Archivo de la etiqueta: #Seguridadnacional

¿Qué quieren la Sedena y la Marina?

Ayer, integrantes de la Comisión de Gobernación de la Cámara de Diputados y algunos senadores se reunieron con los secretarios de la Defensa y Marina, Salvador Cienfuegos y Vidal Soberón, a fin de intercambiar puntos de vista sobre las controvertidas iniciativas  (dos de diputados, dos de senadores) para crear la Ley de Seguridad Nacional.

Uno de los puntos torales de la reunión se dio en torno el marco jurídico que regularía el actuar de las fuerzas armadas en materia de seguridad pública.

No están contentos con el papel que les ha tocado jugar. Nada más recordemos en duro mensaje de fin de año del General Secretario. Aunque ayer se les percibió en la reunión mucho más dispuestos. Algo es claro: no quieren asumir funciones que no les corresponden. Y quieren ser normados en esto.

Que en la reunión, los militares se dijeron convencidos de seguir obedeciendo las instrucciones presidenciales.

Los diputados dicen que se trata de una legislación urgente, pero que no por ello lo harán al vapor, aunque sí en este periodo. Que los derechos humanos sin duda alguna están contemplados y salvaguardados (cualquier cosa menos sería inconstitucional).  Que habrá controles sobre las autoridades ejecutoras de la Ley, es decir, el Ejército y Marina. Lo pediría el gobernador, aceptaría el presidente, con visto bueno del Consejo Nacional de Seguridad Publica y bajo vigilancia de la comisión bicameral. Se hará una declaratoria de tiempo y espacio, que se publicará.

Que no es necesaria, como algunos temíamos, la ley reglamentaria del Artículo 29 sobre Estado de excepción. Y no está atada a la aprobación del Mando Único, lo cual no está tan bien. Debería de ser un combo.

Por cierto, buen ejercicio el de ayer de Carlos Loret de Mola en “Despierta”. Sí, supongo que hay que escuchar al vocero presidencial más seguido, cuestionarlo, también.

Ayer me sorprendió escucharlo decir que “no tenemos un presidente débil, sino muy fuerte”. ¿Habrá querido decir fuerte…mente criticado?

Hablando del mismo… ayer el presidente Enrique Peña Nieto, acompañado de Miguel Ángel Osorio Chong, encabezó una versión exprés de “Bienvenido Paisano”, aunque en esta ocasión le llamen “Somos mexicanos”. En el aeropuerto de la Ciudad de México dio la bienvenida a un grupo de 132 mexicanos que fueron deportados o decidieron regresar voluntariamente desde Estados Unidos. Se reunió con ellos de manera privada.

Aunque la reunión no estaba en la agenda del día y sí la inauguración de una exposición en Palacio Nacional y un recorrido por Templo Mayor, festejo que lo haya hecho. Algo bueno surge de la embestida de Trump contra México y los migrantes: si no fuera por sus medidas, pocos hubieran volteado a ver a este grupo.

De acuerdo con el proyecto inicial de “Somos Mexicanos”, a nivel federal se busca otorgar “reinserción social y económica” a quienes son deportados o regresan por iniciativa propia al país.

No es el único programa y acciones al respecto, claro.  El pasado 19 de enero Amalia García, secretaria del trabajo de la CDMX, recibió a un grupo de mexicanos deportados. A quienes radicaban en la capital hasta un programa de ayuda temporal les ofreció.

El hoy conciliatorio Andrés Manuel López Obrador está por irse para allá: iniciará gira el 12 de febrero. Recorrerá algunas ciudades como San Francisco, Phoenix, El Paso, Chicago y Nueva York.

AMLO anticipa que en una de esas, si ve que el gobierno mexicano no’mas no defiende a nuestros connacionales, denunciará a la administración de Donald Trump ante organismos internacionales.

Mañana, Enrique Ochoa Reza, líder de los taxistas… perdón, líder nacional del PRI,  estará en Nueva York y Nueva Jersey donde se reunirá también con organizaciones pro derechos de los migrantes.

También este jueves, el líder del PAN, Ricardo Anaya, cambiará de rumbos en Estados Unidos. No irá a Atlanta, entidad que conoce muy bien, donde vive su familia, sino que estará en Texas donde se reunirá con la comunidad mexicana radicada en esa entidad.

Está también el trabajo que está haciendo Operación Monarca en Estados Unidos. La movilización que se planea, de ambos lados de la frontera, en ciertas ciudades para hacer un muro humano el 14 de febrero.

El martes  fue un día importante para el futuro de los Estados Unidos: Donald Trump se enfrentó a una Corte, que está revisando la legalidad de su decreto de migración para impedir que ciudadanos de Siria, Irak, Irán, Yemen, Somalia, Sudán y Libia.

