Archivo de la etiqueta: Granja

Debate y decisiones presidenciales ¿Qué le pasa a AMLO?

Todo puede pasar aún en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. El 8 de noviembre, fecha de la elección, se antoja largo aún.

Aunque aún falta un debate, el 19 de octubre, sí fue de llamar la atención la decisión de Hillary Clinton de no “irse a la yugular” de Donald Trump tras que estaba tan en la lona después de que se dio a conocer esa grabación en la que, por decirlo leve, denigraba a las mujeres.

Pese a esto, algunas encuestas como CNN consideraban que ella ganó el debate con un 57 por ciento, contra 34 por ciento del magnate.

Ante el escándalo en la campaña republicana, figuras como la ex secretaria de Estado, Condoleezza Rice, o el ex candidato presidencial John McCain pintaron su raya con Trump y le retiraron su apoyo. Van ya 110 líderes republicanos que públicamente dicen que no votarán por él, según un recuento de The New York Times.

Pero, ¿qué ganamos de este lado de la frontera con este encuentro?

Casi nada.

¿Cómo por qué en pleno debate Presidencia de la República decidió dar a conocer las dos cartas que envió a los candidatos invitándolos a México, fechadas el 25 de agosto? Sabe. Lo cierto es que las misivas ya habían sido pedidas por medios para hacerlas públicas… y se habían negado hasta que de pronto, las dieron a conocer.

Por cierto, ¿sabe que el Instituto Nacional de Migración rechazó dar a conocer la información sobre en calidad de qué ingresó Trump a nuestro país, en la fallida visita?

Algo raro le pasa en estas últimas semanas a Andrés Manuel López Obrador.

No, no hablo de la demanda que presentó en contra del Wall Street Journal por difamación. Esto, recordará, a raíz del reportaje donde presuntamente AMLO no había declarado en su #3de3, la posesión de dos departamentos en la CDMX. Según el Peje, aclaró que a raíz de la muerte de su primera esposa, Rocío, las propiedades pasaron a sus hijos; pese a seguir a nombre de él en el Registro Público de la Propiedad.

Hay algo más. Últimamente anda, digamos, cerca de los animales.

Primero fue su spot sobre la “rebelión de la granja”, donde –¿sin quererlo por lo que implica?— parafraseó la obra de George Orwell y la situación preelectoral que vive el país. Donde afirma que, paradójicamente, aunque suele decir que “el pueblo no es tonto”, somos capaces de votar por un burro o una vaca.

El domingo pasado subió un nuevo video a su cuenta de Facebook con el texto “Antes de iniciar el acto en Guanajuato caminé por las calles y contemplé a una bella paloma, como hace años en Tepetitán, Macuspana, Tabasco”.

Y sí querido lector, lectora, con unos kilitos de más pese a la dieta que de seguro debe seguir por su condición cardiaca, vimos cómo contempló la “bella paloma”, la cual, pobre, le huyó a los 21 pasos que dio el ex candidato presidencial en los 23 segundos que dura el video.

Mmmm, varias preguntas me vienen a la cabeza, entre ellas, ¿pensó que se le posaría como el Espíritu Santo a los Apóstoles?, con la rebelión de la granja como antecedente,  ¿será que en lugar de Mesías, AMLO ya se siente San Francisco de Asís? ¿cuál será la historia de la otra paloma que también siguió en su natal Macuspana?

Dos interesantes reapariciones se dieron el pasado fin de semana. Una de ellas, incluso cae en el cinismo.

Vámonos por partes.

 Uno.- En Acapulco, en un Vips, reapareció Ángel Heladio Aguirre Rivero, ex gobernador de Guerrero, luego de estar dos años ausente en la vida política.

Se reunió con los integrantes de la  tribu perredista Izquierda Progresista de Guerrero, y de pasadita, destapó a su hijo Ángel Aguirre Herrera como candidato a la presidencia municipal de ese puerto.

Aclaró que  no es parte de ningún partido político. Al PRD renunció en febrero de 2015.

Amenaza, digo, avisa que comenzará a participar en diversas actividades políticas en esa entidad a pesar de que por prudencia no había aparecido tanto públicamente. ¿Y si sigue siendo prudente señor Aguirre?

Por eso mismo no me explico entonces cómo es que expresó lo siguiente:

–Creo que la exigencia de todos los mexicanos sigue siendo que nos digan dónde están (los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa), porque se ha dicho que la Procuraduría General de la República (PGR) ha detenido a la mayor parte de los autores materiales… Creo que es una asignatura pendiente, en la que todos estamos interesados que se conozca la verdad y se castigue a quienes tengan todo tipo de responsabilidad.

Al ser cuestionado si se retiraba de la vida política respondió:

–(Un político) no se retira hasta que se muere.

