apoya de manera decidida el PAN, pero también los demás partidos.
¿Tiene algún nombre en mente querido lector, lectora? Váyale pensando. En noviembre de 2014 en el Senado se intentó la elección del Fiscal Anticorrupción, en donde hubo 32 candidatos, mismos que hasta comparecieron ante legisladores. ¿Alguno de esa lista? ¿Tendría que ser de la sociedad civil para que creamos en él o ella?
Esa dependencia tendrá al menos 28 funciones, de acuerdo con el decreto presidencial publicado en el Diario Oficial de la Federación.
En este sentido, también se tendrán que elegir a los integrantes del Comité de Participación Ciudadana. Otras de las designaciones pendientes son las de los nuevos Magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, cuyas ternas ya elaboró la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Cuatro. Yo apuntaría, también, aunque no las veo como prioridades las muchas reformas pendientes en Derechos Humanos: la ley sobre desaparición forzada, la necesaria reforma a la CEAV, Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas.
Cinco. Las reformas a la Ley General de Salud y al Código Penal, a fin de regular el consumo de marihuana con uso medicinal y de investigación, así como el posible aumento al gramaje.
En el PAN ha provocado olas la designación de Javier Bolaños (también precandidato a la gubernatura de Morelos) como presidente de la mesa directiva de la Cámara de diputados por 6 meses. Los otros 6 serán para una mujer, Guadalupe Murguía.
Todo por las declaraciones de Gustavo Madero, ex presidente nacional del partido y actual diputado, sobre ese cargo que deseaba… y no le dieron.
En pocas palabras ha acusado a Ricardo Anaya de no cumplir su palabra (porque le habría prometido el cargo) y más allá: de hacer todo lo posible por quedarse con una candidatura para 2018. Son declaraciones de llamar la atención por varias cosas: por la cercanía que hubo entre ellos, en otros tiempos de subordinación que se han vuelto ahora abierto rompimiento. También porque las declaraciones de un expresidente del PAN pesan más que, quizá, en otros partidos, por su dinámica un poco más democrática.
Si así fue, que sólo ellos saben, por un lado define a Anaya… pero también el poder mismo que, como dicen los clásicos, no se comparte.
Hay otro antecedente: que Madero habría operado, ya en el liderazgo de Anaya, para tratar de tener mayoría, tras no ser nombrado coordinador para quedarse como una influencia fuerte en el Consejo Permanente. No lo logró.
Pero, ¿era básicamente prerrogativa de Anaya decidir quién? Sí, aunque luego se tiene que votar en el Pleno.
Por estos días he recordado una escena del mismo Madero. Ya en el sexenio de EPN, en pleno “Pacto por México”. Nos reunimos para platicar y recién había decidido remover de la coordinación senatorial a Ernesto Cordero y poner al entonces desconocidísimo Jorge Luis Preciado, después candidato a la gubernatura de Colima.
El grupo de Felipe Calderón, indignadísimo, lo acusaba de agandallarse el partido. Pero él esgrimió que era su prerrogativa y sí. Lo tenía clarísimo porque él también llegó así, hace 8 años, cuando Germán Martínez quitó de la coordinación a Santiago Creel y lo puso a él. ¿Karma? Quizá.
La diferencia es, claro, que Madero no estaba contemplado como candidato presidencial siendo Presidente del PAN. Anaya, ahora, sí. Está en la pelea básicamente con Margarita Zavala, aunque también con Rafael Moreno Valle. Y eso tiene reminiscencias madracistas (de Roberto Madrazo).
Aunque cercanos a Anaya (y él mismo) dicen que falta mucho para el 2018, que será una decisión multifactorial y que hay que ver qué pasa (y tienen razón) al mismo tiempo todos reconocen a Anaya como un líder metódico, que planea, que trata de no dejarse sorprender. ¿Cómo creer que algo que él ha aceptado es importante y desea lo dejaría tan al garete?
Es una ambición válida. Sólo que no me digan que no lo piensa nada, nadita.

Hoy, durante la sesión de la Comisión Permanente, la presidenta de la Comisión que da seguimiento a los enfrentamientos de Nochixtlán, Mariana Gómez del Campo, presentará el informe sobre su trabajo.
¿Cómo vendrá?
En los dos últimos días el panorama seguro cambió por dos factores. El lunes, un grupo de legisladores estuvo en esa comunidad oaxaqueña y se entrevistó con diversos actores que estuvieron en la zona de enfrentamiento; pero también el lunes se dio a conocer la remoción de Enrique Galindo, como comisionado de la Policía Federal. Aunque no se dijo explícitamente que fue por los hechos de Nochixtlán, Osorio Chong indicó que la decisión presidencial se tomó a fin de “facilitar que las autoridades correspondientes lleven a cabo una investigación ágil y transparente, de cara a la ciudadanía”.
Él lo dijo:
-Me siento como el muerto en Gayosso: que ya se va a acabar el velatorio, pero como no se acaba todavía no lo bajan a enterrar, pero ya nadie va a visitarlo, ya nadie viene a verlo, entonces ya nada más estoy esperando que se cumplan mis horas para que ya me bajen a enterrar y que asuma el nuevo presidente las funciones que le correspondan: Roberto Gil, todavía presidente