Archivo de la etiqueta: Juanga

Que se acabe el 2016. Los claroscuros de Castro.

Ah, qué este año 2016 tan movidito. Y eso que aún no acaba, faltan 33 días. ¿Alguna otra sorpresa que traerá?

La muerte de Fidel Castro, por mencionar la nota más reciente, es una muestra. ¿Más? El triunfo del Brexit, el no al acuerdo de paz en Colombia, el triunfo de Donald Trump.

Se han ido también Juan Gabriel, David Bowie, Prince, Leonard Cohen. ¡Le dieron el Nobel de literatura a Bob Dylan!

En nuestra esfera local, de 12 entidades que cambiaron gobernador del pasado junio, 7 las perdió el PRI. Tenemos gobernadores y ex gobernadores en fuga. Un presidente, Enrique Peña Nieto con la más baja aprobación de la historia (incluso entre priístas, no importa que cuando vaya al partido lo aclamen).

Empecemos por ahí. Muy curioso el lapsus de dicción (¿o será de algo más?) que acaba de tener EPN. Fue al PRI a tirar línea. No dio la salida para que los precandidatos de su partido se vayan posicionando, sino al contrario.

Para ello recurrió a Jesús Reyes Helores, líder de ese partido, ideólogo que decía que primero era el plan y luego el hombre (y no, jamás la mujer).

–Lo reafirmo—dijo EPN. Primero el pan (¿peeeerdón?¡Órale!), primero el programa, primero el proyecto, y después los nombres.

Creo que se dio cuenta de inmediato y por eso añadió luego el programa, el proyecto… pero dijo “pan”.

Interesante para consignar, al menos.

Ahí también se refirió a los hechos de corrupción en los que se han visto involucrados algunos ex gobernadores priístas:

–Aquí mismo, en mayo del 2012, expresé claramente que en el PRI no tenían cabida, ni la tienen, ni la corrupción (ejem, ejem, ejem), ni el encubrimiento (ejem, ejem, ejem), y mucho menos la impunidad… pero tampoco podemos dejar que por unos (que son bastantitos, pues) se juzgue al PRI en su conjunto. Somos millones los priístas que trabajamos por México de manera responsable, comprometida y entregada. Quienes dañan el prestigio de nuestro partido, no merecen ser parte de él.

Ah, menos mal. Ojalá que eso de “no merecer ser parte de él” lo hayan escuchado César Duarte, Roberto Borge, Javier Duarte y a quien le quede donde quiera que estén.

Notable, por lo demás, el añadido de tantos nombres al Consejo Político Nacional, el cual deberá definir el método para elegir a su candidato presidencial. El método también puede ser una designación unipersonal, léase dedazo aunque disfrazado.

En la lista están lo mismo José Murat que Roberto Madrazo, Humberto Moreira, y los secretarios Aurelio Nuño, Claudia Ruíz Massieu, Miguel Ángel Osorio Chong, Alfonso Navarrete Prida, Gerardo Ruiz Esparza, José Narro, José Calzada Rovirosa y hasta Luis Enrique Miranda

Desde el fin de semana, Cuba es la noticia más importante. Con la muerte de Castro se cierra una etapa en la historia del Mundo. ¿Quizá el siglo XX es lo que vemos morir en este año?

Este lunes iniciaron los homenajes. Fue cremado, como pidió. A pesar de todos los críticos al sistema político cubano, eran largas las filas de quienes acudían a despedir al ex presidente cubano. Su histórico Comandante (algo que comparten muchas personas también en Latinoamericano). Castro es un personaje con notables claroscuros, no intentaré, siquiera, hacer un análisis aquí. Revolucionario y dictador. Ambos.

Muere Fidel Castro justo cuando Estados Unidos se prepara para una etapa incierta donde se antoja el reestablecimiento de lo más racista y de regreso a los 30. Por ahí circula un meme que dice que Castro sobrevivió a 11 presidentes gringos pero no pudo con Trump ni un mes.

Quizá uno de los comentarios más pertinentes con respecto al futuro es uno que le leí a una amiga en Facebook, la siempre periodista Gabriela Aguilar. Escribía sobre su visita a la isla durante el durísimo “periodo especial” y terminaba así:

“Jamás entenderé cómo o por qué el país más poderoso del mundo le tenía hasta hace poco tanto miedo a la pequeña isla, que en esos años ya estaba empobrecida, limitada, aislada y sin alas ni sueños para su gente.
“Quizá su mejor armamento fue usarla durante años como artillería política para fortalecer y mantener a toda costa al sistema capitalista, incluso después de la Guerra Fría. Ahora la necesitan como un nuevo mercado…”.