 Dos.- Manlio Fabio Beltrones, ex líder nacional del PRI también volvió a robar reflector en su reaparición.

Lo hizo en Hermosillo, Sonora, donde participó en la presentación del libro “Poder, ¿para qué?”, de Eduardo Robledo, ex gobernador de Chiapas.

Interesante lo que dijo el ex gobernador de Sonora, sobre el sistema político mexicano:

–Mientras no tengamos un sistema político perfeccionado, que permita la inclusión de todos y no el ejercicio del poder por uno solo, que por seis años son legitimados con menos del 40 por ciento de la votación, no estaremos en la ruta correcta.

Pesando también ya en el 2018, dice que él es de la idea de un gobierno de coalición, agrupando a todas las fuerzas políticas “que el que gana no gane todo, y los que pierdan, no pierdan todo  y se dediquen a fastidiar al que gana”.

–Mientras no se comprenda y se resuelva que uno solo no es posible que gobierne con legitimidad, desde el 30 por ciento, desde el 35 por ciento, y que necesitamos ir a los gobiernos de coalición, para que exista gobernabilidad y también legitimidad, no estaremos atendiendo los grandes problemas de este país con diligencia.

¿Lo oyeron en Los Pinos?

No es nuevo el planteamiento de gobierno de coaliciones. Claro, ahora el contexto es muy diferente: el pasado 5 de junio el PRI perdió 7 gubernaturas, lo que provocó su salida de la dirigencia nacional.

Veracruz y Coahuila son dos de las entidades donde se refleja la situación  que guarda la seguridad en el país.

En el primer estado, se demuestra que, pese a todos los operativos federales y estatales, el clima de inseguridad sigue como antes. El viernes pasado, en la zona de Camarón de Tejada fueron localizados los cuerpos de 3 de los 5 estudiantes universitarios  desaparecidos desde el 29 de septiembre. Junto con estos jóvenes fueron localizados otros dos cuerpos aun sin identificar.

Las autoridades estatales consideran que detrás de estos crímenes estén integrantes de la delincuencia organizada.

Ayer, tanto en Xalapa como en la ciudad de Veracruz se realizaron manifestaciones para exigir justicia por el crimen de la joven Génesis Deyanira Urrutia.

En Coahuila, pese a los esfuerzos de las autoridades estatales por minimizar la localización de restos humanos en diversas zonas de la entidad, organizaciones civiles dan la alerta.

Escuchaba ayer a Michael Chamberlin subdirector del Centro de Derechos Humanos Fray Juan de Larios, hay diversos “campos de exterminio” como él los califica, a las zonas en Patrocinio, Piedras Negras, Parras, entre otros. donde localizan restos óseos.

Ahora, ¿“campos de exterminio”? No es como demasiado. Habrá que ir a averiguar.

Las autoridades tiene armados ya cerca de 100 perfiles genéticos y sólo se han identificado a cerca de 15 personas.

Tan sólo la organización Víctimas por Desaparecidos en Acción, VIDA, hasta el fin de semana pasado se habían localizado 4 mil 100 restos en diversas zonas de Coahuila.

Lo peor es que hay incluso versiones de que este problema no es nuevo, desde hace un año y medio fue denunciado.

Peña, lo firmó y no cumplió. El lenguaje de AMLO

Hace cuatro años, en plena campaña de 2012, fui testigo (junto con un grupo de organizaciones de personas con discapacidad) de la firma de los “compromisos” de Enrique Peña Nieto con el sector. Fueron sólo 7 (del total de 266 que hizo) de los cuales, la verdad, muchos están en entredicho pero hay uno que desde la semana pasada, de plano canceló voluntariamente.
El Presidente no piensa cumplir con su “te lo firmo y te lo cumplo”. ¿A cuál me refiero? Al tercero que dice…o decía:
“3. Incrementar el Fondo para la Accesibilidad en el Transporte Público para las Personas con Discapacidad y vigilar su correcta aplicación.”
En este proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) de 2017 (que acaba de mandar) no solo no lo amplió, sino que lo puso en ceros. Adiós al Fondo para la accesibilidad al transporte público.
Sí, es cierto que los Estados hacían lo que querían con el fondo (para mal, sin transparencia, además) pero también parte de su compromiso fue “vigilar su correcta aplicación”.
La accesibilidad para personas con discapacidad, sólo les recuerdo, es un derecho llave a otros. Si no se pueden mover, ¿cómo llegan a la escuela, al trabajo, al hospital, o a levantar una queja porque alguien, como un Presidente, no cumple sus compromisos?
Espero que el Congreso corrija esto. Que ayude al Presidente a cumplir sus promesas. Y no por él, sino por las personas con discapacidad que lo necesitan. Por las que ya están y en las que todos nos convertiremos –sí, usted y yo—cuando seamos adultos mayores. ¿Por qué es tan difícil darse cuenta de que todos vamos hacia la discapacidad?

