Archivo de la etiqueta: #RIOSESPINOSA

Personas con discapacidad en reclusión ¿en que situación viven?

8 abril 2011

No es ninguna novedad que en México, por desgracia, cada vez hay más personas en situación de reclusión que no deberían estarlo. Tampoco que hay ingobernabilidad y violencia en el sistema penitenciario mexicano.

Y mucho menos, que, como también dijo hace apenas unos días Luis González Plascencia, titular de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), que en 15 años no ha habido mejorías en los reclusorios capitalinos y cada vez su situación empeora.

Que en ellos no se da el proceso debido de readaptación social. Vaya qué podemos decir del sistema de justicia en general, de nuestro país.

Pero hay un tema casi invisible en este terreno y que apenas tocó también el ombudsman capitalino . El de las personas con discapacidad que, por su condición, no deberían estar ahí, excepto que, de comprobarse que cometieron algún delito, tuvieran un contexto de respeto a sus garantías individuales, de respeto de sus derechos.

Digo esto a propósito de una experiencia que compartió por correo electrónico a varias personas hace unos días Carlos Ríos Espinosa, integrante del Comité de Expertos de la ONU para la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad desde septiembre de 2010, y de la que hemos hablado mucho en este espacio.

Fuerte experiencia que me permito ahora, compartir a su vez con ustedes:

El pasado viernes 2 de abril, en su calidad de Consejero de la CDHDF, Ríos Espinosa visitó, en compañía de la Segunda Visitadora del mismo organismo, Rosalinda Salinas, el Reclusorio Preventivo Oriente. A ella le agradezco que el día de hoy está con nosotros para bloggear sobre el tema del día de hoy, de 11:00 a 12:00 hrs.

El objetivo de la visita de Salinas y Ríos Espinosa al citado reclusorio: verificar la manera en que los reclusorios capitalinos cumplen (o no) con el artículo 14 de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, que les recuerdo, establece, entre otras cosas que: �Los Estados Parte asegurarán que las personas con discapacidad que se vean privadas de su libertad en razón de un proceso tengan, en igualdad de condiciones con los demás, derecho a garantías de conformidad con el derecho internacional de los derechos humanos y a ser tratadas de conformidad con los objetivos y principios de la presente Convención, incluida la realización de ajustes razonables�.

Bueno, la cita nos sirve de contexto, ahora regresemos a la experiencia que nos comparte Carlos Ríos Espinosa.

Entiendo que la visita de ambos promotores de derechos humanos, forma parte de una serie de ellas que se realizarán con funcionarios de la CDHDF, para afinar los instrumentos de monitoreo de los derechos de las PcD´s que están privadas de su libertad en el D.F.

Nos cuenta Ríos Espinosa que en el Reclusorio Oriente tienen censadas a 189 personas con diferentes tipos de discapacidad, y a las cuales ubican en el dormitorio nueve. Aparte existen otras 39 que tienen discapacidad psicosocial o intelectual, tema que merece un blog aparte después, pero que ahora me hace recordar que el año pasado hablamos aquí del �Informe Abandonados y Desaparecidos. La Segregación y el Abuso de Niños y Adultos con Discapacidad en México�. Acá se los dejo por si no lo vieron.

Pero regresemos al tema de hoy. �Hace falta revisar uno por uno todos los expedientes, pero ciertamente se requiere darle visibilidad al tema porque hay situaciones que requieren intervención urgente�, afirma Ríos Espinosa.

Y nos da un estremecedor ejemplo:

Sergio (omite sus apellidos por ahora) es una persona acusada de robo agravado. Se le acusa de haber intentado asaltar a una persona con un arma de juguete �todavía no se le condena-, lo cual en el Distrito Federal se equipara a la violencia moral, de acuerdo con el artículo 225 del Código Penal. En el evento del que se le acusa, Sergio recibió un balazo del escolta de una señora, lo cual le produjo una lesión medular y una discapacidad motriz irreversible. El supuesto robo no se consumó.

Sergio está en calidad de detenido desde noviembre de 2010, y hasta el pasado viernes 2 de abril, estuvo en la unidad de servicios médicos del Reclusorio Oriente y a pesar de ello, se determinó que estaba en aptitud de pasar a una celda del dormitorio nueve.

