Archivo de la etiqueta: #CTM

Nueva crisis, viejos pactos

Ayer al escuchar las discursivas de los firmantes del nuevo Pacto que se firmó ayer, recordé que, contrario a las matemáticas, el orden de los factores sí altera el producto en política. También me quedó clara la enorme distancia entre el gobierno y sus gobernados: definitivamente no entienden nada –quizá ni quieren entender—las muchas causas del descontento social.

Qué diferente hubiera sido al menos que, tras bien saber que la gasolina aumentaría al inicio del año y lo que provocaría, que adicionalmente es un año de retos y que no sabemos qué pasará con el gobierno de Donald Trump (varias cosas, no una sola) esto que vimos ayer en Los Pinos se hubiera realizado antes. Como a finales del año pasado, por ejemplo.

Pero no, como bien escribía ayer Gabriel Guerra Castellanos, esto fue lo que hizo el gobierno federal: “Se preparó para este acontecimiento de la manera más lógica y sensata: yéndose de vacaciones”. Ni aún viendo las olas que se provocaban desde el día primero del año decidieron regresar un poco antes del campo de golf y contestar algunas preguntas.

Por lo dicho ayer por la Coparmex, queda clara otra cosa, además: que sólo fue hasta después del fallido mensaje de Año Nuevo de EPN, donde acuñó ese clásico instantáneo de la burla, el #QuéHubieranHechoUstedes, que decidieron hacer algo más.

Siempre innovadores, a este gobierno se les ocurrió voltear a los 80 como inspiración. Qué gran idea: hagamos un Pacto a la manera de los gobiernos de Miguel de la Madrid y Carlos Salinas. Hagámoslo en unos cuantos días, por qué no, se dijeron. Mandemos el borrador del acuerdo dos horas antes para que todos lo firmen (por eso la Coparmex se negó a hacerlo: les pareció poco serio negociar algo en 3 días y con un borrador entregado dos horas antes).

Un Pacto que hasta un personaje como Carlos Aceves del Olmo, de la muy priísta Confederación de Trabajadores de México, CTM, ayer mismo criticó todo lo veladamente que lo hace un priísta, al instarlos a llegar a más acuerdos y más rápido. Fue él mismo quien recordó su parecido con otros Pactos presenciados hace décadas:

–Siempre firmábamos con la esperanza que viniera una mejor situación para los trabajadores; pero el tiempo que no perdona hacía que se fuera desvaneciendo, que hubiera compromisos como `Sí, señor Presidente, lo que usted diga Señor Presidente´ ” y no pasaba nada más.

Que conste que lo dijo él.

Ya sé que el #QuéHubieranHechoUstedes fue retórico porque el Presidente y su gobierno tienen la convicción de que no se equivocan y hacen todo bien, pero, dado que tras decirlo sí se han recibido muchas propuestas diferentes, ¿no hubiera estado bien convocar a un diálogo para llegar a un acuerdo mucho más amplio? ¿qué sí procesara diferencias y no sólo planchara en días un comunicado, una foto, una mesa en Los Pinos? ¿Por qué no hacer también una mesa más amplia que también contemplara el discutir qué hacemos con el contexto internacional mientras que Luis Videgaray se gradúa en The Apprentice, temporada Foreing Relations?

No, para qué. Hay que apelar a la “unidad” y listo. “Unidad”. ¿En torno a qué y a quién, a qué ideas, propuestas, acciones? Parece un llamado vago, pero ah, cómo se repite.

Me provocó sorpresa el tono casi regañón ayer de Alfonso Navarrete Prida, su discurso dejaba ver cero autocrítica. Era la reiteración de que en México conviven estos dos mundos, al menos: el del gobierno y el de los ciudadanos de a pie; realidades que coexisten y no dialogan.

Me sorprendió la reiteración de datos que ya se han probado inexactos, por decir lo menos, sobre el supuesto recorte o austeridad de los gastos del gobierno en 52 mil millones de pesos, en 2015, cuando en realidad el gasto aumentó hasta 185 mil 500 millones de pesos. También el recorte de 20 mil plazas, y que está  documentado que no hubo tal. Como si una mentira dicha muchas veces se volviera verdad aún en estos tiempos de la transparencia y sabuesos en vivo.

En fin, ayer un grupo de organizaciones y personas firmamos un desplegado que apareció en El Universal al que nos convocó Causa en Común, de María Elena Morera. Se titula: “El descontento social no terminará mientras no se frente la corrupción y la impunidad”.

Cito el comunicado de Coparmex, quien ayer se negó a firmar, que sólo mencioné hace unas líneas:

–El gobierno, quien administra los recursos públicos, está obligado a asumir compromisos específicos para mejorar el manejo del presupuesto, eficientarlo, transparentarlo y, en su caso, corregir o castigar su mal uso…un verdadero Acuerdo Nacional requiere ser inclusivo y producto de una profunda reflexión y proceso de consenso social.

En fin, ¿qué es lo que se firmó ayer, el Acuerdo para el Fortalecimiento Económico  y la Protección a la Economía Familiar? Es una carta de buenas intenciones para hacer frente a la inestabilidad económica actual, cuyo componente principal es el aumento en los precios de las gasolinas.