Pero también necesitarán otro enemigo en común, supongo. ¿Será la migración? Ya veremos.

Ayer Donald Trump escribió en su cuenta de Twitter del tema. Se refirió a los acuerdos que ha logrado Barack Obama:

–Si Cuba no quiere hacer mejores tratos con los cubanos, con los cubanoestadounidenses y con los estadounidenses, terminaré el trato.

Hoy en La Habana iniciará el homenaje con la presencia de Jefes de Estado y de Gobierno. Asistirá el presidente Enrique Peña Nieto (también estará su gran amigo Carlos Salinas de Gortari, recuerde que él, en su exilio, se fue a vivir allá y ahí nació una de sus hijas); pero entre las ausencias estarán Barack Obama o Justin Trudeau, Primer Ministro de Canadá.

Durante toda la semana sus restos serán exhibidos y será hasta el sábado 4 sus cenizas serán depositadas en el cementerio de Santa Ifigenia—una virgen etíope–, en Santiago de Cuba. En ese mismo sitio están los restos de José Martí, cuyo mausoleo mide 24 metros de altura.

¿Qué herencia dejó Fidel Castro? Me refiero a herencias políticas y monetarias. La política está vigente a través de su hermano Raúl, sin duda.

Sobre la monetaria hay varias versiones. Forbes la calcula, no se cómo, en 900 millones de dólares, cifra que en otros medios alcanza los mil 200 millones.

Ayer leía una entrevista de Jorge Ramos con Juan Reinaldo Sánchez, guardaespaldas del ex mandatario cubano por 17 años quien estuvo encarcelado luego de su jubilación, huyó a Estados Unidos y murió en 2015. En su libro “La cara oculta de Fidel Castro” relata que el ex líder  tenía una red de empresas públicas que no eran supervisadas y cuyos ingresos –por ejemplo de Cubanacan, empresa turística, eran de un millón de dólares de utilidades —  iban a dar a la “reserva del Comandante en Jefe” en el Banco Nacional. Relata que otros funcionarios, como el entonces Ministro del Interior, José Abrantes (quien fue juzgado y condenado a 20 años de cárcel por ocultar recursos financieros, negligencia en el servicio), le entregó a Fidel en su oficina, un millón de dólares producto de actividades del narcotráfico. ¿De qué nos enteraremos si no en estos días, pronto?

Castro, quien pasó 49 años de sus 90 en el poder, logró sobrevivir a 638 atentados. Tuvo un Récord Guinness por dar el discurso más largo ante la Asamblea General de Naciones Unidas en septiembre de 1960: duró cuatro horas con 29 minutos, aunque ante el Parlamento cubano dio uno de 7 horas y 15 minutos en 1998, cuando lo eligieron por un periodo presidencial más.  Con estos números, su despedida no podría durar menos de 9 días.

