Archivo de la etiqueta: #RUFFO

¿Qué quieren la Sedena y la Marina?

Ayer, integrantes de la Comisión de Gobernación de la Cámara de Diputados y algunos senadores se reunieron con los secretarios de la Defensa y Marina, Salvador Cienfuegos y Vidal Soberón, a fin de intercambiar puntos de vista sobre las controvertidas iniciativas  (dos de diputados, dos de senadores) para crear la Ley de Seguridad Nacional.

Uno de los puntos torales de la reunión se dio en torno el marco jurídico que regularía el actuar de las fuerzas armadas en materia de seguridad pública.

No están contentos con el papel que les ha tocado jugar. Nada más recordemos en duro mensaje de fin de año del General Secretario. Aunque ayer se les percibió en la reunión mucho más dispuestos. Algo es claro: no quieren asumir funciones que no les corresponden. Y quieren ser normados en esto.

Que en la reunión, los militares se dijeron convencidos de seguir obedeciendo las instrucciones presidenciales.

Los diputados dicen que se trata de una legislación urgente, pero que no por ello lo harán al vapor, aunque sí en este periodo. Que los derechos humanos sin duda alguna están contemplados y salvaguardados (cualquier cosa menos sería inconstitucional).  Que habrá controles sobre las autoridades ejecutoras de la Ley, es decir, el Ejército y Marina. Lo pediría el gobernador, aceptaría el presidente, con visto bueno del Consejo Nacional de Seguridad Publica y bajo vigilancia de la comisión bicameral. Se hará una declaratoria de tiempo y espacio, que se publicará.

Que no es necesaria, como algunos temíamos, la ley reglamentaria del Artículo 29 sobre Estado de excepción. Y no está atada a la aprobación del Mando Único, lo cual no está tan bien. Debería de ser un combo.

Por cierto, buen ejercicio el de ayer de Carlos Loret de Mola en “Despierta”. Sí, supongo que hay que escuchar al vocero presidencial más seguido, cuestionarlo, también.

Ayer me sorprendió escucharlo decir que “no tenemos un presidente débil, sino muy fuerte”. ¿Habrá querido decir fuerte…mente criticado?

Hablando del mismo… ayer el presidente Enrique Peña Nieto, acompañado de Miguel Ángel Osorio Chong, encabezó una versión exprés de “Bienvenido Paisano”, aunque en esta ocasión le llamen “Somos mexicanos”. En el aeropuerto de la Ciudad de México dio la bienvenida a un grupo de 132 mexicanos que fueron deportados o decidieron regresar voluntariamente desde Estados Unidos. Se reunió con ellos de manera privada.

Aunque la reunión no estaba en la agenda del día y sí la inauguración de una exposición en Palacio Nacional y un recorrido por Templo Mayor, festejo que lo haya hecho. Algo bueno surge de la embestida de Trump contra México y los migrantes: si no fuera por sus medidas, pocos hubieran volteado a ver a este grupo.

De acuerdo con el proyecto inicial de “Somos Mexicanos”, a nivel federal se busca otorgar “reinserción social y económica” a quienes son deportados o regresan por iniciativa propia al país.

No es el único programa y acciones al respecto, claro.  El pasado 19 de enero Amalia García, secretaria del trabajo de la CDMX, recibió a un grupo de mexicanos deportados. A quienes radicaban en la capital hasta un programa de ayuda temporal les ofreció.

El hoy conciliatorio Andrés Manuel López Obrador está por irse para allá: iniciará gira el 12 de febrero. Recorrerá algunas ciudades como San Francisco, Phoenix, El Paso, Chicago y Nueva York.

AMLO anticipa que en una de esas, si ve que el gobierno mexicano no’mas no defiende a nuestros connacionales, denunciará a la administración de Donald Trump ante organismos internacionales.

Mañana, Enrique Ochoa Reza, líder de los taxistas… perdón, líder nacional del PRI,  estará en Nueva York y Nueva Jersey donde se reunirá también con organizaciones pro derechos de los migrantes.

