Archivo de la etiqueta: #ANGEL

Un milagro para Ángel (por lo pronto que no lo discriminen)

Esta semana el sindicato de la Sedesol tomó con violencia varias instalaciones a nivel federal; como consecuencia hay 18 personas presas. El conflicto no ha terminado y su dirigente sindical, Cristina Olvera Barrios, asegura que volverán a tomar las instalaciones de la dependencia si no respetan �los derechos de sus agremiados�.

¿Qué tiene que ver esto con los días en que hablamos sobre personas con discapacidad y sus derechos? Bueno, que todo este conflicto, que sin duda es mucho más complejo, comenzó �quizá fue la gota que derramó el vaso� por la defensa de dicho sindicato a un hombre, Guillermo Hernández León, quien fue acusado de discriminar a un niño de 5 años con autismo.

Esta es la historia.

María Concepción Mendoza Garay es madre de 3 hijos: Manuel, de 7 años; Ángel, de 5 y Kalel, de 3. Vive en Tizayuca y está casada con Manuel Osorio. Ambos estudiaron hasta la prepa y comparten el trabajo de atender una tienda de abarrotes que se llama MAK (en honor a las iniciales de sus hijos); el esposo, además trabaja por las noches en una fábrica de comida para ganado y fertilizante, llamado Nutrimentos Minerales, como operador de báscula. Gracias a esto la familia tiene seguridad social del IMSS.

Su primer hijo, Manuelito, tiene déficit de atención por hiperactividad, está regulado de manera médica, asiste a terapias y cursa con éxito el tercer año de primaria. Los dos que le siguen, Ángel y Kalel, asisten a una estancia infantil de Sedesol que se llama �La Sonrisa de un Niño�, servicio por el que la familia paga 300 pesos al mes por cada uno. La familia está contenta con el servicio que les da la estancia; con el cariño de las �misses� y sobre todo de Juana, la maestra de Ángel.

A finales de mayo, la directora de la estancia le pidió a Concepción que fuera a actualizar el �Cuiz�, es decir, los datos de Ángel, su segundo hijo, a una oficina de la Sedesol. Era un requisito que le pedían para que la estancia recibiera un subsidio adicional, casi del doble, por tener a Ángel con ellos, quien es un niño que ha sido diagnosticado con espectro autista desde los 3 años.

Concepción fue a hacer el trámite y se topó con la insensiblidad de un funcionario que la maltrató verbalmente, la hizo esperar y llamó a su hijo, en un tono déspota, que a ella no le gustó nada, �ese discapacitado�. Se llama Guillermo Hernández León. La queja que presenta Mendoza Garay no es la primera que tiene el funcionario.

Salió llorando de la oficina. Ella, quien es una ferviente evangélica, curiosamente había comenzado su día rezando y pidiendo en especial perdonar a todo aquel que la ofendiera.

�Yo le dije (a Dios): Señor, esto es muy duro de soportar, no lo puedo soportar. Tenía tres opciones: quedarme callada, insultarlo o acudir a donde acudí. Creo yo que la decisión fue la correcta�.

Fue a la Comisión local de Derechos Humanos y levantó una queja. Aunque quien se la tomó en un principio no veía en ello algún caso de discriminación, al escuchar toda la historia estuvo de acuerdo con su derecho a quejarse. Aquí está la carta que redacto

La delegada de Sedesol, Claudia Luna leyó la queja y sancionó a Hernández León con la no renovación de su contrato como supervisor de estancias infantiles. No lo corrió, sino que lo instruyó a regresar a su antigua plaza dentro de la misma dependencia. Y ahí se complicó: no podía regresar a la plaza porque el hijo de una de las integrantes de la mesa directiva de la sección sindical de Hidalgo estaba ahí. Entonces, él también se quejó.

El resultado es el que conocemos: el sindicato se movilizó para defender a sus agremiados. El procurador de Hidalgo los quitó y detuvo a 18 hombres y mujeres. El problema ipso facto se volvió nacional por la solidaridad de todas las delegaciones del sindicato.

Pero todo comenzó por Ángel. Y este funcionario, al menos, insensible.

La familia hace esfuerzos por lograr que él tenga la mejor atención posible. Y lo logran. En el Centro Médico La Raza, en el DF, a la que vienen 3 veces al año, lo ve un psiquiatra pediatra y un neuropediatra. En el DIF toma clases de comunicación humana y otra terapia de lenguaje. Toma tres distintas medicinas, incluyendo el controvertido Ritalin.

La casa en la que viven está adecuada para él: a la mano no hay nada con lo que se pueda lastimar. Su vocabulario es pobre, aunque sé repite todo cuando esta de venas. Es hiperactivo y no se está quieto, aunque a veces sí se sumerge en su mundo� del que frecuentemente lo sacan, invitándolo a jugar, sus hermanos Manuelito y Kalel. �Son sus maestros�, dice Concepción, sobre todo el mayor.

No se deja tocar por muchas personas, pero sí por sus padres, hermanos y su maestra Juana. Es muy cariñoso, dice su mamá, quien insiste en enseñarle habilidades sociales, normas básicas de conducta, como saludar cuando va de visita. Está en una guardería integrada porque así se lo aconsejó la terapeuta en comunicación humana: Ángel no tiene discapacidad intelectual, presumen que tiene un coeficiente intelectual alto, y hay que trabajar con él para integrarse al mundo con todos.

A continuación les dejo este video donde podrán conocer un poco más de Concepción y su hijo Ángel, en propia voz.

Todavía está en una estancia y no en una escuela por una experiencia pasada en una escuela regular en la cual Ángel no se adaptó pese a la buena disposición de las maestras, quienes aceptaron que no estaban capacitadas para atenderlo, aunque querían. Ahora su madre se debate entre si llevarlo al Centro de Atención Múltiple de Tizayuca, escuela de educación especial o buscar otra escuela �quizá privada, lo que es difícil económicamente�y volver a intentar una educación inclusiva, que todos los especialistas insisten que intente.

�Pero de que Ángel estudia este ciclo escolar que inicia, estudia. Ángel le da mucha alegría a mi vida. Creo que todo esto que ha pasado es un plan de Dios para que vean Ángel enfermo y luego lo puedan ver sano. Creo que esto es el porqué de todo este asunto�, dice ella.

Le pregunto si cree que a Ángel se le quitará el espectro autista:

�Sé que Ángel va a sobresalir, hacer algo que no se espera del. Estoy consciente de que de una manera regular y normal (el autismo) no se cura, se trata. Pero yo sé que Dios va a hacer algo grande en su vida. No voy a quedarme sentada a abrazar a mi hijo y esperar el milagro�estamos trabajando con él.

�Quiero que algún día le tomen un electro encefalograma y me digan: �Su hijo no tiene ningún problema a nivel cerebral. No nos explicamos cómo�. Ahora sus hemisferios, eléctricamente, salen alterados, no tiene una actividad eléctrica normal. Deben ser simétricos pero cada hemisferio trabaja por su lado.

�Sé que un día voy a escuchar eso. Tengo una promesa con Dios, un pacto, no se la he dicho a nadie, pero se la digo a usted. Le digo: el día que tu, Jesús, sanes a mi hijo voy a poner espectaculares y voy a anunciar al mundo que tú lo sanaste. Y le voy a hablar a usted, deme su teléfono�.

Y sí, claro que le di mi celular. Me gusta creer en los milagros. Pero por si me faltara fe, que quizás, le apuesto al trabajo y quedé en conseguirle más información sobre autismo y algún apoyo de una organización especializada en autismo. Idealmente que le quede cerca.

Súmese quien quiera.

Espero sus comentarios, estamos en cibercontacto