Recuerde que ya un juez de distrito, James Robart, lo bloqueó temporalmente. Ahora está en manos de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito en San Francisco. Podría llegar, claro, a la Suprema Corte.

Será una demostración de qué tanto otro poder, el judicial, está dispuesto a acotar el poder presidencial. Será más que sólo la decisión de un veto a ciudadanos de 6 países un “alto” a Trump… o el camino libre

Melania ataca de nuevo. Por segunda ocasión, la primera dama estadounidense interpuso una demanda en contra del Daily Mail por los daños ocasionados debido a que publicaron información donde se refería a que había trabajado presuntamente como escort. Sus abogados ahora acudieron a la Corte de Nueva York, donde exigieron una compensación por 150 millones de dólares.

Esta es la segunda ocasión en que van contra esa publicación. La primera fue ante una corte de Maryland, pero fue desechada.

Ellos lo dijeron:

–Dejamos de emplearla inmediatamente y le ofrecimos ayuda para conseguir su estatus legal: Andrew Puzder, nominado por Trump para ser secretario del Trabajo, al aceptar que durante años empleó a una mujer para hacer la limpieza en su casa que carecía de papeles migratorios. El buen juez por su casa no empieza…

–Si quieren yo quiero. Puedo aspirar y arreglar las cosas en el PAN. Los conozco y los respeto (a Margarita Zavala y Ricardo Anaya); pero esto que está pasando es mayoritariamente ciudadano: Ernesto Ruffo Appel, quien también se apunta para el 2018.

 

DH y Estado de excepción.

Y de pronto, de la congeladora legislativa (que de existir de manera física tendría el tamaño de la Antártida antes del calentamiento global) salió para ser descriogenizada en fast track un dictamen… o varios. Tras el discurso de la semana pasada del general secretario (¿o hay alguna otra razón para la prisa?) nuestros legisladores quieren sacarlas, como sea, en pleno puente Guadalupe-Reyes.

Ojo, que son al menos dos leyes que tendrían, además, que ser tres. Vamos una por una.

–Reglamentar el “estado de excepción”. El Presidente puede declarar –y la idea es que sea con controles claros, por un tiempo determinado y en casos realmente graves—que en algún momento los derechos humanos no se respetarían en el país y cuáles para hacer frente a un “estado de excepción”. ¿Cómo que? Pues caminar por la calle, reunirse, la libertad personal, por ejemplo. Todos los derechos menos algunos que están claros en el mismo artículo que no se pueden suspender.

En México sólo una vez se ha declarado estado de excepción: en la Segunda Guerra Mundial, en 1942, cuando mandamos al famoso “Escuadrón 201”. Ni en el terremoto de 85 para la Ciudad. Ni durante la amenaza que no sabíamos cómo venía de la influenza H1N1.

Ya está trazado en el Artículo 29 de la Constitución, que fue modificado en junio de 2011 con la gran reforma en Derechos Humanos y que debió de haber tenido una ley reglamentaria desde junio de 2012 (según transitorio, ya sabe, esas letras chiquitas de las leyes) en qué casos aplicaría: cuando haya “invasión, perturbación grave de la paz pública, o de cualquier otro que ponga a la sociedad en grave peligro o conflicto”. La cosa es cómo definirlos, qué controles ponerle con peras y manzanas más allá de lo que señala la Constitución.

Había ya dictamen aprobado en el Senado desde diciembre de 2015 que comenzó desde el 2013. Una de las últimas versiones, por ejemplo, tuvo como firmante a Manuel Camacho Solís, quien murió en junio de 2015. Ayer leí el dictamen. Tuvo un solo voto en contra desde comisiones: el de Dolores Padierna que ya advertía algo que también lo hace ahora la sociedad civil. Me refiero a que si no se clarifican ciertos conceptos, se establecen más controles, podría ser peligroso. ¿O quizá es que hay que reformar el mismo Artículo constitucional para estar tranquilos?

Catalina Pérez Correa argumenta que, por ejemplo, no basta con pedir que la Comisión permanente avale si no está el Congreso reunido, debe hacerse mientras se llama al Congreso en pleno; que ellos deben pedir informes y no sólo “recibir” los que el Presidente les de; que debería pedirse por un tiempo y con un porcentaje creciente de apoyo a volverse a votar en cada ocasión. Que debería aprobarse por la mayoría absoluta de ministros… y sobre todo que hay que clarificar cuándo. Es que ahorita diría esto, como en el caso de que haya una “perturbación grave de la paz pública” definida así:

–Situaciones de violencia que alteren la estabilidad social y pongan en riesgo la integridad, seguridad o libertad de la población o de una parte de ella y que representen una amenaza a la capacidad de las instituciones del Estado para hacer frente a dichas afectaciones.