También este jueves, el líder del PAN, Ricardo Anaya, cambiará de rumbos en Estados Unidos. No irá a Atlanta, entidad que conoce muy bien, donde vive su familia, sino que estará en Texas donde se reunirá con la comunidad mexicana radicada en esa entidad.

Está también el trabajo que está haciendo Operación Monarca en Estados Unidos. La movilización que se planea, de ambos lados de la frontera, en ciertas ciudades para hacer un muro humano el 14 de febrero.

El martes  fue un día importante para el futuro de los Estados Unidos: Donald Trump se enfrentó a una Corte, que está revisando la legalidad de su decreto de migración para impedir que ciudadanos de Siria, Irak, Irán, Yemen, Somalia, Sudán y Libia.

Recuerde que ya un juez de distrito, James Robart, lo bloqueó temporalmente. Ahora está en manos de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito en San Francisco. Podría llegar, claro, a la Suprema Corte.

Será una demostración de qué tanto otro poder, el judicial, está dispuesto a acotar el poder presidencial. Será más que sólo la decisión de un veto a ciudadanos de 6 países un “alto” a Trump… o el camino libre

Melania ataca de nuevo. Por segunda ocasión, la primera dama estadounidense interpuso una demanda en contra del Daily Mail por los daños ocasionados debido a que publicaron información donde se refería a que había trabajado presuntamente como escort. Sus abogados ahora acudieron a la Corte de Nueva York, donde exigieron una compensación por 150 millones de dólares.

Esta es la segunda ocasión en que van contra esa publicación. La primera fue ante una corte de Maryland, pero fue desechada.

Ellos lo dijeron:

–Dejamos de emplearla inmediatamente y le ofrecimos ayuda para conseguir su estatus legal: Andrew Puzder, nominado por Trump para ser secretario del Trabajo, al aceptar que durante años empleó a una mujer para hacer la limpieza en su casa que carecía de papeles migratorios. El buen juez por su casa no empieza…

–Si quieren yo quiero. Puedo aspirar y arreglar las cosas en el PAN. Los conozco y los respeto (a Margarita Zavala y Ricardo Anaya); pero esto que está pasando es mayoritariamente ciudadano: Ernesto Ruffo Appel, quien también se apunta para el 2018.

 