Nicolás, la discriminación y el linchamiento

Antes de comenzar a leer esta columna es importante que diga tres cosas de mí. Una, que me considero amiga de Nicolás Alvarado, de quien sobre todo disfruto su sentido del humor; dos, que soy invitada permanente de la Asamblea Consultiva de Conapred (me quedé tras seis años de ser consejera en activo). Sí, es la misma institución que emitió “medidas precautorias” y
solicitó que Alvarado pidiera una disculpa tras una columna que
escribió. Ya habían recibido una queja de 12 personas y una institución al respecto. Medidas que luego retiró, por cierto.
Tres, soy madre de un niño con discapacidad y me la paso la vida sugiriendo, pidiendo, el uso correcto del término “persona con discapacidad” y no “discapacitados”; también de pedir que no sea utilizada la discapacidad como sinónimo de un insulto.
Creo, pues, que las palabras son importantes y mucho. Que sí determinan la manera en que vemos la sociedad. Esto último me ha llevado a tener buenos debates con compañeros caricaturistas que insisten en que sólo se puede hacer humor a partir de estereotipos y yo no lo creo; a discutir en redes sociales (que fue un error) con un político que usó “Down” como insulto (con la consecuencia de que jamás he sido tan insultada en mi vida) y otras anécdotas más.
Todo esto, al mismo tiempo que soy una persona que utiliza algunas groserías con regularidad. No creo, en absoluto, que sean “malas palabras”. Una sección de mi programa televisivo consiste en preguntarle a mis invitados cual es su grosería favorita y tengo una colección maravillosa. O mejor dicho: chingona. Y sí, el verbo chingar es el más utilizado. No se le hará raro. Eso sí, creo que “naco” no lo ha dicho nadie en más de dos años.
Ahora, también creo que el ataque-linchamiento a Nicolás Alvarado por escribir que no le gusta Juan Gabriel, que consideraba sus lentejuelas “nacas” (creo que eso indignó más que llamarlo poseedor de sintaxis “iletrada”) y que pese a ello ordenó la realización de un programa especial sobre él, y que luego llevó a su renuncia… es algo digno de analizarse por muchas cosas.
Adelanto que tengo más preguntas que respuestas.
Al leer su texto y conociéndolo, no me pasó nunca por la mente que fuera discriminador porque él no lo es. Su historia personal lo demuestra. Lo disfruté muchísimo porque se reía de sí mismo. La última línea lo resumía todo: la referencia a la canción “J’suis Snob”, que es cruelmente hilarante. Claro que quizá hubiera sido más entendida si Nicolás, en lugar de autoasumirse snob en francais hubiera citado la interpretación al español de la misma canción hecha por Nacha Guevara. Búsquela, vale la pena.
Él ayer dijo que se disculpaba no por el texto, pero sí por el momento en que lo escribió. Porque estábamos (estamos) en un momento de duelo nacional por la muerte de Juan Gabriel y equivalía a llegar a contar un chiste al velorio. Quizá. “La oportunidad del texto fue naca”, dijo ayer con Ciro Gómez Leyva.
Bueno, todo esto es, al mismo tiempo, una excelente oportunidad para dar un debate que no hemos dado en el país: qué hacemos con la frontera que existe –pero cuya definición es nebulosa—entre el derecho a la no discriminación y el de la libertad de expresión, por ejemplo.
Otra: si debemos tener dos raseros para ciudadanos –y sobre todo artistas, periodistas, críticos (como lo es y será Nicolás antes y después de TV UNAM)—y funcionarios públicos o, también otros personajes públicos y más si dirigen canales públicos culturales. Si éstos últimos deben “resguardar” el lenguaje más que nadie, por ejemplo. Es pregunta.
Un ejemplo que es difícil de imaginar, pero intentémoslo: Si algún gobernador u obispo hubiera dicho “joto” o “naco”, ¿estaríamos contentos con que no se les dijera nada?

¿Pueden las palabras pueden ser sustraídas de su contexto y de quien las dice o de plano siempre las podríamos (nótese el uso del verbo) prohibir? ¿O qué hacemos con gente de la comunidad LGBTTI que con orgullo conjugan la palabra “jotear” con gracia y apropiándosela? ¿O de las personas con discapacidad que se burlan de su propia discapacidad? ¿Los regañamos a todos?
¿Desterramos “naco” para siempre de nuestro vocabulario? ¿Hacemos una iniciativa de ley que lo prohíba y sancione? ¿Hacemos una campaña para hablar del dañino vocablo que es por sus connotaciones sociológicas, clasistas, que propician la desigualdad? Son preguntas.
¿No será también que las palabras son inseparables, también, del tono en el que se dicen? Cualquiera podría decir: “Ay, mi reina (o mi rey)” con un tono despectivo o condescendiente tal que es mucho peor que un insulto. ¿Y entonces?
¿Será que el humor del mexicano que, de todo se burla, tiene sus límites o sus tiempos? ¿Los tiene? ¿Cuáles son?
Nicolás se fue ya de TV UNAM. Lo lamento, pero lo festejo: creo que será más feliz fuera de la esfera forzada a la que, por lo visto, metemos a los funcionarios públicos que deben serlo hasta en la cama con sus mujeres… u hombres. Al menos mientras lo discutimos.
Yo sigo impresionada con la despedida masiva a Juan Gabriel. Qué fenómeno extraordinario.

Hillary Clinton ya dijo que no viene a México. Gracias, pero no gracias. Otra raya más al tigre (por así decirlo). ¿No es principio de lógica, ya deje usted de política exterior, amarrar las dos visitas antes de aceptar una?

La Suprema Corte de Justicia ya falló: por unanimidad son inconstitucionales los “paquetes de impunidad” que se hicieron los gobernadores Duarte: César y Javier, de Chihuahua y Veracruz, respectivamente.
Es un mensaje claro (más) para ambos. También para gobernadores presentes o futuros que quieran hacer lo mismo.
En el PRI tienen abierto un proceso abierto contra Los Duarte, Roberto Borge y Rodrigo Medina, ex gobernador de Nuevo León.
Ayer decía Enrique Ochoa Reza que la decisión que tome la Comisión Nacional de Justicia Partidaria podría darse antes de que Los Duarte y Borge dejen sus respectivas Casas de Gobierno. La sanción va de la suspensión de derechos hasta la expulsión.