Andrés Manuel López Obrador lo hizo otra vez. ¿Qué? ¿Contradecirse? ¿Volver a ser amoroso? ¿Encabezar de nuevo las encuestas de preferencias electorales? No, me refiero a que volvió a demostrar que es el rey del lenguaje visual.
Le explico a qué me refiero: expertos en comunicación social dicen que los políticos (también las personas públicas) tienen que aprender a hablar en un lenguaje que se pueda imaginar, que se “vea”, que apele, también, a sentimientos. Un ejemplo clásico es que no es lo mismo decir “vivienda” que “casa” u “hogar”. Puede ser que en un discurso pudieran manejarse como sinónimos, pero sin duda no lo son.
No hay nadie mejor en el rubro que el Presidente de Morena, creo.
El creador de “frijol con gorgojo” (sin duda creación máster) y el avión “que no lo tiene ni Obama” entre muchas otras frases ahora tiene un nuevo spot, el que llama a una “rebelión en la granja” en el que acabará con la corrupción y la violencia de manera pacífica. Él vestido de impoluto blanco, por supuesto.
Critica AMLO:
–Se pasan, usan dinero para comprar lealtades, engañan, compran votos, trafican con la pobreza de la gente, por eso pueden postular a una vaca o a un burro y gana la vaca o gana el burro. Son lo mismo: fulanos y menganos; puercos y cochinos; cerdos y marranos…
Deje usted a un lado que hay un libro famosísimo llamado justo así: “La Rebelión en la Granja”, de George Orwell, escrita en 1945.. Y sí aquí se plantea justo esa idea: ante el terrible manejo de la granja y la desigualdad un cerdo sabio plantea la rebelión. Igual pacífica y con igualdad de condiciones para todos.
El problema es que (alerta, spoiler) el inspirador cerdo mayor muere; y hay un enfrentamiento entre dos de sus más cercanos colaboradores que terminan convirtiendo el sueño en una tiranía brutal.
Que conste que él puso el símil en la mesa. A mí no se me ocurrió que Orwell lo escribió como una critica satírica a la corrupción del socialismo stalinista en Rusia.
Eso sí, para la gente que no lo ha leído (que sin duda en este país serán la mayoría) se quedarán con la imagen del político cerdo, cochino, marrano… La mafia del poder que postula a la vaca o el burro y gana. Ni modo. Quizá no es le mejor ejemplo con un nivel de lectura de clásicos básica.
Pero no le quita a AMLO que es un experto en el lenguaje visual. ¿Cómo olvidar grandes éxitos cómo “Cállate, chachalaca”. O “La Mafia en el Poder” (Fx: Música de El Padrino). Hasta el famoso “lo que diga mi dedito” de sus conferencias de prensa de madrugada cuando era el PG de gobierno del Distrito Federal…
También el cariñosísimo “Los quiero desaforadamente” que dijo en abril de 2005 cuando en pleno Zócalo estaban a punto de aprobar justo eso, su desafuero. O en septiembre de 2006 cuando, en la crisis postelectoral del triunfo por 0.56% de los votos dijo: “Que se vayan al diablo con sus instituciones”.
Un adolescente vestido con un pantalón caqui y una camiseta negra con amarilla se para con los brazos abiertos frente a una triada de automóviles que se le acercan: dos camionetas y una patrulla. Tras de los coches, una manta: “Frente Nacional por la Familia” y cientos o miles de personas atrás.
La fotografía, tomada por Manuel Rodríguez en Celaya, Guanajuato el pasado sábado 10 de septiembre remite, irremediablemente, al hombre chino que se enfrentó a los tanques en la Plaza de Tian’anmen, en 1989.
Tendrá unos 12 años ha contado el fotógrafo. Cuando le preguntó porqué lo hizo respondió: “Tengo un tío que es gay y no me gusta que lo odien”.
Estas marchas –este sábado hubo algunas, habrá más el próximo día 24– dicen que no “odian”, pero sí rechazan, desacreditan, critican, llaman “antinatural” otras formas de ser de ciudadanos como usted y como yo. Rechazan la realidad: en México hay muchas formas de hacer familias… ¡ni siquiera son recientes! Menos del 65 por ciento de las familias en México son “tradicionales” de padre- madre- hijos. ¿Por qué es tan difícil respetar que cada quien puede hacer su vida con quien ame, que la ley nos debe proteger a todos?
Insisto: algún día veremos estas manifestaciones como ahora vemos las marchas de blancos negando derechos a afroamericanos. Y no falta mucho (espero).
Un abrazo a ese chico donde quiera que esté.