Nicolás, la discriminación y el linchamiento

Antes de comenzar a leer esta columna es importante que diga tres cosas de mí. Una, que me considero amiga de Nicolás Alvarado, de quien sobre todo disfruto su sentido del humor; dos, que soy invitada permanente de la Asamblea Consultiva de Conapred (me quedé tras seis años de ser consejera en activo). Sí, es la misma institución que emitió “medidas precautorias” y
solicitó que Alvarado pidiera una disculpa tras una columna que
escribió. Ya habían recibido una queja de 12 personas y una institución al respecto. Medidas que luego retiró, por cierto.
Tres, soy madre de un niño con discapacidad y me la paso la vida sugiriendo, pidiendo, el uso correcto del término “persona con discapacidad” y no “discapacitados”; también de pedir que no sea utilizada la discapacidad como sinónimo de un insulto.
Creo, pues, que las palabras son importantes y mucho. Que sí determinan la manera en que vemos la sociedad. Esto último me ha llevado a tener buenos debates con compañeros caricaturistas que insisten en que sólo se puede hacer humor a partir de estereotipos y yo no lo creo; a discutir en redes sociales (que fue un error) con un político que usó “Down” como insulto (con la consecuencia de que jamás he sido tan insultada en mi vida) y otras anécdotas más.
Todo esto, al mismo tiempo que soy una persona que utiliza algunas groserías con regularidad. No creo, en absoluto, que sean “malas palabras”. Una sección de mi programa televisivo consiste en preguntarle a mis invitados cual es su grosería favorita y tengo una colección maravillosa. O mejor dicho: chingona. Y sí, el verbo chingar es el más utilizado. No se le hará raro. Eso sí, creo que “naco” no lo ha dicho nadie en más de dos años.
Ahora, también creo que el ataque-linchamiento a Nicolás Alvarado por escribir que no le gusta Juan Gabriel, que consideraba sus lentejuelas “nacas” (creo que eso indignó más que llamarlo poseedor de sintaxis “iletrada”) y que pese a ello ordenó la realización de un programa especial sobre él, y que luego llevó a su renuncia… es algo digno de analizarse por muchas cosas.
Adelanto que tengo más preguntas que respuestas.
Al leer su texto y conociéndolo, no me pasó nunca por la mente que fuera discriminador porque él no lo es. Su historia personal lo demuestra. Lo disfruté muchísimo porque se reía de sí mismo. La última línea lo resumía todo: la referencia a la canción “J’suis Snob”, que es cruelmente hilarante. Claro que quizá hubiera sido más entendida si Nicolás, en lugar de autoasumirse snob en francais hubiera citado la interpretación al español de la misma canción hecha por Nacha Guevara. Búsquela, vale la pena.
Él ayer dijo que se disculpaba no por el texto, pero sí por el momento en que lo escribió. Porque estábamos (estamos) en un momento de duelo nacional por la muerte de Juan Gabriel y equivalía a llegar a contar un chiste al velorio. Quizá. “La oportunidad del texto fue naca”, dijo ayer con Ciro Gómez Leyva.
Bueno, todo esto es, al mismo tiempo, una excelente oportunidad para dar un debate que no hemos dado en el país: qué hacemos con la frontera que existe –pero cuya definición es nebulosa—entre el derecho a la no discriminación y el de la libertad de expresión, por ejemplo.
Otra: si debemos tener dos raseros para ciudadanos –y sobre todo artistas, periodistas, críticos (como lo es y será Nicolás antes y después de TV UNAM)—y funcionarios públicos o, también otros personajes públicos y más si dirigen canales públicos culturales. Si éstos últimos deben “resguardar” el lenguaje más que nadie, por ejemplo. Es pregunta.
Un ejemplo que es difícil de imaginar, pero intentémoslo: Si algún gobernador u obispo hubiera dicho “joto” o “naco”, ¿estaríamos contentos con que no se les dijera nada?

¿Pueden las palabras pueden ser sustraídas de su contexto y de quien las dice o de plano siempre las podríamos (nótese el uso del verbo) prohibir? ¿O qué hacemos con gente de la comunidad LGBTTI que con orgullo conjugan la palabra “jotear” con gracia y apropiándosela? ¿O de las personas con discapacidad que se burlan de su propia discapacidad? ¿Los regañamos a todos?
¿Desterramos “naco” para siempre de nuestro vocabulario? ¿Hacemos una iniciativa de ley que lo prohíba y sancione? ¿Hacemos una campaña para hablar del dañino vocablo que es por sus connotaciones sociológicas, clasistas, que propician la desigualdad? Son preguntas.
¿No será también que las palabras son inseparables, también, del tono en el que se dicen? Cualquiera podría decir: “Ay, mi reina (o mi rey)” con un tono despectivo o condescendiente tal que es mucho peor que un insulto. ¿Y entonces?
¿Será que el humor del mexicano que, de todo se burla, tiene sus límites o sus tiempos? ¿Los tiene? ¿Cuáles son?
Nicolás se fue ya de TV UNAM. Lo lamento, pero lo festejo: creo que será más feliz fuera de la esfera forzada a la que, por lo visto, metemos a los funcionarios públicos que deben serlo hasta en la cama con sus mujeres… u hombres. Al menos mientras lo discutimos.
Yo sigo impresionada con la despedida masiva a Juan Gabriel. Qué fenómeno extraordinario.

Hillary Clinton ya dijo que no viene a México. Gracias, pero no gracias. Otra raya más al tigre (por así decirlo). ¿No es principio de lógica, ya deje usted de política exterior, amarrar las dos visitas antes de aceptar una?