Desde ayer Omar Fayad Meneses es el nuevo gobernador priísta de Hidalgo, uno de los pocos estados de la República que siempre ha sido priísta y jamás ha tenido alternancia.
Su llegada a la Casa de Gobierno va también de la mano con la llegada de una heroína de la telenovela nacional: Victoria Ruffo, con quien ha estado casado desde marzo de 2001 (a su boda fueron Francisco Labastida, Jesús Murillo Karam, Jeffrey Davidow, entre otros políticos).
Ambos fueron la pareja municipal durante el periodo en que Fayad fue alcalde de Pachuca, la capital, y ella alternaba sus labores al frente del DIF local con la actuación, por ejemplo con la obra “Huevo de Pascua”. Él ya dijo que Ruffo no tendría por qué dejar de trabajar en los foros.
Será la tercera actriz actualmente en ocupar ahora el rol de esposa de un titular de ejecutivo. Tenemos a Angélica Rivera, esposa del presidente Peña Nieto y Anahí, esposa de Manuel Velasco, gobernador de Chiapas.
Pero la iniciadora de esta etapa fue Silvia Pinal quien fue esposa de Tulio Hernández cuando éste fue gobernador de Tlaxcala de 1981 a 1987. También estuvo Mariagna Pratts, quien fue esposa de Marcelo Ebrard durante su gestión como Jefe de Gobierno capitalino.
¿Pero qué se puede esperar de la gestión de Fayad?
En materia a lucha contra la corrupción no presentó su paquete de declaraciones #3de3. No está de acuerdo con el dar a conocer lo que tiene, punto. Dice que es como darle un álbum a secuestradores. Promoverá un #4de4, es decir, a la declaración patrimonial (pero dado a alguna institución que la vigile y no la haga pública), la fiscal y la de conflicto de intereses sumará la de los exámenes de control de confianza. Prometió someterse al polígrafo y exámenes antidoping.
Prometió que presentará su propio Sistema Anticorrupción estatal. Por lo pronto a su equipo de gobierno los quiere ver en la calle, haciendo su trabajo, no nada más detrás del escritorio. Hasta él se incluyó.
Por cierto, a quien será su secretario de obras hasta le pidió usar menos el helicóptero, claro para desplazarse por las carreteras estatales. ¿Hará lo mismo Fayad?

Del México de Juanga, a EPN

Mientras el gobierno federal nos bombardea con su campaña “Lo bueno casi no se cuenta, pero cuenta mucho”, previo a la presentación del cuarto informe de gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto hay algo que le roba hoy la nota: la muerte de Juan Gabriel.
No sé si sea algo bueno o malo para el gobierno que se haya ido “El Divo de Juárez”. Si afectará –o no– el de por sí bajoneado “humor social”. Lo cierto es que es una grande pena: como breve homenaje hoy algunas estrofas de canciones suyas entrelazadas en la columna.

“Tú estás siempre en mi mente, siempre tú, tú, tú, a cada instante”
Al arranque de su campaña, Peña Nieto declaró: “Mi primer compromiso para cambiar a México será recuperar la paz y libertad de los mexicanos. Como Presidente de México, me comprometo a corregir y replantear la estrategia nacional de seguridad, para devolverles orden, tranquilidad y sobre todo libertad los mexicanos”.
Es algo que no hemos podido dejar atrás. Ahí están las cifras de homicidios que repuntan; la situación de derechos humanos (en particular Ayotzinapa como símbolo, ahora Tanhuato).
Ayer un símbolo más a punto de cumplir 4 años en el poder (¿no le parecen más?): la remoción de Enrique Galindo Ochoa como Comisionado General de la Policía Federal.
La decisión se tomó desde la Secretaría de Gobernación, y todo indica que se debe a las investigaciones que se realizan en torno a los enfrentamientos de la Policía Federal con maestros y habitantes de Nochixtlán, Oaxaca, el pasado 19 de junio. Recuerde que en un principio se informó que los elementos policíacos no acudieron armados a esa zona, donde presuntamente intentaban desalojar un retén; pero algunas imágenes demostraron todo lo contrario. Galindo Ochoa estuvo en ese cargo desde diciembre 2012. Y ahora sí que: “Ya lo sé… que tú te vas”.