Tanto Ríos Espinosa como Espinosa, llegaron al reclusorio justo en el momento en el que se le estaba trasladando a la celda, y se percataron de que había una persona en el suelo, acostada sobre una tabla de madera.

Ambos son testigos de que Sergio tiene tres escaras en el cuerpo, una en la espalda y dos en los tobillos, ello debido a falta de adecuada movilización.

�Todavía no se sienta, aunque ya hay un certificado médico que dice que sí puede hacerlo. Llevaba por lo menos cuarenta y cinco minutos encima de la tabla, en el suelo porque la cama de cemento en la que se le iba a colocar estaba ocupada por otra persona �se le debía colocar un colchón especial. En lugar de acondicionar primero la cama y después llevarlo, hicieron justo lo inverso. El tema es que cuando se terminó de �acondicionar� la cama, nos pudimos percatar de que Sergio no cabía. Sus pies sobresalían sobre los barrotes. Les hice notar que tener a Sergio en esas condiciones puede equipararse a trato cruel, inhumano y degradante. La licenciada Salinas de inmediato solicitó medidas precautorias a las autoridades del Reclusorio para que trasladaran a Sergio a la Unidad Médica del Reclusorio, a lo cual accedieron”.

Aquí les dejo el video:

Y ¿saben qué? ¡Sergio no ha visto hasta ahora a un juez que considere su versión de los hechos! ¡Sus familiares contrataron a un abogado particular que cobró y se hizo humo! ¡Como ya no tienen dinero, están ahora en manos del defensor de oficio que hasta ahora no ha entrevistado a Sergio ni lo ha visitado!

Coincido con Ríos Espinosa cuando afirma que �urge una investigación seria respecto de lo que ocurrió en este caso.

Ríos Espinosa, también abogado, va más allá:

“�incluso si Sergio fuera responsable del hecho que se le imputa, la legislación penal del Distrito Federal permite concluir que la pena que se le aplique a Sergio es del todo innecesaria. Algunos penalistas llaman a lo que le ocurrió a Sergio la pena natural�.

Les comparto su argumento, útil para los que no somos expertos en leyes: Si lo que el Ministerio Público dice de Sergio es verdad, lo que ocurrió fue que quiso asaltar a una persona con una pistola de juguete y como consecuencia le dispararon y le provocaron una discapacidad motriz. El Código Penal del DF dice en su artículo 75:

�ARTÍCULO 75 (Pena innecesaria). El juez, de oficio o a petición de parte, podrá prescindir de la imposición de la pena privativa o restrictiva de la libertad o sustituirla por una menos grave o por una medida de seguridad, cuando la imposición resulte notoriamente innecesaria e irracional, en razón de que el agente:

a) Con motivo del delito cometido, haya sufrido consecuencias graves en su persona;

Se except�a la reparación del daño y la sanción económica, por lo que no se podrá prescindir de su imposición.�

Seguro, como expone Ríos Espinosa, nadie pide, obviamente, que una persona con discapacidad no pueda ser sujeta a pena, de hecho, uno de los pilares de la Convención es el mandato de que se goza de los derechos �en igualdad de condiciones que los demás�.

�El punto es cuando la pena se convierte en trato cruel, porque no se tienen condiciones adecuadas o ajustes razonables para que sea ejecutada en condiciones de justicia y dignidad�, nos dice Ríos Espinosa con base en los artículos 14 y 15 de la misma Convención.

Hoy por hoy, en el caso de Sergio, se están violentando los artículos 13, 14, 15, 16 y 17 de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, por no hablar del 14 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el 8 de la Convención Americana de Derechos Humanos.

Que fuerte la historia de Sergio. ¿No creen?

En palabras del propio Ríos Espinosa ¡¡Urge la reforma penal!.

�Ustedes qué piensan queridos bloggers? No olviden que hoy estará bloggeando con nosotros, de 11:00 a 12:00 hrs., la Segunda Visitadora de la CDHDF, Rosalinda Salinas, para dar respuesta a sus inquietudes y comentarios sobre este importante tema del que no debemos dejar de hablar. ¡Participen!