¿Qué se buscará? En resumen ejecutivo, evitar que la ola de aumentos perjudique a la economía nacional. Que en el gobierno federal sí están trabajando en beneficio de la economía de las familias mexicanas.

–De ser necesario se permitirá importación preferencial de productos básicos cuando se detecten grandes aumentos en sus precios.

En torno al alza del transporte, se pondrá en marcha el Programa de Apoyo Federal al Transporte Masivo. se invertirá más y se buscará ampliarlo a 50 ciudades del país. ¿Con todo y recortes presupuestales?

Reiteró la reducción del 10 por ciento a salarios para mandos superiores de la administración pública federal. Nada de rechazar vales de gasolina ni esos privilegios.

No habrá recorte a los ingresos que reciben las familias más desprotegidas del país, vía los programas sociales.  Se pondrán en marcha nuevos estímulos fiscales de inversión, y se buscará agilizar los trámites para pequeñas y medianas empresas, a fin de generar fuentes de empleo.

Él lo dijo

–Hay voces que desde ahora se alzan promoviendo una estrategia de conflicto, otras voces pronostican la sumisión. México no va a actuar por ninguna de esas puertas falsas. (Actuaremos) con dignidad y con inteligencia, abriendo las puertas del diálogo. Vamos a negociar con una gran seguridad en nosotros mismos, sin miedo, sabedores de la importancia que tiene México para los Estados Unidos en lo económico, en lo social y lo político: el recién estrenado canciller Luis Videgaray ante embajadores y cónsules.

Todo se puede en el Estado de México, hasta que alguien como Isidro Pastor se postule como candidato independiente. Si el nombre le suena familiar es porque él fue presidente del PRI mexiquense en tiempos de Arturo Montiel.

A saber cómo se convierte al independentismo, porque apenas la semana pasada era secretario de Movilidad del gobierno de Eruviel Ávila, y fue presidente del PRI mexiquense.

Caray, en julio de 2002, en torno a los comicios estatales, Pastor respondía así sobre el trabajo que realizar el tricolor en ese territorio y el temor a perder esa entidad:

–No tiene por qué, el priísmo del Estado de México se diferencia de los otros 31 priísmos y del nacional, aquí también somos milicianos, estamos luchando por incidir en la sociedad con respeto a los derechos de todos…Sin que yo acepte que nos estamos asemejando a esquemas de partidos totalitarios, como el de la Unión Soviética, el partido nazi, o el fascista en Italia, ellos para lograr un cambio tuvieron que amarrar conciencias, despertar; aquí nosotros también queremos tocar al corazón de la gente, ir a su razonamiento para hacer algo por México…al final se equivocaron, avasallaron los derechos fundamentales del hombre… Qué malo por ellos, pero nuestro partido tiene su lema: la justicia social, y esa es su orientación. En el despertar conciencias, moverlas, pudiéramos parecernos a lo que   hicieron en su momento.

Al saqueo de las arcas del gobierno de Veracruz, encabezado por el ex gobernador Javier Duarte, debe sumarse ahora el nombre de David Martínez Cárdenas, ex jefe de escoltas del góber prófugo. Nadie sabe dónde quedaron las camionetas y vehículos, en total 7,  blindados que tenía a su cargo.

De acuerdo con ex integrantes de su equipo de trabajo, Martínez Cárdenas también habría servido de prestanombres de Duarte para adquirir diversas propiedades en el país. Y a todo esto, ¿nadie busca a Javidú?

PRI: líder joven, ¿partido viejo?

Había una vez un partido político que tenía usos y costumbres muy arraigadas. Para esconder lo que todos sabían que era verdad, es decir, que un solo hombre, el Presidente decidía todo y era el dueño de las siglas, todo un mecanismo se echaba a andar.

Esta vieja práctica era más o menos así: un periodista cercano al poder filtraba un nombre. El nombrado, claro, decía que sí, que estaba interesado que era un gran honor, pero que esperaría a la convocatoria, a lo que decidiera el partido.

Y entonces, bien espontáneamente, como si del inconsciente colectivo de Jung se tratara, de pronto las “fuerzas vivas” del partido lo aclamaban, todos sin chistar.

El partido tenía tres sectores, que lo arropaban, hablando maravillas de él: el sector obrero, la CTM o Confederación de Trabajadores de México (donde para ser su líder ya deberían poner en los estatutos que no puede llegar ningún hombre menor de 70 años); el sector campesino, a través de la CNC, o Confederación Nacional Campesina y la CNOP, el sector popular de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares.

De pronto, no había duda alguna. ¡Todos coincidían, qué felicidad!

Y esta historia que les acabo de relatar sucedía sin falta y se hablaba de democracia. Así pasaba, por más increíble que suene… o suena.

Suena, en presente, porque es justo lo que acaba de suceder, en pleno Siglo XXI con Enrique Ochoa Reza, quien hoy si todo sigue como en el guión será aclamado por los 748 Consejeros Nacionales del Partido. Ellos y ellas, ¿qué creen?, también coincidirán en que este joven de 44 años, que renegó de su militancia partidista en el 2010, que nunca se ha postulado a cargo de elección alguno, sea el que guie sus destinos rumbo al 2018, cuando están en serios problemas para ganar. Lo harán porque además, ¡no hubo nadie más que se postulara!