La Suprema Corte de Justicia ya falló: por unanimidad son inconstitucionales los “paquetes de impunidad” que se hicieron los gobernadores Duarte: César y Javier, de Chihuahua y Veracruz, respectivamente.
Es un mensaje claro (más) para ambos. También para gobernadores presentes o futuros que quieran hacer lo mismo.
En el PRI tienen abierto un proceso abierto contra Los Duarte, Roberto Borge y Rodrigo Medina, ex gobernador de Nuevo León.
Ayer decía Enrique Ochoa Reza que la decisión que tome la Comisión Nacional de Justicia Partidaria podría darse antes de que Los Duarte y Borge dejen sus respectivas Casas de Gobierno. La sanción va de la suspensión de derechos hasta la expulsión.

Desde ayer Omar Fayad Meneses es el nuevo gobernador priísta de Hidalgo, uno de los pocos estados de la República que siempre ha sido priísta y jamás ha tenido alternancia.
Su llegada a la Casa de Gobierno va también de la mano con la llegada de una heroína de la telenovela nacional: Victoria Ruffo, con quien ha estado casado desde marzo de 2001 (a su boda fueron Francisco Labastida, Jesús Murillo Karam, Jeffrey Davidow, entre otros políticos).
Ambos fueron la pareja municipal durante el periodo en que Fayad fue alcalde de Pachuca, la capital, y ella alternaba sus labores al frente del DIF local con la actuación, por ejemplo con la obra “Huevo de Pascua”. Él ya dijo que Ruffo no tendría por qué dejar de trabajar en los foros.
Será la tercera actriz actualmente en ocupar ahora el rol de esposa de un titular de ejecutivo. Tenemos a Angélica Rivera, esposa del presidente Peña Nieto y Anahí, esposa de Manuel Velasco, gobernador de Chiapas.
Pero la iniciadora de esta etapa fue Silvia Pinal quien fue esposa de Tulio Hernández cuando éste fue gobernador de Tlaxcala de 1981 a 1987. También estuvo Mariagna Pratts, quien fue esposa de Marcelo Ebrard durante su gestión como Jefe de Gobierno capitalino.
¿Pero qué se puede esperar de la gestión de Fayad?
En materia a lucha contra la corrupción no presentó su paquete de declaraciones #3de3. No está de acuerdo con el dar a conocer lo que tiene, punto. Dice que es como darle un álbum a secuestradores. Promoverá un #4de4, es decir, a la declaración patrimonial (pero dado a alguna institución que la vigile y no la haga pública), la fiscal y la de conflicto de intereses sumará la de los exámenes de control de confianza. Prometió someterse al polígrafo y exámenes antidoping.
Prometió que presentará su propio Sistema Anticorrupción estatal. Por lo pronto a su equipo de gobierno los quiere ver en la calle, haciendo su trabajo, no nada más detrás del escritorio. Hasta él se incluyó.
Por cierto, a quien será su secretario de obras hasta le pidió usar menos el helicóptero, claro para desplazarse por las carreteras estatales. ¿Hará lo mismo Fayad?

De amigo (presidencial) a Embajador. El controvertido Medina Mora

Finalmente, en el 1911 de Pennsylvania Avenue, en Washington, ya habrá un titular. Esa es la dirección de la embajada de México en Estados Unidos, la cual estaba vacante desde la salida de Eduardo Medina Mora, hoy Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

El gobierno de ese país ya dio el beneplácito para que Miguel Basañez Ebergenyi sea nuestro representante diplomático allá.

De nueva cuenta, el no ser integrante del Servicio Exterior Mexicano no es ningún impedimento para ocupar esta cartera, por más que pataleen los embajadores de carrera.

El nuevo embajador, nacido en Tuxpan, Veracruz, es abogado por la UNAM y tiene una maestría en Sociología por la London School of Economic.