“¿No tiene nada, nada, nada, nada nadaaaaaa?, ¡Que no, que no!…No tiene nada, nada, nada, nada nadaaaaaa?, ¡Que no, que no!”
El 30 de marzo de 2012, Enrique Peña Nieto arrancó su campaña en Guadalajara, Jalisco.
Presentó sus primeros 3 compromisos de campaña para un gobierno eficaz y honesto: crear la Comisión Nacional Anticorrupción; que “todos los mandos superiores del Gobierno Federal, tengamos la obligación de hacer pública nuestra relación de bienes y declaración patrimonial” y eliminar 100 diputados federales.
De la Comisión Nacional Anticorrupción, se desestimó la idea y se propuso un Sistema Nacional Anticorrupción que apenas fue aprobado el pasado junio (y tras el escándalo de la Casa Blanca); aún faltan las leyes secundarias.
De la obligatoria presentación de declaración patrimonial –sí, eso dijo, que fuera pública– ahora pasamos a que batearon la iniciativa ciudadana de #3de3, donde además del patrimonio deberían presentar la declaración de conflicto de intereses y la fiscal. No pasó como ley en el Senado. ¿Cuántos secretarios de Estado han cumplido con #3de3? Sólo 1, José Calzada Rovirosa.
La lucha anticorrupción, sin duda es uno de los grandes pendientes del sexenio. El único que podría poner al PRI en un lugar para volver a ganar en el 2018… si es que no es tarde.

“Te pareces tanto a mí, que no puedes engañarme/ nada ganas con mentir/ mejor dime la verdad/ sé que me vas a abandonar y sé muy bien por quien lo haces/ ¿crees que no me daba cuenta? lo que pasa es que ya no quiero más problemas con tu amor”
En el arranque de su campaña también prometió buscar la eliminación de los 100 diputados federales. De eso, mejor no hablamos. En agosto de 2014, César Camacho anunció que buscarían realizar una consulta pública para eliminar 100 diputados federales y 32 senadores plurinominales. En noviembre de ese año, la Suprema Corte de Justicia de la Nación desechó la propuesta de consulta; una consulta que fue hecha –quizá sabiendo que se batearía– también, junto con otra sobre la Reforma Energética.

“Obscura soledad estoy viviendo yo/ la misma soledad de tu sepulcro mamá/ y es que tú eres, es que tu eres/ el amor de cual yo tengo/ el más triste recuerdo de Acapulco”.
El 13 de abril de 2012 Peña Nieto se comprometió a rescatar “al Acapulco tradicional”, dar apoyos a las zonas turísticas con más arraigo. Un mes y 5 días después, en mayo de ese mismo año, se comprometió a que “las fuerzas federales seguirán velando por la seguridad de los habitantes de Guerrero el tiempo que sea necesario, hasta tener condiciones de orden y de paz”.
Tan sólo este fin de semana, hubo 16 muertos en el puerto (aunque hace unas semanas, el gobernador Héctor Astudillo intentara aminorar las críticas diciendo que quienes son asesinados en el puerto no son famosos).

“No tengo dinero ni nada que dar, lo único que tengo es amor para dar”.
En julio de 2012, ya como presidente electo, Peña Nieto se refirió a las bondades que traería la Reforma Energética, prometiendo que “a las familias mexicanas les llega un recibo de luz que se ha venido encareciendo en los últimos años, con la reforma energética voy a bajar el costo de la luz eléctrica”.
El próximo jueves, las tarifas para sector industrial, comercial y doméstico de alto consumo tendrán un aumento. También sube la gasolina y el diésel.

Bienvenidos al (apenas) cuarto año. Parecen más. Como un gran post de Javier Malagón: “Es sólo una tesis, una casa blanca, un departamento en Miami, 43 estudiantes, una gasolina más cara, un peso devaluado, unas reformas que no funcionan, una economía rota, unos 2 millones de mexicanos más en pobreza extrema, una tasa de desempleo en aumento, unos 100 mil muertos, una crisis de gobernabilidad, un país con el ánimo por los suelos. Sólo eso”.
Ah, y sobre la tesis… la UP ya aceptó que un 30% fue copiada de manera indebida. Pero como es un “hecho consumado” y el reglamento no aplica a ex alumnos, pues se puede hacer nada. Hay delito, no hay sanción. Creo que le dicen impunidad y es bien común en el país. Creo.
En Change.org se abrió una petición “Los Alumni UP exigimos se le retire el título a Peña Nieto”, la cual ha sido firmada hasta el cierre de este espacio por 135 mil 885 personas.