Enrique Peña Nieto es un viejo joven del PRI. Queda claro que sigue con las mismas formas y esto le dará… ¿seguridad? Queda claro que, quizá más que jóvenes vs. viejos, lo que a EPN le interesa es que sea alguien cercano. Ochoa Reza tampoco es un chavito: pasa de la cuarentena; aunque si es “nuevo” en un cargo partidista.

Sólo hay un bemol: las voces en contra que han surgido –curiosamente todas de dirigentes de la vieja guardia, que no se cuecen al primer hervor, los mismos que vivieron esta película una y otra vez. Ellos y ellas lo llaman un error en tonos que son estridentes para el PRI que no esta acostumbrado a la disidencia, pero timoratos vistos desde afuera. No son pocos: María de los Ángeles Moreno, Gustavo Carvajal, Dulce María Sauri. ¡Hasta Ulises Ruiz, ese impresentable ex gobernador de Oaxaca se refiere a “formas arcaicas” y “obediencia vergonzante a la voluntad superior”! ¿Le habrá sangrado la boca?

¿Quién tiene la razón? No lo sé. Será interesante ver lo que pasa. Moreno, una de las cinco mujeres que han dirigido al PRI, hace unos días hacia unos comentarios que son dignos de reproducirse en el contexto de esta historia:

“A veces estamos seleccionando a gente muy joven, con un rostro agradable, que retrate bien, que su voz se reamplifique de manera muy adecuada; sólo nos falta prenderles un moñito y decir: Aquí está, sociedad, te presentamos este maravilloso y guapísimo candidato.

“Creo que una práctica muy sana es decir: Esa persona que tiene buena imagen pública, tiene un reconocimiento de sensatez, honorabilidad, trabajo, aunque esté feíto o feíta, debe ser el candidato…”.

Si Ochoa –y los candidatos y candidatas que elija– resultan ser justo así, ¿votaremos por ellos? No es sólo, claro, una prueba para el PRI, sino de otros partidos que parecen pensar lo mismo frente a otro perfil radicalmente diferente que crece y crece: Andrés Manuel López Obrador.

Es digno de estudio, por cierto, que los jóvenes no necesariamente se sienten identificados con jóvenes, o con figuras que podrían ser sus padres, sino con figuras, digamos, de abuelos. ¿Otro ejemplo? Bernie Sanders.

Y reitero que no es una cuestión sólo de edad por la decisión –que sorprende, para bien– de Peña Nieto de mandar a su gobierno a interponer una acción de inconstitucionalidad contra dos gobernadores que cuando era candidato no dudó en llamarlos integrantes del “nuevo PRI” que abanderaba: Roberto Borge y Javier Duarte.

Ayer mandó las acciones a la Suprema Corte de Justicia para ahí se analice lo que parece claro: que los dos están abusando de la ley para nombrar sus respectivos “paquetes de impunidad”, es decir, todo un entramado legal para protegerse ahora que dejarán el poder.

Fuerte el mensaje: creo que no es exagerado decir que EPN y su gobierno pinta su raya con ellos; los deja solos y a manos de sus enemigos. Ya les habían mandado mensajes en todos los tonos y no entendieron. “Es desesperante” me confiaba una fuente priísta al hablar de uno de ellos.

Hay una petición en Change.org creciente que dice: “ Que no escape Duarte”. No se refiere a que Javier del mismo apellido (no César, aunque bueno, también le quedaría) se vaya del país, huyendo… aunque no habría que descartarlo… sólo que no escape de la justicia.

Parece que así será.

Las cosas se ponen peores para Javidú. A las malas noticias (para él) del lunes por la acción de inconstitucionalidad a su “paquete de impunidad”, se suma que el Sistema de Administración Tributaria, SAT ya presentó ante la PGR 32 denuncias por la desaparición… perdón, por el desvío de 645 millones de pesos del gobierno de Veracruz mediante la creación de 21 empresas fantasmas.

Ahora sabemos que son 31 las empresas y una persona física sobre las que va el SAT. La mayoría de ellas reportan perdidas. Ya se ordenaron 26 auditorías, pero sólo en 2 se localizaron a los contribuyentes. También 24 empresas o son megaautosuficientes con el dueño u operan con robots, porque sólo 2 reportaron empleados. Deberían de darles algún reconocimiento al desempeño laboral a 29 empresas: su representante legal es al mismo tiempo uno de sus socios (un buen ejemplo para las Pymes, seguro)

Sólo una hay na empresa ganona, la cual, entre 2013 y 2015 reportó ingresos por más de mil millones de pesos.

¿Recuerda cuando “en la plenitud del pinche poder” (diría su mentor Fidel Herrera) le regaló una caña de pescar a Héctor Yunes, quien sí fue el candidato del PRI y hasta él le pide que renuncie? ¡Quién lo diría! Quizá podría ser utilizada para atraparla a él, un pez gordo.