Coincidió con Elba Esther Gordillo, Enrique Krauze, Bernardo Sepúlveda Amor, Amalia García, Ofelia Medina, Carlos Monsiváis, Manuel Camacho Solís, entre otros, en las reuniones del Grupo San Ángel.

Fue académico en la Universidad Iberoamericana, ITAM, en la Escuela Fletcher, de la Universidad de Boston, director de la escuela de Leyes en Tuft

University. Asimismo, fue fundador de la Revista Este País, y presidió la organización WAPOR, integrada por expertos en opinión pública y encuestadores.

De hecho, se le da el crédito de haber realizado las primeras encuestas en el país sobre las tendencias del voto en 1988, entre Cuauhtémoc Cárdenas y Carlos Salinas de Gortari. En el DF su ganador era Cárdenas, por cierto.

¿Qué cree? También es cercano a los círculos políticos del Estado de México. Ha sido cercano colaborador de Alfredo del Mazo: fue su secretario particular cuando fue gobernador del Estado de México, posteriormente fue Procurador de Justicia en esa administración. También fue su secretario particular como Secretario de Energía, entre 1986 y 1988.

El grupo cercano de Enrique Peña Nieto se abre. Está Basáñez, quien no estaba en ninguna lista, más que la del Presidente (¿gracias a Del Mazo?, ¿por méritos propios? ¿ambos?) e indudablemente Manlio Fabio Beltrones.

Mala, muy mala noticia la renuncia de la consejera Jade Ramírez al de por sí a todas luces ineficaz Mecanismo de Protección para Defensores y Periodistas de la secretaria de Gobernación.

Integrante de la Junta de Gobierno y cercana a organizaciones de periodistas y defensores de derechos humanos renunció con una dura carta a Miguel Ángel Osorio Chong que hay que tomar en cuenta y más después del multihomicidio de la Narvarte. Con decirle que ella misma recibió amenazas este año por su trabajo honorario ahí y poco se hizo…

Por sus fallos los conocereís. Ayer el único ministro que votó en contra de la adopción de niños o niñas por parte de parejas bajo el régimen de “convivencia” (que pueden ser del mismo sexo o no) en Campeche fue… Eduardo Medina Mora. Su argumento, según entendí, es que no todas las familias tienen los mismos derechos y que eso no es discriminación. Ahhh, ok. No lo linchemos (tanto). Ayer una persona de todas mis confianzas dice que Medina puede tener razón en lo técnico: no todas las figuras son para adoptar. Pero bueno, en la realidad, las parejas del mismo sexo han tenido que hacer sus uniones bajo estos términos mientras se hace realidad el matrimonio igualitario. De eso se hablaba en el fondo. Medina Mora fue cuidadoso en no decir en ningún momento que no comulga con los matrimonios de personas del mismo sexo. Comulgar, claro, es un decir.

Ellos lo dijeron

–No hay desastre en el PRD, atravesamos la tormenta y trajimos a buen puerto el barco perredista… (¿Qué sabor de boca le deja que sea un líder que tuvo que salir por la puerta trasera?, le pregunta Misael Zavala, en El Universal) No comparto eso, al contrario, he abierto el portón de par en par para que entren otros y salga la actual dirigencia: Carlos Navarrete, todavía líder del PRD, quien abrió tanto el portón que por ahí lo sacan. Bien por él; es una decisión que pocos políticos toman. Ahora, eso de que ya el PRD atravesó la tormenta…

–Nunca he creído en el fuero, así que en un hecho inédito de la historia política y jurídica de México, personal de la Procuraduría del Distrito Federal estuvo presente en esta jurisdicción y recabó la información que yo pudiera aportar: Javier Duarte, gobernador de Veracruz. ¿Un poco más de crema a los tacos, gober?

Como en toda campaña, los días previos al cierre es cuando se acrecienta la guerra de lodo entre los adversarios a cualquier cargo de elección. En este caso, me refiero a la pelea por la dirigencia nacional del PAN, donde ayer nos dimos los buenos días con una grabación de una presunta conversación entre el senador Ernesto Ruffo y el todavía gobernador de Sonora, Guillermo Padrés.