Mmm. ¿Cómo se define la integridad de la población? ¿la “estabilidad social”? ¿cuándo deja de serlo? Eso de la población “o una parte de ella”… ¿cómo definimos qué parte? Debe quedar clarísimo.

Ayer en San Lázaro,  el dictamen fue avalado por la  Comisión de Derechos Humanos –presidida por el priísta Armando Luna Canales, ex ombudsman de Coahuila y quien votó en contra de los matrimonios igualitarios– y el PRD, MORENA y Movimiento Ciudadano votaron en contra. Se espera que pase a pleno a más tardar el jueves para ser votada.

–Ley de Seguridad Interior. Habrá dos iniciativas para hacer esta ley. Una ya la presentó el senador Roberto Gil Zuarth en septiembre de este año y otra que dará a conocer el PRI este jueves. Es la que, al fin, y hay que ver cómo daría claridad al Ejército para estar en las calles en casos excepcionales.

La de Gil, propone la creación de una Comisión Bicameral de Seguridad Nacional, la cual tendría facultades para determinar la permanencia de las fuerzas de apoyo en las zonas donde sean requeridas.

También que todas las tareas en materia de seguridad sean coordinadas por el Comité de Seguridad Interior, donde participarán los secretarios de Gobernación, Defensa y Marina, entre otros funcionarios. Se crearán la Fuerzas de Apoyo Federal, que se regirán bajo los preceptos de la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea, y la Marina.

Estos grupos de seguridad sólo participarán cuando existan afectaciones a la seguridad interior, en las cuales no se contempla el estado de excepción.

Si en la fracción del PRI no cambian de opinión, mañana jueves estarán presentado su iniciativa. ¿Será muy diferente? Emilio Gamboa está optimista de que sí se pueda convocar a un periodo extraordinario de sesiones. Tras dictaminarse en el Senado tendría que ir a la Cámara de diputados. Supongo que en periodo extraordinario…

–Y la tercera Ley: la de Seguridad Pública. Ayer, que nos encontramos en el cóctel de colaboradores de este periódico, María Elena Morera me daba otro argumento: si hay Ley de seguridad Interior tiene que haber, a la par, Ley de Seguridad Pública.

Si habrá claridad de cuándo es que puede salir a la calle el Ejército, también hay que dejar claros los pasos, casi con calendario, que se darán para que puedan salir de ahí y dejar a policías civiles.

Ella pone énfasis en la necesidad de contar antes con policías confiables, que aprueben los exámenes de confianza. Tiene toda la razón, el primer contacto de la población con la autoridad, son los policías. Si no tenemos policías confiables, ¿en qué estado de indefensión estamos?

También reconoce que tendríamos que hacer cambios en materia de reglamentos para los cuerpos policiacos, toda vez que los elementos policiacos que participan en tareas de seguridad  se rigen por sus propios lineamientos (artículo 123, apartado B, fracción XII).

De esta ley ya hay, también dictamen del Senado y está en San Lázaro. Que la saquen de la congeladora.

Golpearon a Ana Gabriela Guevara. La atleta, medallista y ahora senadora. Varios hombres porque sí, porque algo; iba en moto con una amiga. Por supuesto que hay que condenarlo, pero también alertarnos: en este país no está segura ninguna mujer. Ninguna. #NiUnaMás.

En el Senado, aprobaron la mariguana medicinal. También su cultivo con fines médicos y científicos. Es un paso chiquito, pero valioso, que cambiará vidas. Ahora a hacer una reserva para la Asamblea Constituyente para ello: no hay manera que digan que siempre no. Quizá con un transitorio, pero debe estar.

Ellos lo dijeron:

–(si quedo fuera de las candidaturas) No importa, no es una ambición personal (ay ajá) no es una ambición vulgar, es lograr un proyecto para la transformación del país, aunque lleve de por medio el que no estés en esa posición: ¿Andrés Manuel López Obrador hablando del 2018? No, es Ricardo Monreal, hablando de la posibilidad de no ser el candidato  a Jefe de Gobierno capitalino. ¿Soy yo o ya hablan igualito?

–El mundo actual es muy complicado y no importa lo listo que seas, tienes que tener la mejor información posible para tomar las mejores decisiones posibles…Si no estás recibiendo su perspectiva, su perspectiva detallada, están moviéndote a ciegas: Barack Obama, al responder la postura de Donald Trump, quien dijo que no se reuniría a diario con las agencias de seguridad de Estados Unidos, salvo en casos donde se amerite.