En el audio, que ya fue desmentido por el ex gobernador de Baja California, éste le pide apoyo al gobernador por el gasto corriente de la campaña

–Necesito subir espectaculares y varias cosas ahí (en Sonora a favor de Anaya).

Padrés se da como enterado y responde que “lo que necesiten”.

Si la agenda no les falla, como bien advierte uno de los dos personajes, Anaya, estaría o estuvo por estos días pro por terreno sonorense.

Desde ayer por la mañana, Ernesto Ruffo descalificó esta grabación y declaró que la voz no es su voz. Que desde hace 5 años no habla con el gobernador sonorense y que no ha recaudado fondos, “mucho menos a través de funcionarios públicos”.

En otras de las grabaciones, Ruffo presuntamente habla con Arturo Alvarado, secretario particular de Padrés, a fin de operar los recursos para posicionar a Anaya en Sonora:

–Vamos hacer algo muy importante en Sonora, Sinaloa, en todo el país.

Ruffo insiste en que no es él y presentará una denuncia ante las autoridades correspondientes a fin de fincar responsabilidades. Anaya descalifica esa grabación, argumentó que nunca ha viajado en vuelos privados y respalda la denuncia que se presentará al respecto.

Eso sí, ya sea Ruffo o el otro conversador deben de tener dotes de pitonizos: ya le advirtieron a Padrés que una vez que entregue el cargo, el 13 de septiembre próximo, “van a venir algunos catorrazos, y pues hay que tratar de apoyarte”.

A veces dan ganas de cantarle a ese partido:

–Te pareces tanto al PRI, que no puedes engañarme.

Ayer, el director del Metro capitalino, Jorge Gaviño Ambriz presentó su informe-diagnóstico de cómo le dejó el puesto su antecesor Joel Ortega Cuevas. Lo dicho está para llorar a moco tendido.

Lo hace a casi un mes de tomar el cargo, aunque no se ve claro qué ruta tomará este transporte. Para comenzar, promete que a partir del próximo lunes 17 de agosto, ningún vagonero subirá al Metro para vender sus cd´s.

Hace bien Gaviño en prometer esto. A ver si ahora sí. Ortega lo prometió en febrero de 2014: haría un programa, con una inversión de 40 millones de pesos, para capacitar a vendedores ambulantes y un apoyo mensual de 2 mil pesos para unos 500 vagoneros y sacarlos de ahí. Por lo visto nadie lo atendió, y hoy sigue la vendimia.

¿Qué pasó con el resultado de los 11 compromisos del gobierno capitalino con los que justificó el aumento de 3 a 5 pesos en la tarifa del Metro? Ortega prometió mejorar el tiempo de recorrido en las líneas 4, 5, 6 y de la Línea B, la sustitución de 3 mil 705 ventiladores para los vagones.

Mmmm, ¿se habrá subido ya Gaviño a un vagón de la a línea 1 o 3 en hora pico y sin ventiladores encendidos?

Insiste en que este sistema de transporte sí es seguro pese a todas las fallas que aún se presentan, siguen habiendo retrasos por la falta de refacciones para los convoyes que lo necesitan.

Que apenas se recibe la mitad del presupuesto que se requiere para su pleno funcionamiento, cerca de 15 mil millones de pesos.

Si los recursos no son suficientes, lamento recordarle que su antecesor prometió a los usuarios de la Línea 12, el reembolso de 10 pesos por cada día que esta línea estuviera detenida.

En este sentido, hay que tomar en cuenta que de los 48 funcionarios del Proyecto Metro, encargado de la construcción de la Línea 12, 20 de ellos ya tuvieron una sentencia favorable en contra de las sanciones que les aplicaron por las presuntas fallas en la construcción de lo que pudo ser la obra más significativa de la gestión de Marcelo Ebrard, la cual pareció ser también la lápida de su carrera política.